Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en JETSET Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La historia desconocida de Meghan Markle

La historia desconocida de Meghan Markle

REVISTA JET-SET

Andrew Morton, biógrafo de Lady Di, descubre en un nuevo libro las intimidades de su infancia, el abrupto divorcio de su primer marido y sus altibajos en Hollywood antes de conformar, junto a Harry de Inglaterra, la pareja del momento.
Antes de triunfar como actriz, fue practicante en la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires y trabajó como anfitriona de un restaurante, calígrafa de tarjetas y empacadora de regalos.
Por: Revista Jet-set.25/5/2018 15:14:00

Como bien lo anotó la periodista Lynn Barber en The Times, “lo que hace interesante a Meghan es que es del todo extraña al molde de las novias reales: divorciada, estadounidense, mulata y tres años mayor que su futuro esposo”. En efecto, no pudo crecer en un entorno más distinto al de la monarquía de mayor prestigio del mundo. Si los padres de Harry, Carlos y Diana de Gales, se casaron en una fastuosa boda vista por millones, los de ella, Tom Markle, un republicano blanco y luminotécnico de televisión de Hollywood, y Doria Ragland, una demócrata negra y maquilladora, lo hicieron por un rito poco común, como lo destapa Andrew Morton en Meghan: A Hollywood Princess.

Lea también:  El restrato de bodas de los duques de Sussex

Foto: The Grosby Group.

Lea también:  Thomas Markle Vs. Carlos de Gales

La ceremonia fue oficiada por el gurú hindú de yoga Yogananda, pero parece que su mensaje de armonía no caló tanto en la pareja. Él ya tenía dos hijos adolescentes de un matrimonio anterior, uno de los cuales, Tom, fumaba marihuana todo el día en la casa, mientras que la otra les decía a sus amigos que Doria era la mucama. Aún así, ella se esforzó por unir a la familia, pero cuando Meghan tenía 2 años se cansó de su marido por trabajólico y lo dejó.

Foto: The Grosby Group.

Andrew Morton se hizo famoso en 1992 al publicar Diana, su verdadera historia, la biografía que destapó el infierno que se escondía detrás del cuento de hadas de la madre de Harry. A propósito, Morton cuenta que Meghan quiso ser Diana 2.0 desde niña y ahora está por verse qué tanto se le cumplirá el anhelo.

Lea también:  Los mejores momentos de la boda real

La futura nuera de Carlos, heredero de la corona inglesa, dio sus primeros pasos como actriz en el escenario de la Little Red School House, colegio de élite del showbiz, en el cual coincidió con Scarlett Johansson. Luego, estudió en el Immaculate Heart High School, un colegio de monjas católicas solo para niñas de Los Ángeles, y de ahí pasó a la Northwestern University, en Evanston, Illinois, en cuyas aulas estudió Teatro y Asuntos Internacionales y era muy fiestera. En unas vacaciones, hizo una práctica en la embajada de su país en Buenos Aires, pero no pasó el examen del Foreign Service Officer y se devolvió a su patria.

Foto: The Grosby Group.

Su papel inicial en el cine consistió en decir “hola” en la cinta A Lot Like Love, con Ashton Kutcher. Los castings iban y venían sin resultados, pero su lema era “Elijo la felicidad” y mientras algo le resultaba, se sostenía con trabajos como anfitriona de un restaurante, calígrafa de tarjetas y empacadora de regalos. En 2006 fue una de las 26 bellezas con amplios escotes que animaban el programa Deal or No Deal y era novia del actor y productor Trevor Engelson. Uno de sus primeros disgustos surgió porque él no le consiguió un papel en una cinta con Robin Williams, de la que era productor, como sí pudo hacerlo después con Remember Me, con Robert Pattinson.

Lea también: Los reyes de España, ¿se separan?

Foto: NBC.

En 2011 obtuvo el rol de Rachel (como su primer nombre) en la nueva serie Suits, cuyo éxito coincidió con su boda con Trevor en Jamaica. El programa, recuerda la biografía, la obligó a radicarse en Toronto, mientras que él permaneció en Los Ángeles y esa distancia agrietó la relación. Sus amigos notaron que Meghan dejó de ser la misma debido a su buena fortuna en televisión, de la que se valía para obtener ventajas en sitios públicos. Como se lee en el libro: “Parecía estar forjando nuevas amistades que le ayudarían a desarrollar su carrera”.

Lea también:  ¿Cómo saben los reyes?

Foto: Getty Images.

El más sacudido con el vuelco fue su esposo, a quien dejó de repente y le envió los anillos de compromiso y matrimonio por correo certificado, en 2013. “No tengo nada que decir sobre ella”, responde hoy el productor, visiblemente furioso, cuando se la mencionan. “Meghan fue muy calculadora en el modo en que manejó las cosas con Trevor y sus amigos”, le declaró una amiga de ella al Daily Mail.

Lea también:  Meghan Markle, una amante de la moda bajo la lupa de los Windsor

Markle subió como la espuma. Suits se volvió el programa más visto entre los espectadores de entre 18 y 49 años. La invitaban a grandes estrenos, consiguió patrocinio para su blog de buen vivir –The Tig–, que la afincó como gurú del estilo, y gracias a su labor como activista se convirtió en embajadora de buena voluntad de la ONU, honor que declinó cuando descubrió que podía cobrar 20.000 dólares como oradora por causas como el feminismo y la lucha contra el racismo.

Foto: Look Press Agency.

El 1 de julio de 2016 conoció a Harry en el club Soho House en Londres, durante una cita a ciegas organizada por Violet von Westenholz, amiga de él y su hermano, William. “De inmediato, el príncipe despertó su sensibilidad y le pareció que era un hombre en busca de un puerto seguro. La pregunta que se hizo después de aquel embriagante primer encuentro fue si podría proveerle ese refugio y todo lo que eso implicaba”, asegura Andrew Morton. Tras 18 meses de cortejo, la respuesta fue sí y ahora ella es vista como una nueva ráfaga de aire fresco para la realeza. “La última vez que se habló de esos vientos, las protagonistas eran Diana de Gales y Sarah Ferguson”, comenta la escéptica Lynn Barber, “así que vamos a dejarlo ahí”.

Foto: AP.

LO MÁS VISTO