Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El imperio de Javier Moro

El imperio de Javier Moro

Revista Jet-Set

El ganador del Premio Planeta de Novela y autor de los best-sellers Pasión india y El sari rojo vendrá a la Feria del Libro de Bogotá a promocionar El imperio eres tú, que ha vendido más de 400 mil copias solo en España. Moro le contó a Jet-set detalles de su polémica novela.
Moro ha escrito artículos para periódicos como El País y El Mundo de España. Pasóseis años en Estados Unidos desarrollando proyectos de cine y televisión, donde colaboró con el aclamado director Ridley Scott. Foto: Ignacio Gil/12
Por: 18/4/2012 00:00:00
El escritor madrileño acaba de ganar el Premio Planeta, el más prestigioso de la lengua española, por su séptimo libro El imperio eres tú, en el que cuenta la agitada vida política y sexual de Pedro I, hijo del rey de Portugal, Juan VI, que fue emperador de Brasil durante nueve años. La ceremonia fue presidida por los Príncipes de Asturias y el premio fue de 601 mil dólares, el equivalente a 1.500 millones de pesos. Los críticos opinan que el gran éxito de la obra de Moro se atribuye a que sus lectores aprenden historia de una manera natural, sin sentir que les están dando una clase.

Ya en la prensa española y en los blogs han comenzado a ventilarse algunas de la polémicas que ha provocado El imperio eres tú. Algo que, al parecer, no le preocupa mucho al galardonado escritor que está acostumbrado a levantar polvareda con sus novelas. Hace apenas tres años, El sari rojo, la historia verídica de una europea envuelta en las intrigas de la familia Nehru-Gandhi, resultó tan controversial en India, que su esfinge fue quemada en las plazas de Nueva Delhi.

La inspiración de este cronista son los viajes, desde muy joven acompañaba a su padre, un ejecutivo de una compañía aérea, en sus periplos por África, Asia y América. Separado y con dos hijos, Moro, de 57 años, reparte su vida entre Ibiza y Madrid. Desde la capital española habló con Jet-set.

¿Cómo encuentra los personajes para sus novelas?

-Es una ironía, pero dicen que las historias lo descubren a uno. A mí me ocurre eso. Me topo con historias que parecen estar esperándome. A veces los encuentro leyendo un periódico o una revista o aparecen porque alguien me habla de ellos. Para El imperio eres tú, leí todo lo publicado sobre el Emperador de Brasil, pero ningún libro era como el que me hubiera gustado leer, de modo que decidí escribirlo.

Sus dos libros más exitosos son de historias de India, ¿de dónde nació la pasión por ese país?


-Desde que viajé por primera vez, a los 14 años, ese país me sedujo. Era todo tan extraño, con elefantes paseando por las calles y osos amaestrados en los parques públicos, que me dejó una impresión muy fuerte en mi mente infantil. Mas tarde, eso se convirtió en curiosidad de adulto. India es un mundo, un festejo para los sentidos, un país donde conviven tantas razas, creencias, religiones, donde la historia está tan presente, que es imposible escapar a su hechizo.

¿Por qué el cambio de India a Brasil?

-No quería encasillarme en ser un escritor especializado en India. Además, después de la desagradable experiencia que tuve con Sonia Gandhi, quería hacer otras cosas. Escribí mi primer libro sobre Brasil, Senderos de libertad, y quería volver a Suramérica. Siempre me pregunté por qué Portugal, siendo tan pequeño, consiguió mantener su mayor colonia unida y homogénea, y por qué el imperio español estalló… Creo que la respuesta está en El imperio eres tú.

Pasa de narrar historias de mujeres a recrear a un personaje como Pedro I…

-Creo que los personajes masculinos son más difíciles, sobre todo, los históricos, porque tienen el poder y las mujeres son a menudo víctimas de los abusos de ese poder masculino. Siempre es mas fácil simpatizar con una persona que es tiranizada que con un tirano. Pedro I era especialmente complicado de contar, porque era un macho alfa muy auténtico, contradictorio, epiléptico, autoritario y liberal a la vez; buen padre y terrible marido. El reto fue conseguir que el personaje se hiciera entrañable a medida que avanzaba la novela.

En sus novelas se nota una fascinación especial por las mujeres que lo abandonan todo por amor…

-Anita Delgado no abandonó a España por amor. No estaba enamorada del Maharajá de Kapurthala. Se casó con él para sacar a su propia familia de la miseria. Pero es cierto que luego lo echa todo a perder cuando se enamora del hijastro del Rajá. Las pasiones arrastran a los personajes, se adueñan de sus vidas, las cambian, a veces para bien, otras para mal. Hay pasiones que llevan a la felicidad y otras que arruinan vidas. Creo que a todo el mundo le interesa el fenómeno de la pasión porque es el momento en que uno se pierde, es más fuerte que la voluntad propia.

Ha escrito artículos para varios medios impresos. ¿Cómo es la relación entre el periodista y el literato?

-Nunca he sido periodista, nunca he trabajado en una redacción, siempre he sido freelance. Me gusta el periodismo por la inmediatez, porque en seguida ves el resultado, porque es un esfuerzo limitado en el tiempo. Un libro es un esfuerzo muy largo y sostenido. Es más un esfuerzo físico que mental.

¿Ha recibido amenazas por sus libros?

-Por Senderos de libertad recibí amenazas de grandes terratenientes que me sugirieron que abandonara la ciudad. Y les hice caso.

En India le pidieron que sacara el libro El sari rojo del mercado y tuvo problemas con los abogados de Sonia Gandhi...

-Eso fue un problema político. No querían que saliera el libro de Sonia Gandhi porque no quieren dar publicidad a su nacionalidad italiana. En El sari rojo cuento sus años de vida en Italia, sus raíces, todo... y eso molesta a muchos miembros del Partido del Congreso, del que Sonia es presidenta. Muchos indios nacionalistas no admiten que la persona más poderosa de su país sea italiana. Por eso, boicotearon la difusión de mi libro en India.

En Brasil recibió críticas por El imperio eres tú…

-No han sido críticas fuertes. Un conocido periodista dijo que mi libro “es otro ejemplo de neocolonialismo de España con Brasil” …es difícil decir una tontería mayor que esa. También choqué en Brasil con el problema del nacionalismo. Hay historiadores brasileños que no se sienten cómodos con Pedro I porque lo tachan de portugués y los portugueses lo tachaban de brasileño. Es un personaje que no entra fácilmente en ningún molde. Y yo lo he humanizado. Uno de esos historiadores dijo que mi libro contiene errores históricos. ¡Que me diga cuáles! Sino, es pura difamación.

Sus hijos, Sebastián y Olivia, lo acompañaron a recibir el Premio Planeta. ¿Qué opinan de su trabajo?

-Están muy orgullosos. Mi hijo Sebastián, que ahora tiene 8 años, entra en las librerías y pregunta por mi libro; a mi hija, que tiene 5, le tuvimos que decir que gané una regata de libros porque está acostumbrada a que su madre gane regatas de verdad.

¿Cómo concilia su vida laboral con la familiar?


-Estoy separado y paso la mitad del tiempo con mis hijos. Me gusta viajar con ellos y tengo la intención de mostrarles el mundo para que vean que es grande, diverso y apasionante. Los llevo al Parque del Retiro, en Madrid, a pasear en bicicleta. O al campo, o si es en invierno, a esquiar. Les gusta hacer deporte.

¿De dónde viene su vena de escritor?

-Mi abuela era una escritora que publicó cuando tenía 75 años. Escribía muy bien, pero con un estilo muy florido. Vivió con nosotros durante mi infancia y ella me llevaba al Prado, me instiló el gusto por la pintura, vivía en una casa con cinco mil libros que habían pertenecido a mi abuelo. Mi tío, Dominique Lapierre, me contrató como documentalista para varios de los libros que escribía con Larry Collins, con ellos aprendí mucho.

¿Qué libro está leyendo actualmente?

-Estoy leyendo Los enamoramientos, de Javier Marías, altamente recomendable. También recomendaría leer la biografía de Steve Jobs, un personaje interesante.

¿Cuáles son sus escritores favoritos?

 -Hay muchos, desde Jack London, Stendhal, Balzac, Ramón J. Sender, García Márquez, Proust, Conrad…

¿Hay alguna historia de Colombia que le gustaría contar?

-Hay muchas, pero en Colombia hay bastante competencia, escritores estupendos, empezando por Germán Castro Caycedo, que narra historias verídicas que son más fantásticas que la más fantasiosa novela inventada. Colombia es un vivero de historias.
LO MÁS VISTO