Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

¿Es Messi el mejor futbolista de la historia?

¿Es Messi el mejor futbolista de la historia?

Revista Jet-Set

Está de moda proclamar a Lionel Messi como el más grande jugador de fútbol de todos los tiempos. Pero algunos escépticos decidieron aplicarle matemáticas al asunto y resultó que el brasileño Pelé le ganó no solo a él, sino a Maradona, según estadísticas de la Fifa del porcentaje de goles por partido jugado.
Las matemáticas le da la razón. Messi, ha jugado hasta ahora 386 partidos con 258 goles, para un promedio de 0,67 por partido. Maradona jugó 583 encuentros, 292 goles y promedio de 0,50 goles por partido. Pelé actuó en 1.363 partidos e hizo 1.281 goles, para un promedio de 0,94 por partido. Foto: AFP
Por: 18/4/2012 00:00:00
Lionel Messi ha embelesado al fútbol de hoy con su prodigioso estilo, que ha hecho de él esa estrella excepcional que brilla en cada generación. El delirio rayó en el paroxismo el pasado enero, cuando por tercera ocasión consecutiva la Fifa, máximo organismo del balompié del globo, le otorgó el Balón de Oro como el mejor jugador del 2011. Entonces, una sucesión imparable de elogios hacia el argentino hizo correr ríos de tinta, provenientes de voces inequívocamente autorizadas. “Messi está entre los mejores de la historia”, señaló Alex Ferguson, del Manchester United y quizás el más exitoso director técnico del fútbol. Pep Guardiola, quien dirige a Lionel en el equipo Barcelona, afirmó que “él puede ser el mejor jugador de todos los tiempos”. Y Sid Lowe, un influyente cronista deportivo del diario inglés The Guardian, remató: “Ya no se trata de si Messi es actualmente el mejor jugador del mundo, se trata de si podría ser incluso el mejor que ha existido para siempre”.

Tanta desmesura removió sensibilidades en un universo como el de este deporte, en el que gravitan tantos astros vivientes, cada cual con el ego más enorme. Con la cabeza algo más fría, los amantes de la estadística decidieron averiguar si las cifras avalan el nuevo reinado de Messi. Para hacerlo, determinaron que tanto esplendor solo podría ser comparado con el del brasileño Pelé y el argentino Maradona, los únicos que en su momento fueron centro de apoteosis parecidas a la que ahora vive Lionel.

Las infalibles matemáticas esta vez le han dado la razón a la edad y la tradición. Messi, de 24 años, ha jugado hasta ahora 386 partidos en los cuales ha anotado 258 goles, para un promedio de 0,67 anotaciones por partido. Maradona, de 51 años, por su lado, intervino en 583 encuentros e introdujo el balón 292 veces en el arco contrario, lo que equivaldría a 0,50 goles por partido. Tales números palidecen ante la contundencia del récord de Pelé, de 71 años, quien actuó en 1.363 partidos e hizo 1.281 goles, para un promedio de 0,94 por partido.

En los años 50 y 60, Edson Arantes do Nascimento marcó una época de gloria del fútbol y el hecho de ser el único que ganó tres veces la Copa Mundo le valió el título de “el rey Pelé”, junto a sus sorprendentes campañas con el Santos FC, para el cual marcó 127 goles en 1959, 110 en 1961 y 101 en 1965, verdaderas marcas. Se retiró de las canchas a comienzos de los años 70, aunque luego volvió a ellas en las filas del Cosmos de Estados Unidos.

Los cálculos respaldan a los que dicen que no hay punto de comparación entre Pelé y Messi,?pues este último, por ejemplo, hasta ahora no ha ganado la Copa Mundo, pero, en cambio, sí ha obtenido con el Barcelona los máximos títulos del fútbol profesional que Pelé no. Desde su fichaje en el 2004 ha sido como un talismán para el equipo catalán, que con él ha ganado tres veces la Liga de Campeones, cinco la Liga Española, dos la Súper Copa y otras dos la Copa Mundial de Clubes de la Fifa. Ningún otro club del globo ha acumulado tantos trofeos en tal periodo de tiempo.

Si bien Pelé protagonizó una época heroica, el balompié de su tiempo no era el negocio millonario en que se vio involucrado Maradona y que con Messi ha llegado a cifras astronómicas. Otra diferencia sustancial entre el veterano brasileño y el joven argentino radica en la relación con sus países de origen. Mientras que Pelé, con excepción de su paso por el Cosmos, siempre jugó en Brasil, a pesar de que equipos como el Real Madrid se desvivían por contratarlo, Messi se ha hecho grande fuera de su natal Argentina, donde el fútbol es un tema tan importante como la economía.

Según un reciente informe de la revista Time, ello implica que Messi hoy tenga opción de ser contratado en cualquier equipo profesional del mundo, menos en uno de su patria, donde hasta se le achaca lo poco lúcido que se muestra cuando juega con la selección nacional. Otras críticas señalan que ya es más catalán que otra cosa. “Nunca he dejado de ser argentino ni quiero dejar de serlo”, se defiende el jugador, cuyos amigos apuntan que no ha perdido su acento, toma grandes cantidades de mate y es muy aficionado a las típicas parrilladas del Río de la Plata. Opiniones menos apasionadas ignoran esos chismes y se concentran en el augurio de que Messi ?tiene toda la vida por delante para destronar al rey Pelé.
LO MÁS VISTO