Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Porfirio tiene sexo real en su película

Porfirio tiene sexo real en su película

Revista Jet-Set

Las escenas de sexo de la película colombiana más esperada en el Festival de Cine de Cartagena son tan reales, que terminaron perturbando a muchos espectadores de Asia y Europa. En la obra, el aeropirata que secuestró el avión de Aires se interpreta a sí mismo, incluso tal como es en la intimidad.
El director de la película, Alejandro Landes, convivió varias semanas con Porfirio para conocer la cotidianidad del aeropirata que secuestró el avión de Aires, y que en la cinta se interpretó a sí mismo. Foto: Cortesía Black Velvet (Jorge Manrique).
Por: 14/3/2012 00:00:00
Los primeros minutos de la película Porfirio, inspirada en la historia del minusválido que secuestró un avión de Aires para llamar la atención del Gobierno, transcurre en una casa claustrofóbica en la que aparentemente no pasa nada. Los personajes duermen, se bañan y preparan los alimentos, mientras el espectador sufre por la discapacidad de Porfirio, quien no puede valerse por sí mismo en actividades tan cotidianas como levantarse de la cama y cambiarse los pañales que usa porque no puede controlar sus esfínteres.

El deleite visual y el ritmo pausado de la primera hora, con planos largos e imágenes que tratan de captar el tedio en que vive el protagonista, se acaba con una escena de sexo que logró perturbar a más de un espectador. En las salas donde ha sido proyectada no han faltado los comentarios de las personas que se sienten incómodas con una secuencia de fotogramas en los que el aeropirata hace el amor con su novia. “El sexo de la cinta es bastante real. Muchas veces me sorprende que el público más joven se sienta ofendido por este sexo sin barniz”, dijo su director Alejandro Landes, quien por esta producción llevó a su casa los premios a Mejor Película en los festivales de cine de India y Ámsterdam, entre otros.

Sin embargo, desde otra orilla, el tratamiento audaz de las escenas de cama en este dramatizado con tono biográfico ha sido aplaudido por un grupo de minusválidos, por abordar sin tapujos la sexualidad de las personas de su condición. “En nuestra página Web nos han agradecido porque tratamos de mostrarle a la sociedad que ellos son tan sexuales como cualquier otra persona”, complementó el laureado realizador.

Efectivamente, para la construcción del papel estelar de la cinta, Landes no solo apeló al relato testimonial de Porfirio, sino al de otros conocidos que se movilizan en sillas de ruedas. El propio protagonista aceptó sin reservas el rodaje de estas escenas en las que no existen metáforas sexuales y que dejan claro que la discapacidad no castra el amor, ni el romanticismo. “Las hice porque mucha gente cree a estas alturas que las personas como yo no tenemos una vida normal en la intimidad. Mi esposa Jackeline Cabrera se fue hace cuatro años de mi lado porque se cansó de aguantar hambre, pero nada más”, aseguró el actor, quien por primera vez sale en un filme.

Porfirio es un romántico de tiempo completo. En su casa en Florencia, Caquetá, compone canciones a sus enamoradas y a sus amores imposibles, con una capacidad de sincreción para contar historias que impresionaron a Landes. Uno de sus temas, que fue incluido en la película, será interpretado por él mismo en la première del Festival de Cine de Cartagena.

Porfirio, de 56 años, tendrá un lugar destacado en la lista de invitados a este evento cinematográfico, no solo por su historia de vida, sino por la actuación natural que convenció a los jurados de otros festivales del mundo. En pocos días hará maletas para tomar un avión hacia La Heroica, una ciudad a la que llegó de paso cuando apenas tenía 18 años, y donde verá por primera vez su película. “Yo siempre quise ser actor. Esa pasión creció porque me encantaban las actuaciones de Chuck Norris y Schwarzenegger”, dice con entusiasmo y mientras habla de sus deseos de recorrer el Casco Histórico de la capital de Bolívar.

El artista que se interpreta a sí mismo podrá conocer el Corralito de Piedra gracias a que terminó la condena domiciliaria, aunque sigue con libertad condicional después de tomarse a la fuerza la aeronave que cubría la ruta Neiva-Bogotá. Con estas acciones, él buscaba una indemnización por la discapacidad que le ocasionó la bala que disparó un agente de la Sijin en 1991, cuando el juez 96 de instrucción penal militar ordenó un allanamiento en su casa de Playa Rica, Caquetá. Porfirio se sintió perdido porque, según él, el abogado de oficio que le contrató el Estado abandonó el caso ante las amenazas de muerte.

Mientras tanto, Alejandro Landes está preparado para la polémica nacional que suscitarán las escenas en que Porfirio se libera de la silla de ruedas para el hacer el amor sin artificios con Yor Jasbleidy Santos, la actriz natural que encarnó a su amante. ?“Estamos preparados para todo, porque hasta en España la gente se aterrorizó con los cuerpos de Porfirio y Jasbleidy como si los únicos posibles en el cine fueran los de Brad Pitt y Angelina Jolie. A la gente le molesta que sus bellezas sean reales, que no sean bronceados o de prototipos de Hollywood”, enfatizó Landes. Las escenas de sexo que son directas, sin música incidental y sin sábanas de seda tienen un diálogo que fue improvisado por los propios personajes. Ella le preguntó a Porfirio: “¿Por qué lloras ”. Él le respondió: “Porque te amo”. Durante 106 minutos, la química fluyó entre los dos.
LO MÁS VISTO