Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

De París a Tokio o Los Ángeles, los peluqueros siguen a las estrellas

De París a Tokio o Los Ángeles, los peluqueros siguen a las estrellas

Estilo de celebridad

Penélope Cruz, Sharon Stone, Maggie Cheung, Diane Kruger, Julianne Moore o Marion Cotillard están en todas las revistas divinamente peinadas por unos peluqueros que suelen tener domicilio en París y que las siguen por todo el mundo.
Diane Kruger, Penélope Cruz y Natalie Portman entre otras famosas, son clientas de los más exclusivos peluqueros. Fotos: AP.
Por: AFP31/7/2013 00:00:00
Delphine Courteille, una francesa de 39 años, y David Mallett, un australiano de 47, se han convertido a su vez en celebridades, y atraen a una clientela internacional ecléctica en sus salones atípicos en los que solo se entra con cita previa.

"Los Ángeles, Hong Kong, Taiwán, Londres, Nueva York... He dado la vuelta al mundo con (la actriz china) Maggie Cheung. Gracias a ella he conocido Asia y China. Mi primer viaje a Sudáfrica fue con ella con motivo de una publicidad de diamantes", dice a la AFP Delphine Courteille, en el patio tapizado con una parra que alberga su salón, un pequeño edificio lleno de árboles, blanco, con un aire oriental, cerca de la plaza de la Concordia, en pleno corazón de París.

"Aviones, taxis, hoteles... Mis jornadas son a menudo de 14 horas o más. Es agotador pero embriagador, como en el último festival de Cannes que lo pasé junto a Sofia Coppola", la directora de cine, agrega, feliz de este "cruce permanente entre la moda y el cine".

Habituada a los desfiles y sesiones de fotos, la peluquera asegura que se gana "muy bien" la vida. En su salón parisiense, al igual que en el de David Mallet, los precios oscilan entre los 60 y más de 400 euros.

Pavos reales blancos

Las casas de costura y los creadores (Jean-Paul Gaultier, Hermès, Lanvin, Vuitton, Balenciaga y más recientemente Yiqing Yin, Rabbih Kayrouz, Christophe Josse...) le confían sus musas y sus maniquíes. Delphine retranscribe las "tendencias", transfigura "cortes demasiado clásicos" y colabora con las mayores revistas de moda: Harper's Bazaar, Vanity Fair, Vogue.

"La vuelta de vacaciones será 'grunge' con muchas líneas rectas con flequillos", dice, divertida, aunque lamenta el "lado demasiado repetitivo de las modas".

Cerca del Palacio Real, en un edificio discreto, David Mallett ha habilitado un salón de 300 m2 situado en un apartamento donde los animales embalsamados -avestruz, pantera, pavos reales blancos-- se alternan con espejos interminables, algunos sillones y estanterías de líneas minimalistas.

"Llevo aquí desde 2003. Todo procede de mis viajes, de los mercadillos, de Botswana donde he peinado a las chicas más bonitas del mundo para el calendario Pirelli entre elefantes, con (el fotógrafo) Peter Beard", explica este gran flaco con barba gris, jean rojo y gafas negras que enmarcan una viva mirada azul.

"Me voy a Etiopía en agosto", dice, mientras saca una antigua peluca de geisha comprada a un fabricante de Kioto (Japón) para una serie de fotos de moda.

"Me crié en Fremantle (oeste de Australia). Cuando era niño estaba obsesionado con el pelo y la moda. Gané el concurso al mejor peluquero australiano con 21 años, me fui a Japón y después a Europa. He trabajado entre Londres y París y progresivamente ha ido llegando la demanda", cuenta.

"París sigue alimentando la moda. Trato de hacer soñar a la gente como lo sigue haciendo esta ciudad", dice.

Descubierto por el fotógrafo Jean-Baptiste Mondino y una redactora jefe de Vogue Francia, David Mallett ha participado en campañas de Chanel, Dior, Sonia Rykiel, Givenchy, y ha contribuido a cincelar la imagen de muchos iconos de la moda y del cine.

Kate Winslet, Demi Moore, Diane Kruger, Julianne Moore, Sharon Stone, Marion Cotillard, Isabelle Adjani, Eva Green, Naomi Campbell, Penélope Cruz, Ludivine Sagnier, Robin Wright, Anna Mouglalis, Charlotte Rampling, Kristin Scott Thomas, Charlotte Gainsbourg suelen acudir a sus servicios.

"Acabo de regresar de Tokio donde he acompañado a Natalie Portman para una serie de fotos para Dior. Ya sea para los premios Oscar, las cenas de embajada o el festival de Cannes, quiero que estén contentas", insiste.

Sueña con "creaciones para la danza", recuerda con una sonrisa sus inicios al lado de Diane Kruger y otros tantos recuerdos, "más locos", en el desierto, en Marruecos, las Bahamas, y los "20 años pasados en los aviones".
LO MÁS VISTO