Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en JETSET Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Netflix seduce a Verónica Castro: la reina de las telenovelas

Netflix seduce a Verónica Castro: la reina de las telenovelas

REVISTA JET-SET

La mexicana que fascinó al mundo con Los ricos también lloran se une al boom de las series en el protagónico de La casa de las flores, que se estrenó el 10 de agosto por esta plataforma digital. La actriz habló con Jet-set.
Foto: Jordi Ave/Netflix.
Por: Revista Jet-set.24/8/2018 16:48:00

Virginia es la típica señora bien del encopetado barrio Las Lomas, en Ciudad de México. Tiene ese abolengo que tanto importa a los de su clase y es la dueña de La Casa de las Flores, establecimiento que ha engalanado por medio siglo con sus arreglos florales, las citas más brillantes de esa alta sociedad que hace hasta lo imposible por maquillar sus miserias y es muy dada a llevar una doble vida.

Lea también: Carlos Vives y Claudia Elena se casan ¡al fin!

La empresaria llegó a la madurez convencida de que envejecería con su marido, fiel y orgullosa de tres hijos que nunca romperían los convencionalismos. Sorpresivamente, su felicidad se marchita: su único hijo varón confiesa que es gay y se va a vivir con su novio, mientras que su hermana regresa a casa comprometida con un afroamericano. Además, su yerno, José María, se declara transexual y ahora es María José, una atractiva abogada. En fin, tres novedades muy estrambóticas para Las Lomas. Eso no es todo: resulta que Ernesto, su esposo, ha tenido por años un hogar paralelo en secreto y Virginia se entera de ello cuando "la otra" decide ahorcarse en la legendaria Casa de las Flores.

Por todo eso y más atraviesa este personaje con el que Verónica Castro no solo vuelve a los dramatizados, sino que debuta en Netflix, que produjo el programa y lo lanzó en su plataforma. Así, la también cantante y presentadora de shows que hicieron época en México estrena una nueva faceta en su fulgurante carrera. "Es como brincar el siglo. Ya hice de todo, pero me faltaba una serie", dice.

Lea también: Barack y Michelle Obama llegan a Netflix

Verónica Castro fue la actriz más célebre de la era dorada de las telenovelas, en las cuales encarnaba heroínas que eran un dechado de virtudes, no mataban una mosca. Ahora, le da vida a un ser totalmente sui generis en su trayectoria, pues Virginia puede ser compleja: es compasiva y abnegada, pero también malévola y vengativa con quien agrede a su familia. Así mismo, esconde secretos, como una vieja infidelidad a su marido y su afición a fumar marihuana en finas pipas de porcelana.

Con su entrañable calidez mexicana, la artista le contó a Jet-set cómo fue meterse en la piel de la impredecible Virginia, recordó su último viaje a Colombia y hasta habló de su fútbol.

Foto: Jordi Ave/Netflix.

¿Cómo definiría a Virginia?

"Es una mujer que se pinta la historia de la familia perfecta y, de repente, se da cuenta de que eso no tiene nada que ver con la realidad. Estoy segura de que eso nos pasa a todos. Es la típica mamá que intenta tapar lo malo que pasa en su casa, pero no lo logra porque la verdad sale a flote tarde o temprano, y ahí comienzan las dificultades".

Ella intenta ocultar la homosexualidad de su hijo o la relación de su hija con un hombre negro...

"Todo eso la desquicia. Es un personaje genial porque representa a las mamás enfrentadas a la posibilidad de que les pase, no todas esas cosas que le suceden a ella por supuesto, pero sí alguna y eso les puede provocar un shock, mucho más en nuestros países tan conservadores y no muy acostumbrados a tanta apertura en una familia. Da un poco de trabajo, pero tenemos que pensar que puede ocurrir".

En últimas, cede y hasta se vuelve cómplice de las locuras de sus hijos...

"Los apoya, sean como sean, ¡porque los trajo al mundo! Que esté o no de acuerdo con lo que hacen, es otra cosa. Pero cuando el público vea el final va a decir: “¡No puede ser!”, porque ella no termina como todo el mundo se lo imaginaría. Ni yo misma me lo esperaba".

Lea también: La corrupción brasileña contagia Netflix

Virginia fuma marihuana y hasta se atreve a venderla en la floristería, algo impensable en las heroínas de sus telenovelas...

"(Risas) Para mí no es normal porque me formé en la escuela de no hacer en público nada que dé mal ejemplo a los niños: no tomar, no fumar, no decir groserías. Ahora todo se hace al revés. Los personajes se quitan la ropa y consumen drogas. Pero bueno, así va la historia y qué te digo...".

Llegar a Netflix la pone en contacto con nuevos públicos, como los millennials. ¿Qué expectativas tiene al respecto?

"Estoy deseosa y nerviosa. Quiero ver qué dicen los millennials, que me hable la juventud, que me critique, que me enseñe. Para mí va a ser muy importante ver su reacción".

Tiene muchos fanáticos en Colombia que amaron sus telenovelas. ¿Qué recuerda del país?

"No voy hace como diez años. Me pareció hermoso, lo mismo que su gente y sus playas. Estuve en Medellín, Bogotá y Barranquilla, donde era tal la multitud en la plaza de toros que no pude actuar. Me muero de ganas por volver. Sufrí mucho con la Selección Colombia en el Mundial. Los felicito, jugaron genial. ¡Cómo la gocé!".

Foto: Televisa.

LO MÁS VISTO