Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Jorge Hané, el gurú de los flacos

Jorge Hané, el gurú de los flacos

Revista Jet-Set

Detrás del mercado de las pastillas para bajar de peso están el colombiano Jorge Hané y su esposa, la exmodelo argentina Florencia Hané, dueños del producto Reduce Fat-Fast, que mueve millones de dólares en el mundo. La exitosa pareja atendió a Jet-set en su confortable casa de Miami, donde se alistan para ser padres por adopción.
Jorge y Florencia Hané llevan seis años de matrimonio. En poco tiempo renovarán los votos de amor en una ceremonia a la que asistirán unos 700 invitados. Foto: Juan Manuel García/11.
Por: 23/1/2012 00:00:00
El barranquillero Jorge Hané, considerado como el gurú de la pérdida de peso, y su esposa, la exmodelo argentina Florencia Hané, lideran una industria millonaria en torno a las dietas y sus pastillas Reduce Fat-Fast, que se encuentra en más de 70 países. Este producto para reducir medidas es una tajada apetecida por varios laboratorios químicos que desearían tenerlo en su portafolio de ventas, pero los Hané no han querido entregar el liderazgo que mantienen en el mercado. “Muchos quieren comprar la marca, pero no está en venta”, han dicho una y otra vez ante los interesados. La pareja que trabaja unida atendió a Jet-set en Miami, donde viven plácidamente y a espaldas de las críticas que nunca faltan en el mundo de los negocios. Con ellos hablamos de estos temas y del libro Programa reductor natural de Jorge Hané, que acaba de salir al mercado.

Jorge, ¿cuántos años tiene? -63 años.

Todo el mundo piensa que su cuerpo marcha como un relojito… -Tengo problemitas. No soy perfecto. A mi edad debería estar gordísimo porque permanezco mucho tiempo frente al computador. Pero me cuido y realizo algunos ejercicios que he recomendado en mis videos y conferencias. Hay que saber comer. Cuanta más edad se tiene, hay que buscar más calidad en la alimentación que cantidad. En mi caso evito la comida chatarra.

A los 60, usted también está en la plenitud de la relación con su esposa, la modelo argentina Florencia Hané. ¿Cómo se conocieron?
-En Miami fui a comer con un amigo, al llegar al restaurante vi una cantidad de modelos espectaculares y me acerqué a la dueña de la agencia que las manejaba para preguntarle por su trabajo. Florencia Hané: Perdón, me meto. Yo estaba hablando con mi manager, cuando escuché una voz muy particular que era la de Jorge. Lo identifiqué aunque no lo conocía personalmente. Lo veía en televisión. Me empecé a burlar de él porque le decían el gurú de las dietas y creo que le gustó porque organizó cinco cenas en mi honor.

A propósito, Jorge, a usted le gusta que lo llamen el gurú de la pérdida de peso, o por lo menos lo dice en la tapa del libro. Pero hay personas que le dan una connotación peyorativa… -La prensa me llama así. A donde voy me hacen entrevistas para hablar de la importancia de la nutrición porque lo estudié. Además estoy asesorado por un grupo de investigadores, nutricionistas y endocrinólogos. Hay gente que se burla de mí, pero otros me imitan. Es el producto de mayor éxito en el mundo.

Su título de gurú despierta pasiones encontradas. ¿Lo atacan mucho? -Me llaman el gurú internacional de la pérdida de peso porque me lo gané trabajando y siendo honesto con la gente.

¿Ha enfrentado problemas con personas que han seguido su tratamiento contra la obesidad? -No he tenido problemas con mis pastillas. No se me ha enfermado una sola persona, y no tengo víctimas. Mi producto no tiene contraindicaciones porque ayuda a perder peso de forma natural. No da ansiedad ni hace ir al baño. Si por ahí alguien tiene el atrevimiento de decir algo malo, es normal. Detrás del éxito hay envidia. Si se tiene poquito éxito, entonces nadie dice nada.

La fórmula de sus pastillas es todo un enigma, como la de la Coca-Cola… -Sólo revelo dos de los componentes. Tiene té verde que sirve para bajar de peso. Lo vengo diciendo desde hace años, y hasta ahora me creen. También tiene extracto de Garcinia cambogia que ayuda a quemar calorías.

Muchos profesionales han tratado de desmitificar la efectividad de sus pastillas. -Mi mamá a los 90 años las tomaba. La gente se encuentra conmigo y me felicita porque les ha funcionado el tratamiento. Llené el auditorio Miami Arena con 25 mil personas que creen en las bondades del Reduce Fat-Fast.

¿Quiénes compran más sus pastillas: las mujeres o los hombres? -En Colombia, 80 por ciento de las mujeres, a diferencia de países como Italia o Argentina, donde 40 por ciento de nuestros consumidores son hombres. Eso tiene que ver con el machismo. Los hombres, por la mala nutrición, tienen los sistemas digestivos y circulatorios muy mal. Por eso ellas tienen una vida más larga.

EL AMOR


Florencia, retomemos el tema de la relación. Finalmente, ¿cuándo se sintió atraída por Jorge?
-Después de que nos conocimos en aquel restaurante, él organizó varias cenas en mi honor. Pero nunca fui porque yo estaba en una relación, aunque mala, pero era mi relación. Me parecía una falta de respeto con mi pareja de ese entonces aceptar las invitaciones de Jorge. Pero un buen día cambié de opinión porque me sentía incómoda por tantos desplantes que le hice.

Y enseguida se ennoviaron… -Lo llamé y le pedí que no me molestara más, pero aun así hablamos una hora. Y me gustó. Algo me sedujo por teléfono. Quedamos conectados. Después se fue para Ibiza, y ese mes finalmente me separé. Jorge me siguió llamando. En una de esas noches le dije que lo quería.

¿Y cuál fue su reacción?
-Le dije: “Si me quieres te vienes ya mismo para Ibiza”.

¿Y qué pasó? -Dije: “No puedo”. Pero me volvió a decir: “Si me quieres te vienes para Ibiza”. En esos días yo hacía un comercial de los jeans Tangerine, me disculpé con el director y le pedí el favor de que me dejara viajar. Desde entonces, Jorge y yo nunca más nos volvimos a separar.

Usted renunció incluso a su carrera de modelo… -Estaba cansada porque eran muchos años de trabajo. Si hubiera seguido con mi vida de modelo no hubiéramos estado juntos. Me la pasaba en Milán o en Roma. Me dediqué a mi esposo desde hace seis años.

¿Son almas gemelas? -Mucha gente no cree que las personas se complementan. Florencia es mi otra mitad. Creo en la media naranja, porque además las naranjas no engordan.

Jorge, su mamá les aceleró la ida al altar…
-Mi matrimonio religioso fue en Costa Rica y el legal o civil en Estados Unidos. Mi mamá, que estaba enferma, tenía la ilusión de verme casado. Florencia y yo queríamos la boda para el mes de enero de hace seis años, y hasta organizamos una fiesta para 700 personas. Pero mi madre se puso muy mal, y en agosto dijimos “nos tenemos que casar ya”. A los pocos meses mamá murió.

Pero ustedes no se van a quedar con las ganas de hacer esa fiesta…
-Claro. Jorge y yo estamos pensado en hacer una boda en Miami, como un acto de reafirmación de nuestro amor. Queremos que vaya toda la gente que no pudo acompañarnos en ese momento.

¿Van a tener hijos? -Estamos en proceso de adopción. Ojalá que sea un niño colombiano. Hemos viajado muchas veces a Colombia para adelantar el proceso con fundaciones dedicadas a este tema. Pronto vendrá. Nos estamos preparando para dar este paso.

La paternidad lo tiene sensible frente al tema de la niñez… -Mucho. Tanto, que quiero ayudar a combatir la obesidad infantil en Colombia. En el 2010, el Instituto Nacional de Encuestas de Nutrición encontró que 25 por ciento de los muchachos entre los 5 y 19 años de edad estaban pasados de peso. Ya empecé a trabajar en este proyecto.

Florencia, ¿usted está entre las clientas de Jorge?
-Desde que era modelo, y no por gorda. Mi carrera me exigía estar muy delgada.
LO MÁS VISTO