Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en JETSET Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La cornada que casi mata a Francisco Rivera

La cornada que casi mata a Francisco Rivera

REVISTA JET-SET

El hijo del inolvidable Paquirri y protagonista de la prensa del corazón española se salvó milagrosamente de fallecer a causa del espeluznante ataque que le propinó el toro Traidor, en Huesca.
El toro, llamado irónicamente Traidor, le clavó el pitón derecho a Rivera en el bajo vientre y lo suspendió en el aire por breves pero agónicos instantes.
Por: 27/8/2015 00:00:00
Fran, como se le conoce popularmente en España, ya había sufrido algunas volteretas en su reciente regreso al ruedo, pero el susto mayor fue obra de Traidor, un ejemplar de la ganadería Albarreal, que toreaba en la Feria de San Lorenzo. El tradicional ambiente festivo de la plaza de Huesca se trocó en gritos y expresiones de horror, al ver cómo el niño consentido de España era embestido de muerte. El pitón derecho de Traidor se le clavó a Rivera en el bajo vientre y lo mantuvo suspendido en el aire por unos instantes, que hicieron presagiar lo peor. Luego, el matador fue puesto en la arena por el astado, que lo pisoteó y vapuleó hasta que pudo liberarse y los demás toreros presentes en la plaza acudieron en su auxilio.
A las desgarradoras escenas de la acometida, siguieron las no menos trágicas del rescate y traslado de Fran a la enfermería de la plaza, cuyos médicos aseguraron que su pronóstico era “muy grave”. Según un parte oficial, el toro le causó una herida de 25 centímetros en la parte baja del vientre; es decir, le atravesó la cadera de lado a lado, le desgarró algunos músculos y comprometió las arterias iliaca y aorta, que quedó descubierta en unos cinco centímetros. Sin embargo, no sufrió la perforación de ningún órgano vital, todo lo cual hizo comentar a Enrique Crespo, médico cirujano del coso: “El torero se ha podido morir en el ruedo, pero dentro de su malísima suerte, ha tenido mucha suerte”.
Una operación de dos horas y media lo puso fuera de peligro y le devolvió la esperanza a sus familiares y a España, donde su vida y milagros son seguidos a diario con gran curiosidad. Enseguida, el torero fue trasladado a los hospitales San Jorge, de Huesca, y Quirón, de Zaragoza, para seguir su recuperación. De ahí, Rivera resolvió salir rumbo a otro centro médico en Sevilla, “por cabezonería” (terquedad), como les aseguró a la salida de Quirón a los periodistas, quienes además le oyeron relatar que le dolía “todo”. En realidad, partió a la ciudad andaluza para el nacimiento de Carmen, su hija con su segunda esposa, Lourdes Montes, que mitigó estos duros momentos.
Al cierre de esta edición, medios españoles registraban una “franca recuperación” en la salud de Rivera, cuya malhadada experiencia no solo causó revuelo en los medios taurinos, sino además en los sociales, en los cuales él es una figura de primera línea, al igual que toda su familia, cuya saga de dichas y tragedias sigue haciendo titulares tras más de medio siglo en el foco de la prensa y el público. 
Fran es el hijo mayor de Francisco Rivera “Paquirri”, muerto a causa de una cornada en 1984, y nieto de Antonio Ordóñez, dos glorias de la fiesta brava. Su bella madre, la fallecida Carmina Ordóñez, fue la reina de los salones elegantes de Madrid, y su madrastra, Isabel Pantoja, es una de las tonadilleras más populares y ricas de España, aunque ahora está presa por un escándalo de corrupción. Rivera es hermano del también torero Cayetano Rivera y hermanastro de Kiko Rivera, hijo de Pantoja, habituales figuras en revistas como ¡Hola!, la cual les paga por ventilar sus miserias familiares. Su primera esposa fue nadie menos que la duquesa de Montoro, la única hija de la duquesa de Alba, muerta el año pasado con el récord de la persona con más títulos nobiliarios del planeta.
Fran, quien gana más dinero como empresario en negocios tan disímiles como chatarra, ganadería y vinos, que como torero, se había retirado de los ruedos en 2012, cuando su carrera venía en declive, pero la retomó solo por este año para celebrar las dos décadas de su alternativa en Sevilla, de manos de Espartaco. Varios observadores, como Manolo Molés, el periodista taurino más importante de España, dudan que pueda volver a torear, mientras que él, con el arrojo propio de su estirpe, se muestra confiado en que volverá a la faena en septiembre, para la próxima corrida goyesca de Ronda, fundada en 1954 por su bisabuelo Cayetano Ordóñez, también torero, para un verdadero cierre con broche de oro.

LO MÁS VISTO