Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La venezolana que reconquistó a Palomo

La venezolana que reconquistó a Palomo

Revista Jet-Set

El torero Palomo Linares ya no oculta su idilio con Lilia López, la venezolana por quien dejó a su exesposa colombiana Marina Danko. Según la prensa española, lo irónico de la historia es que hace tres décadas él cambió a Lilia por Marina y que las dos mujeres son diseñadoras de joyas.
La foto que confirma el romance de Palomo Linares con Lilia López fue captada a la salida de un restaurante del pueblo de Oliva (Valencia). Fueron novios a finales de los años 60 y retomaron su amor el año pasado, cuando ella llegó a España para negociar un libro sobre su tempestuosa vida amorosa.
Por: 9/4/2012 00:00:00
Desde que estalló el escándalo de la turbulenta ruptura entre Palomo Linares y la colombiana Marina Danko, corrió el rumor de que la principal causa del problema fue la infidelidad de él con una venezolana, de la que no se dieron más detalles. En entrevista para ¡Hola!, Danko no lo afirmó, pero tampoco lo desmintió, luego de que él la había echado, con lo que tenía puesto y sin plata, de la casa que compartieron durante 34 años de matrimonio.

Medio año más tarde de la revelación del lío conyugal que estremeció a la alta sociedad española y que tuvo eco en Colombia, dada la nacionalidad de ella y la admiración por el célebre torero, hoy retirado de los ruedos, las murmuraciones se comprueban como ciertas. Palomo se dejó ver, feliz y enamorado, con su nueva mujer, que resultó llamarse Lilia López y ciertamente es venezolana, a la salida de un restaurante en el pueblo valenciano de Oliva. Esta primera aparición en público juntos, mes y medio después de la firma del divorcio del diestro, descorrió por fin el velo sobre la misteriosa dama cuya aparición, según le contó una señora de la élite de Madrid al cronista venezolano Roland Carreño, fue “como un ventarrón” que se llevó lo poco que quedaba de una relación que venía mal desde hacía tiempo.

Al decir de Carreño, Lilia llegó hace un año a España, donde se volvió a encontrar con Palomo, de quien había sido novia a finales de los años 60. Al igual que la barranquillera Marina Danko Villalba, Lilia López Fraíno desciende de una acaudalada y poderosa familia, la cual vio con malos ojos el romance y sacó a Palomo del camino, según otro cronista de sociedad, Josemi Rodríguez Sieiro, de La Voz de Galicia. Acto seguido, él conoció a la colombiana, cuya familia también se le opuso, pero no logró vencer el amor ciego de su bella hija. Pero otros periodistas del corazón, como María Eugenia Yagüe cuentan una historia más abreviada y afirman que él sencillamente dejó a Lilia por Marina porque lo cautivó mucho más.

De acuerdo con Vanitatis, la misma Lilia ha contado que dejaron de verse durante años y que el reencuentro, en principio, solo tuvo como objeto la nostalgia por sus años juveniles. Pero resultó que quedaban cenizas y retomaron su romance, eso sí, de manera muy discreta. De todas formas, la relación se filtró y fue un secreto a voces en Madrid, a pesar de que Palomo lo negó insistentemente.

La agria separación entre los Palomo-Danko tuvo ribetes de tragicomedia, pues además de la vergonzosa salida de ella de su casa, a él le dio un ataque al corazón que casi lo mata. Aun así, no dejó que su todavía esposa lo viera en la clínica y luego circularon más rumores de infidelidades de ambas partes, que Marina negó airadamente en medios como Jet-set.

La batalla legal por el divorcio que se veía venir, era para alquilar balcón, en especial por el asunto económico, pero en últimas llegaron a un acuerdo el 30 de enero pasado. Aunque firmaron una cláusula de confidencialidad, varios periodistas informaron que Marina recibirá de su ex una pensión de cuatro mil euros mensuales, el usufructo vitalicio de un apartamento que compraron en Madrid y uno de los coches que Palomo posee. Él, además, deberá darle una pensión de mil euros a su hijo menor Andrés y costearle los dos años de universidad que le restan.

Palomo ya es libre de proclamar a los cuatro vientos su renovada fascinación por Lilia, aunque al parecer aún les queda un escollo. El periodista Josemi Rodríguez Sieiro afirma que hace algunos años, en su Venezuela natal, Lilia le contó su tempestuosa historia romántica a una periodista, incluido su idilio con Palomo Linares. La cronista convirtió estas confesiones en un libro, que se publicó con los nombres cambiados. El siguiente paso, fue ofrecer la obra a una reputada editorial española, la cual compró los derechos para publicarlo en el país del matador, pero con los nombres reales. Ese, según Rodríguez, habría sido el principal objetivo del aterrizaje de la venezolana en España. Lo malo es que al reavivar su amor con su ex, a ella ya no le queda bien sacar a la luz sus intimidades. Pero la periodista autora de la obra se niega a dar marcha atrás, pues ve que el negocio será jugoso, de modo que el melodrama de Palomo continuará.

Pero, ¿quién es Lilia como para que sus secretos puedan suscitar tanto interés? He ahí otro aspecto irónico de la historia, pues al igual que Danko es diseñadora de joyas, aunque con mayor éxito y se ha codeado con lo más granado del jet-set. Tiene tiendas en Venezuela y ciudades de Estados Unidos como Nueva York, el glamuroso Aspen y Miami, así como representantes en Madrid y Londres. De hecho, su compatriota Carolina Herrera ha escogido sus prendas para complementar sus célebres trajes y la ha calificado como “una de las más excepcionales e influyentes joyeras de las Américas”.
LO MÁS VISTO