Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en JETSET Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Ezequiel López y las confesiones de un besólogo

Ezequiel López y las confesiones de un besólogo

REVISTA JET-SET

El sexólogo, escritor y conferencista propone un viaje desde la monotonía sexual hacia el mundo del erotismo. Sus libros Confesiones de un besólogo y El erotismo infinito llegaron a las tablas para acercar al público a la sexualidad con humor. Desde marzo recorre las principales ciudades del país con su espectáculo Sex o no sex.
Ezequiel López también creó los talleres: Academia de besos, El erotismo infinito y El placer de seducir. “Son herramientas para autoexplorarse y superar las limitaciones no solo sexuales o eróticas”.
Por: Revista Jet-set.12/7/2017 10:40:00

“¿Ustedes cómo se besan?”, les pregunta Ezequiel López Peralta a las parejas que van a su consultorio. Dependiendo de la respuesta, el sexólogo puede hacer un diagnóstico del estado de la relación. Generalmente confiesan que se limitan a besarse unos cinco minutos antes de pasar a la cama, entonces les dice que de seguir así se pueden preparar para asistir al “funeral de la pasión”.

El argentino, que vive en Colombia hace siete años, tiene dotes de comediante. Se lo dijo su padre cuando asistió a una de sus primeras conferencias, y también se notaba desde la elección del desesperado nombre ¡Ayúdanos Freud! para el programa de televisión que hizo hace 20 años en Mar del Plata.

Lea también: Las recomendaciones sexuales de Gwyneth Paltrow

Desde entonces tenía en la mira combatir el analfabetismo sexual de una manera divertida e inteligente. Después de ejercer su profesión en Buenos Aires, de buscar nuevos vientos en Bogotá y presentar Simplemente sexo en el canal Discovery Home & Health, seguía con la meta de comunicarse diferente. Esperaba aprovechar su experiencia como terapeuta, profesor universitario y conferencista, para trasladarla a sus capacidades de escritor y actor.

 El psicólogo y sexólogo clínico ya ha echado todas sus cartas: la experiencia le dice que a lo que más les temen las mujeres es a ser anorgásmicas. “Uno de los mitos que se debe tumbar es que solo se llega al clímax con la penetración”. Foto: Karen Salamanca/17. Producción: Carolina Álvarez Tavera.

En uno de sus viajes por América Latina conoció al director de teatro Moisés Guevara, quien le ayudó a hacer el montaje de un monólogo. En 2016 presentó Confesiones de un besólogo en el Festival Iberoamericano de Teatro, y entre risas su público descubrió los ingredientes del beso, sus diferentes técnicas, trucos y estilos.

El beso es una herramienta para recuperar la intimidad y puede durar toda una noche si hay variaciones en la intensidad. Es el punto de partida de muchas sensaciones y también la posibilidad de un reencuentro. Pero las parejas de hoy no se dan el suficiente tiempo y siempre hay asuntos más importantes, como el trabajo”, dice.

Lea también: Adam West versus Burt Ward, ¡Santa Bronca, Batman!

Para él en una relación de pareja todo transcurre a partir del beso, que es mucho más que el contacto entre las bocas. Es una buena herramienta de comunicación. “Pedirlo es casi lo mismo que anunciarle al arquero para qué lado se va a patear el penalti. El camino es el de la seducción: acercarse, mirarse a los ojos, morderse los labios, incitar”. Sus consejos, también descritos en el libro que lleva el mismo nombre, son el resumen de dos décadas de profesión y otro tanto de la experiencia personal que le dejaron tres años de noviazgo, cuatro de casado y uno de bonus track, además de muchas relaciones de pareja. Hoy tiene una novia colombiana con quien lleva algunos meses.

Sus Confesiones de un besológo llevan al lector a reírse de sus errores, tal como lo hace él: “Por mi aspecto no saben si soy gay, hetero o bisexual, y aparte en la portada del libro salgo con un pantalón rosado que no ayuda”.

Pero él no solo habla de besos de contacto, de presión, el giratorio que define como “comerse la boca”, o el combate de las lenguas, que también está descrito en el Kamasutra. Desde marzo pasado seduce al público del país con Sex o no sex, un stand-up comedy con el que pone el placer al alcance de la mano.

Aclara que él, a diferencia de los humoristas que cuentan chistes subidos de tono, es un sexólogo que habla de lo que sabe, con humor. Se burla de sí mismo. Dice que las mujeres buscan en él la magia de David Copperfield para echar los mejores ‘polvos’, la sabiduría de Paulo Coelho, la plata de Carlos Slim, la resistencia de Usain Bolt, la perversa picardía de Christian Grey, y como si fuera poco, “el cuerpo de Cristiano Ronaldo con el pene de Nacho Vidal”.

 Es columnista en Arriba Bogotá de City TV, Muy buenos días del Canal RCN, y Panorama de CM&. Su proyecto es tener su propio programa de televisión. Foto: Archivo Particular.

Al único que le han dicho que realmente se parece es a Gustavo Cerati, el cantante de Soda Stereo, de quien tomó como herencia la frase que lleva tatuada: “Merece lo que sueñas”, y la letra de la canción Zoom: “Entre tus labios de plata y mi acero inolvidable quiero un loop protagónico”, canta con muy mala voz pero con una apasionada entonación.

Lea también: Annita Pallenberg, la sadomasoquita que amaron los Rolling Stones

Su obsesión como sexólogo es romper los estereotipos. Para él la pornografía es la ciencia ficción del sexo, son personas fuera de lo común en escenas llenas de efectos de edición. “Si la gente cree que eso es lo normal están fritos. Se debe tener como un estímulo, no como un referente”. Insiste en que el erotismo es mucho más que la genitalidad. Es el arte de provocar al otro, y poner la creatividad al servicio del placer.

En el libro El erotismo infinito, editado en 2013, combina datos científicos con ejemplos sencillos, humor y consejos prácticos. Es un manual escrito para las parejas que quieren reinventarse sexualmente.

Es un juego que empieza con una mirada, un acercamiento, un roce, una palabra al oído, una foto insinuante o un mensaje en el celular. El humor distensiona y es mucho más fácil ir a un espectáculo teatral, que a una conferencia o a una consulta. La finalidad es enseñarles de sexualidad a los hombres que se preocupan por la disfunción eréctil o la eyaculación precoz, y a las mujeres que perdieron el deseo por falta de comunicación con su pareja y no pueden llegar al orgasmo.

Asegura que a las parejas les hace falta aprovechar los cinco sentidos en todo su potencial. “A ellas les gusta que les digan cosas bonitas, tienen el clítoris en el oído. Los hombres somos más visuales. El sexo es limitado, después de unas cuantas posturas se nos acaba el libreto. En cambio el erotismo es infinito, la creatividad nos permite incrementar el placer”.

LO MÁS VISTO