Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La agencia gay de la discordia

La agencia gay de la discordia

Revista Jet-Set

La apertura de una agencia de turismo orientada a la comunidad LGBT en pleno corazón de Bogotá levantó más de una ampolla. Frente a las críticas, Samy Bessudo, líder del proyecto y secretario general del Grupo Aviatur, revindicó la no discriminación sexual y anunció la realización de Expogay en septiembre de este año.
Samy Bessudo está detrás de las estrategias de turismo especializado en Aviatur. Así como turismo exclusivo para la comunidad LGBT, también se ofrecen planes para golf, buceo, bodas y hasta avistamiento de aves. Foto: Imagen Reina/12.
Por: 21/3/2012 00:00:00
La noticia habría pasado inadvertida de no ser por las polémicas declaraciones de monseñor Rubén Salazar, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, quien al enterarse de la apertura de una agencia de turismo gay, dijo que “es un tipo de negocio que viene a buscar turismo sexual y es una de las grandes lacras de la sociedad en cualquier parte del mundo, porque empieza a utilizar niños, a promover la prostitución, a toda una serie de condiciones que favorecen el desorden sexual; y eso no es conveniente para una sociedad que quiera ser respetable”.

Ante las airadas palabras de Monseñor, Samy Bessudo, secretario general del Grupo Aviatur y gestor del proyecto Gaytravel, respondió con una carta en la que afirma: “Nuestro país reconoce la no discriminación sexual. Por esto y por las múltiples solicitudes que nos llegaban diariamente, creímos oportuno satisfacer los deseos de viaje de personas que tuvieran una misma orientación. No hacerlo nos hubiera parecido una forma de discriminación”.

Aunque anecdótica, esta discusión muestra dos caras de una misma moneda: mientras por un lado casos como los de Tatiana Piñeros, transexual elegida recientemente en un alto cargo en la Secretaría de Integración de Bogotá, y Brigitte Baptiste, transgenerista directora del Instituto Humboldt, dan cuenta de un pensamiento de avanzada en el país; por el otro, reacciones como las de este alto jerarca de la Iglesia recuerdan que todavía se equipara turismo homosexual con turismo sexual. “Hay demasiado tabú en un tema que no debería tenerlo”, responde Samy Bessudo, cuando se le pregunta por el rifirrafe con Monseñor. “El tema del turismo gay es hacer que la comunidad LGBT se sienta cómoda, bien recibida, que no le dé pena ni la juzguen cuando lleguen en pareja a un hotel y pidan una habitación con cama doble. Aquí, en Aviatur, al que venga buscando turismo sexual le decimos que está en el lugar equivocado”.

El dilema, que para muchos puede ser solo moral, tiene tanto de apoyo a la diversidad como de estrategia económica. Según cifras de la Organización Mundial del Turismo, diez por ciento del turismo global se especializa en la comunidad gay; incluso, en la pasada Fitur, el evento más importante del gremio, el pabellón orientado a este segmento fue el de mayor despliegue. Por esto, y a manera de réplica de este tipo de experiencias, Aviatur anunció que en septiembre de este año realizará Expogay, que reunirá en el Hotel Hilton de Bogotá a todas aquellas empresas, productos, e instituciones que se consideran gay friendly.

Gaytravel está ubicada en el sector de Chapinero y es atendida por personas que hacen parte de la comunidad LGBT. “La gente sabe que llega a un sitio donde entienden sus necesidades y se les van a resolver todas sus dudas, como qué destino es bueno para ir con la pareja y cuál es el mejor plan para ir con amigos”, afirma Enrique Gómez, director de esta oficina y quien reconoce sentirse orgulloso de ayudar a sus clientes a diseñar el viaje de sus sueños.

Tras cerca de dos meses de operación, ya tienen claro que los destinos que más jalonan el turismo gay son Argentina, México y España, aunque esto varía de acuerdo con la temporada. Punta del Este, Uruguay, en diciembre; Río de Janeiro, Brasil, durante carnavales; o Tel Aviv, Israel, durante la Gay Parade, son verdaderos imanes para este turismo. “Las personas pertenecientes a esta comunidad son muy exigentes –afirma Gómez–. No les gusta el turismo básico de lléveme y recójame, les gusta un turismo de muy alto nivel de entretenimiento, de cultura”, de allí que barrios como Le Marais en París, Soho en Nueva York o el Gay District de San Francisco también sean muy apetecidos.

Además de recomendar destinos y planes, en esta oficina se sugiere hoteles exclusivos para gays o gay friendly. En los primeros se recibe exclusivamente a personas de la comunidad LGBT, como es el caso de la cadena hotelera Axel, que cuenta con sedes en Buenos Aires, Barcelona y Berlín; o el Adonis Gay Resort & Spa en Tulum (Riviera maya). Los otros, pese a ser familiares o de negocios, garantizan un trato amable a la comunidad LGBT.

“En Colombia, la mayor oferta de turismo gay está en las grandes ciudades, como Bogotá, Medellín, Cartagena o San Andrés. Ahora, por ejemplo, estamos en negociaciones con una importante cadena hotelera, con presencia en Bogotá y Cartagena, para conseguir un mejor trato para nuestra comunidad. Además esperamos comprar la salida de algunos cruceros por el Caribe para imprimirles una temática gay”, complementa Gómez.
LO MÁS VISTO