Revista Jet-Set

Juanes no es el mismo

Después del fracaso en ventas de su anterior disco, P.a.r.c.e., Juanes vuelve a encabezar los listados de popularidad de las emisoras con La señal, el primer sencillo del desconectado que hizo con MTV y que produjo Juan Luis Guerra. Jet-set viajó a Miami para entrevistarlo y encontró a un Juanes renovado, sin resentimientos y que desmiente los rumores de su conversión al cristianismo.

Juanes no es el mismo. Juanes MTV Unplugged fue grabado en el New World Symphony de Miami Beach y sale a la venta el 29 de mayo. El disco reúne algunas de sus mejores canciones junto a otras inéditas como La señal, Lo mejor de mi vida eres tú, y Azul Sabina. Foto: Juan Manuel García/12

Juanes MTV Unplugged fue grabado en el New World Symphony de Miami Beach y sale a la venta el 29 de mayo. El disco reúne algunas de sus mejores canciones junto a otras inéditas como La señal, Lo mejor de mi vida eres tú, y Azul Sabina. Foto: Juan Manuel García/12

Juanes llega al estudio en Miami vestido de jeans, tenis sin cordones y camiseta blanca con la palabra ‘Love’ estampada. Aunque él no lo diga, el letrero representa lo que siente en esta nueva etapa de su vida. Se ve tranquilo, pero con ganas de tragarse el mundo. Alberto Marchena el director de Marketing de su disquera, Universal Music, le acababa de dar la noticia de que su sencillo La señal, del desconectado con MTV, está de número uno en Colombia, Estados Unidos, México, Argentina y Ecuador; y en el Top 5 de España y Chile.

“Estoy feliz parcera, que esto pase con una canción que propone algo diferente para mi música significa bastante, es una buena señal”. El tema es un abrebocas del Unplugged que el paisa grabó para MTV el pasado mes de febrero, producido por el dominicano Juan Luis Guerra y reúne algunas de sus mejores canciones, más otras tres inéditas. “Todos los arreglos, todo lo que escuchan es obra del maestro Juan Luis, a quien no me canso de agradecerle por haber sacado de mi música lo que hace tiempo no sentía”.

El desconectado es el regreso a los escenarios del artista, quien hace algunos meses anunció que rompía con su mánager Fernán Martínez y que se tomaría una pausa musical. “Este proyecto llegó en un momento muy especial, es la oportunidad de volver a la esencia, estar enfocado en la música ciento por ciento y sin pretensiones. Antes tenía mi cabeza en otro lugar, cuando uno va creciendo, y trabaja mucho, a veces se le olvida quién es y un día sentí que estaba muy lejos de mi centro. Era algo que venía floreciendo desde hacía tiempo y de repente explotó, porque la gente estaba especulando y por ahí leí y vi varias entrevistas de mi exmánager que llevó las cosas a otro lugar”.

Martínez escribió en Twitter que Juanes estaba deprimido por el poco éxito en ventas de su disco P.a.r.c.e. y que eso habría generado su retiro voluntario de los escenarios. “P.a.r.c.e. fue una especie de purgante que sacó lo bueno y lo malo. No estaba bien, me sentía cansado, llegué a un momento en el que no me podía ni ver en las revistas ni escuchar en la radio, era como una saturación extrema, una sobreexposición. Me perdí, no supe escuchar mi voz interior que me decía ‘descansa’; pensaba que iba a poder con todo y no fue así. Ya me había pasado antes, solo que ésta vez tuve promoción” (risas). A la crisis se le sumó el tema familiar: “Necesitaba parar, conectarme con mi esposa, con mis hijos (Luna, Paloma y Dante), reorganizar mi entorno, ver qué dirección iba a tomar mi carrera, pues me sentía perdido”.

A la pregunta ¿qué pasó con Fernán?, respondió con la incomodidad de quien no quiere tocar un tema que ya considera cerrado: “Simplemente se acabó un ciclo. Las relaciones empiezan, terminan y comienzan otras nuevas. Tengo mucho que agradecerle, pero hoy estoy en un camino diferente en mi vida”. Por más de diez años el payanés condujo los destinos del paisa convirtiéndolo en un fenómeno de la música hispana. Junto a Martínez, Juanes alcanzó nueve Grammy, penetró el mercado europeo con sus discos Fíjate bien, Un día normal, Mi sangre y La vida es un ratico; desafió al régimen de Castro con su concierto en La Habana y logró reconocimiento internacional en la inauguración del Mundial de Fútbol 2010 en Suráfrica.

¿Y cómo es su relación ahora con Fernán?. “Qué puedo decir, espero en algún momento darle un abrazo y las gracias por todo lo que hizo por mí”, afirma poniéndole punto final al tema. “Ahora estoy trabajando con un equipo de gente maravilloso que entiende hacia dónde quiero dirigir mi música y mi energía”. Desde enero del 2012 el artista le encomendó a la firma AEG Live el manejo de su carrera, de la mano de su vicepresidenta para Latinoamérica, Rebeca León, una de las mujeres más influyentes del mundo de la música hispana, según Billboard. La empresa que representa al colombiano es artífice de los mejores momentos que han tenido estrellas como Katy Perry y Celine Dion.

Mientras afina su guitarra para tocar en el Festival Vallenato en Valledupar, el artista paisa dice que no sabe de dónde salió el rumor de que se tomaría un año sabático. “Nunca dije eso, realmente fueron comentarios malintencionados. En Twitter escribí que iba a hacer un pequeño stop y era eso: un pequeño stop”. Algunos medios de comunicación afirmaron que se retiraría de la música para dedicarse a la política y lo postularon como el próximo alcalde de Yolombó, un municipio antioqueño. “Jajajá, no sé de dónde sacaron eso, yo no he ido a Yolombó ni una vez en mi vida. A través de la fundación Mi Sangre hacemos muchas actividades que tienen una línea muy delgada entre la parte social y la política y la gente siempre tiende a clasificarte en algún lugar, pero no me interesa para nada eso”. En esa ocasión le dijo a la agencia de noticias Efe: “La música es mi manera de entender a Dios, la política al demonio”.

Otros medios aseguraron que estaba en bancarrota y había puesto en venta su mansión en Miami para salir de deudas. ¿Qué tan cierto es? “Esa es otra gran mentira, dijeron que la iba a comprar el piloto Adrián Fernández, no sé de dónde sacaron eso. Si estuviera en bancarrota no habría parado mi gira por Estados Unidos, gracias a Dios todo está en orden y no tengo problema con eso”.

Asegura que ya se acostumbró a que hablen mal y bien de él. “Lo último que están diciendo es que me volví cristiano, cosa que tampoco es cierta. Respeto profundamente todas las religiones, sin embargo, no sigo ninguna. Soy fanático de Jesús, no sigo la Iglesia, leo la Biblia de vez en cuando, en mi familia todos somos supercatólicos. Imagino que habrán querido asociar mi relación con Juan Luis Guerra con el cristianismo para hacerme algún tipo de daño, pero realmente no me importa, Dios está en mi corazón y en mis letras, he escrito más de cinco o seis canciones en las que hablo de él.

Para mí la conexión con Dios es importante, pero entendiéndose Dios como el universo, la luz, la energía, y no como una imagen o una religión específica”, anota Juanes, quien tiene colgado en su cuello un rosario de plata. Su amigo Alberto Marchena, quien está sentado oyendo la entrevista, hace señas de que ya es hora de cortar, pues ese día la agenda de Juanes está llena de compromisos. El paisa bromea con el titular que le pondremos al artículo. Puedes poner que estoy feliz porque en agosto daré un concierto con Gustavo Dudamel, director de la Filarmónica de los Ángeles y porque pronto estaré en Colombia compartiendo con mis seguidores este nuevo disco. La fecha me la reservo, pero ya les daré la sorpresa”.

Otros Articulos