Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Sir Paul McCartney el dios del rock cantará en Bogotá

Sir Paul McCartney el dios del rock cantará en Bogotá

Revista Jet-Set

En un hecho sin precedentes en la historia de los espectáculos en Colombia, el ex Beatle, un verdadero monstruo de la canción, actuará por primera vez en la capital.
Cumple 70 años el próximo 18 de junio y dice que se ve montado en un escenario después de los 80. Es considerado como el cantautor más melódico de su generación, gracias a su prolífica y exitosa producción. Foto: AFP.
Por: 12/4/2012 00:00:00
Bogotá está conmocionada con el concierto de McCartney,y no es para menos. Más allá de la controversia por el préstamo del estadio El Campín para el espectáculo, tanta emoción se explica porque el venidero huésped ilustre es uno de los grandes del arte musical de los últimos 50 años, un honor que se ha ganado a base de un talento privilegiado y que despuntó cuando era integrante de la mítica banda Los Beatles.

Hoy, a punto de cumplir 70 años, Maca, como le dicen en su natal Gran Bretaña, sigue arrastrando multitudes con su energía desbordante en sus shows de tres horas y ese eterno espíritu juvenil, patente en su modo de ver la vida y de vestirse. De hecho, mucho de lo que usan los hombres de hoy de todas las edades, como los blazers mezclados con vaqueros y tenis Converse (el uniforme del estilo cool), se inspira en lo que el artista y sus compañeros de Los Beatles impusieron en los años 60.

Pero si algo explica la alharaca que arma McCartney cada vez que llega a cualquier parte es la vigencia que ha mantenido como cantautor en las últimas cuatro décadas desde la separación de Los Beatles en 1970. Ha lanzado más de 350 trabajos discográficos, entre álbumes, grabaciones de conciertos, sencillos, compilaciones y otras producciones siempre bien recibidas por sus fanáticos, incluidos sus ballets y sinfonías. Todo ello ha hecho de él el artista más exitoso de la historia de la música pop. Ha ganado 60 discos de oro y vendido 100 millones de copias de sencillos, cifras que marcan verdaderos récords. La revista Forbes lo sitúa en el número 20 en su listado de las celebridades más poderosas del mundo y en el lugar número 18 entre las que más dinero ganan al año. En el 2010, se echó al bolsillo 67 millones de dólares, en parte provenientes de los 130 millones que produjeron sus conciertos, de los cuales realiza entre 25 y 30 cada año alrededor del mundo. Con semejantes dividendos, cálculos conservadores estiman su fortuna en 800 millones de dólares, aunque hay quienes dicen que ya está mucho más cerca de los mil millones.

Su actuación en Bogotá coincide precisamente con el reciente estreno de su nuevo álbum, Kisses on the Bottom, compuesto por piezas de jazz anteriores al surgimiento del rock and roll y canciones de su autoría. Al entrevistarlo, a propósito de su nueva obra, para la revista Rolling Stone, el periodista Brian Hiatt se sorprendió al ver cómo sigue siendo fiel a los estudios de Abbey Road, donde se grabaron los mejores hits de Los Beatles. “Cada vez que vengo desentraño la historia de nuevo. Fue aquí donde todo aquello ocurrió”, dijo al evocar la gloria de la extinta banda, que desató la histeria en cinco continentes. En un momento de nostalgia en la cabina donde trabajó con el grupo, expresó: “Me parece ver a John (Lennon) parado ahí, cantando Girl”. Luego interpretó el estribillo de la pieza e imitó la manera en que su fallecido camarada aspiraba largas bocanadas de marihuana. Al respecto, aclaró que la gente no tenía razón al pensar que esta droga constituía el centro de la vida de Los Beatles. “¡No lo era! –exclamó–, a nosotros solo nos gustaba el sonido sibilante de cada pitada. Todas esas legendarias historias que se han creado no son verdad”. Y relató que dejó la cannabis definitivamente, luego de muchos años de consumirla y de atravesar varios inconvenientes por ella, como cuando fue encarcelado en Japón durante nueve días.

Aunque vive tan imbuido en las memorias de Los Beatles, al punto de que se autodescribe como un acaparador de todo tipo de recuerdos de la agrupación, no se bloquea por ello. En él, al parecer, es mucho más poderoso el genio de la música. Para la muestra, no había terminado de grabar Kisses, cuando ya empezaba a producir el siguiente álbum, en el cual interpreta todos los instrumentos: bajo, guitarras, teclados y percusión. Una hazaña que pocos pueden contar.

La vena musical es una herencia de su padre, Jim, trompetista de jazz y pianista aficionado. “Yo creo que era muy bueno, pero a lo mejor él no pensaba que lo fuera tanto como para ser profesional”. En todo caso, Paul lo superó y hoy es considerado como el cantautor más melódico de su generación. Tal fama se la debe al modo prodigioso y breve en que crea canciones. La música le llega así esté feliz o triste, casado o recién divorciado. Según contó el periodista Hiatt en Rolling Stone, poco antes de retomar su entrevista, Paul había escrito una pieza en cuestión de horas. “Ya tenía algunas ideas anoche. Esta mañana, al regreso de dejar a mi hija en el colegio, seguí pensándolas. Después la escribí e hice la melodía mientras tú me esperabas en la cocina”, afirmó.

La hija de la que habla es Beatrice, a quien tuvo de su desastroso matrimonio con Heather Mills, con quien protagonizó uno de los divorcios más caros de la historia. Tener la custodia compartida de la niña, de 9 años, ha sido la causa de que Paul haya reducido sus largas giras de conciertos, a cuya historia ahora se suma Bogotá.

A propósito de su familia, la llegada del ex Beatle al país coincide también con otro suceso que le ha cambiado su perspectiva de la vida: la dicha por su matrimonio con la millonaria estadounidense Nancy Shevell, en octubre pasado. “Encontrar el amor después de un divorcio es muy refrescante. Y Nancy es grandiosa, intrigante, amorosa, inteligente, emocional y todas las cosas que quisieras encontrar en tu pareja”, le confesó a Rolling Stone.

En la reciente entrevista, Paul desvirtuó cualquier posibilidad de retirarse de los escenarios o de los estudios solo por el hecho de que en junio cumple 70 años. “Te suelen dar el argumento de ‘déjale camino a los más jóvenes’. Y tú piensas: ‘Al diablo con eso, que ellos se abran su propio camino. Si son mejores que yo, terminaran batiéndome’”, declaró, y agregó: “Amo tanto lo que hago, que la verdad es que no quiero parar (...) Siento que disfruto de mí mismo cantando todavía como canto, sin experimentar, toco madera, ningún problema para hablar”. Incluso, se ve montado en el escenario a los 80 años, aunque tampoco aspira a morirse en él. “Dejaré de actuar el día en que ya no sea placentero”, aseguró, lo cual le parece aún bastante lejano. Así las cosas, es probable que el del 19 de abril no sea su primera y única presentación en Colombia.
LO MÁS VISTO