Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en JETSET Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Un amor lésbico en el cine

Un amor lésbico en el cine

REVISTA JET-SET

Pronto llegará esta película "¿Cómo te llamas?" que plantea una relación de mujer con mujer, pero sin tapujos. Quienes la vieron aseguran que las escenas de sexo son verosímiles y directas. Jet-set habló con las gestoras del polémico proyecto.
oto: Ovella Blava Films. Daniela Murillo.
Por: Revista Jet-set.11/9/2018 15:29:00

Eva y Candela, los dos personajes principales de "¿Cómo te llamas?", se besan tímidamente en los primeros minutos de la película. Poco después, y en la medida en que se desarrolla la historia de amor, la cámara explora sus cuerpos, los desnuda y sigue las frenéticas caricias en una secuencia erótica que no tenía precedentes en la cinematografía colombiana. La polémica producción muestra el sexo real, sin metáforas visuales, que encontró la inspiración en el estilo explícito de cintas queer como la francesa "La vida de Adèle", del año 2014.

Lea también:  ¿El presidente de Francia está enamorado de su escolta?

“Queríamos mostrar el amor de manera natural, como sucede cuando dos mujeres se aman en la intimidad, pero sin la intención de provocar a la sociedad”, dijo la directora Ruth Caudeli, abiertamente lesbiana y comprometida desde hace ocho años con la actriz Silvia Varón, la protagonista de esta película. La producción es una colcha de recuerdos de varias de las vivencias de Caudeli y de los amores que marcaron a muchas de sus amigas. "¿Cómo te llamas?" refleja la crudeza de las relaciones que arrancan con respeto y ternura, y luego mutan a la disfuncionalidad y la destrucción.

Foto: Ovella Blava Films. Daniela Murillo.

Esta película lésbica, audaz en la narración visual y de ritmo pausado que recuerda las cintas románticas de la nueva ola francesa, sacó al cine nacional de la edad de la inocencia. Si bien ya había salido del clóset con producciones como "La Virgen de los sicarios" y "Mariposas verdes", jamás había asumido el riesgo de las escenas subidas de tono. “No faltarán las personas que nos rotulen como pornográficas, pero no nos importa”, afirmó Ana Piñeres, productora del largometraje, quien trabajó en el proyecto, pero sin la alianza de su empresa matriz, CMO, para evitar que el guion sufriera los rigores de la censura. “Era la película que quería hacer desde hace años, sin la supervisión de nadie, sin el ruido de gente que le teme al riesgo. No queríamos que les pusieran un velo a las escenas de cama”, enfatizó Piñeres.

Lea también: Scarlett Johansson renuncia a interpretar a un personaje trans

En el proceso de preproducción encontraron un socio inédito en este tipo de proyectos. Por primera vez la Universidad Jorge Tadeo Lozano entraba como coequipero en la puesta de escena de una historia incendiaria y chocante aún para algunos sectores de la academia. La realizadora Ruth Caudeli esperaba que los directivos del plantel educativo le hicieran ajustes al guion, que por segunda vez se salvaba del barniz de la censura.

La película, que llegará al país el próximo 25 de octubre, encontrará una nueva cultura de espectadores amigables con los largometrajes de la escena queer. Producciones como "Moonlight", ganadora del Óscar en 2017, y la chilena "Una mujer fantástica", la mejor cinta extranjera de la Academia en 2018, afianzaron la exhibición de esas ‘otras historias’ en los circuitos comerciales.

La directora Ruth Caudeli; Ana Piñeres, de CMO Producciones y quien trabajó como independiente en este proyecto, y Silvia Varón, coprotagonista de la película. Foto: Juan Moore. Producción: Santiago Herrera Uribe. Maquillaje: Paulina Quevedo.

En Colombia, el poder de la comunidad LGBTI ha ganado espacios gracias a las batallas legales que permitieron la aprobación del matrimonio igualitario y la adopción entre las parejas del mismo sexo. “Las minorías se consolidaron como audiencias que buscan sus historias de amor en la pantalla grande”, explica Ana Piñeres. No obstante, aún no está garantizada la distribución de "¿Cómo te llamas?" en las salas de los circuitos comerciales. Lo más probable es que llegue a espacios más cerrados como Cine Tonalá, el Centro Colombo Americano o Cinemanía, en la ciudad de Bogotá.

Hace poco, la ópera prima de Caudeli inició su travesía por los festivales de cine LGBTI del mundo y de la importancia del Outfest, en Los Ángeles, y del Taiwan International Queer Film Festival. Ya arrancó aplausos por varios aspectos, entre estos la verosimilitud de las escenas de sexo. La película conmovió igualmente por la historia que escondía tras bambalinas. Para producirla, su directora creó un crowdfunding a través de internet, una especie de ‘vaca’ que le permitió recaudar una parte del presupuesto. En dos años, 300 personas del mundo entero hicieron aportes entre cinco y mil euros, casi todos gays y lesbianas, exceptuando uno que otro amante del cine que siempre han apoyado iniciativas independientes como esta.

Lea también:  El primo de la reina Isabel II se casa

En este grupo se encuentra Alejandra Lara, la coprotagonista, que, sin ser lesbiana, se sumó al rodaje. De hecho, las estrellas de La vida de Adèle tampoco lo eran, pero filmaron escenas eróticas criticadas por moverse entre las líneas limítrofes del erotismo y la pornografía. ¿Cómo te llamas? es otro ejercicio de apertura mental o, si se quiere, una ráfaga dispuesta a derribar el prejuicio moral que sobrevive en Colombia.

LO MÁS VISTO