Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

David Lauren y Lauren Bush ¡Qué linda pareja!

David Lauren y Lauren Bush ¡Qué linda pareja!

Revista Jet-Set

El heredero del emporio de moda Ralph Lauren y la nieta y sobrina de los expresidentes Bush de Estados Unidos protagonizan un verdadero cuento de hadas a la americana: son bellos, destilan glamour, se llevan de maravilla y les apasiona la filantropía.
David y Lauren no son los típicos niños ricos flojos y malcriados. Él ha elevado en 300 por ciento las ventas de Ralph Lauren a través de las ventas por Internet, mientras que ella ha donado 60 millones de comidas a niños necesitados a través de su fundación Feed. Foto: Other Images Press
Por: 9/4/2012 00:00:00
Pese a llevar los apellidos que más pesan en la moda y la política de Estados Unidos, Lauren y David nunca fueron los típicos niños ricos malcriados y mediocres. Incluso, tardaron en percatarse de quiénes eran sus familias. Él fue un aventajado alumno de un pequeño colegio privado de Nueva York, Dalton, en donde todos eran ricos, se conocían y se vestían de la marca de su padre, Ralph Lauren, de modo que no era el sitio para darse ínfulas por su nombre. “Estando ya bastante crecido fuimos a Japón y vi grandes multitudes persiguiendo a mi padre. Ahí fue que comprendí ‘¡aaah, tú eres importante’”, dijo en una reciente entrevista para la revista Tatler.

Ralph Lauren, ciertamente, es el protagonista de una de las historias de éxito que mejor resumen el sueño americano. De raíces bielorrusas y nacido en el marginal distrito neoyorquino del Bronx, de vendedor de corbatas puerta a puerta creó la Casa emblema del estilo americano, a partir de la línea Polo, cuyo logo de un hombre a caballo es reconocible a leguas. Hoy Ralph Lauren es un emporio valorado en 13 mil millones de dólares, cuyas ganancias de 5.600 millones de dólares en el 2010 doblaron las de un coloso como Gucci.

Lauren Bush evocó en el mismo reportaje para Tatler la llegada de su abuelo George Bush, para ella “Gampy”, a la Casa Blanca como presidente de Estados Unidos en 1989, cuando ella tenía 4 años. “Yo no estaba del todo consciente de lo que pasaba. Solo pensaba: ‘¡qué gran trabajo!, ¡qué casa tan divertida!’. No captaba lo que significaba ser presidente”.

Hija de Neil, uno de los hijos del mandatario, y sobrina del futuro presidente George W. Bush, Lauren nació en Colorado y se crió en Houston, donde además de buena alumna no dio la guerra de sus alocadas primas Jenna y Barbara, las hijas de George W. En el 2000 impactó en el baile de debutantes del hotel Crillon, de París, y se hizo famosa como modelo de Casas como Tommy Hilfiger y portada de revistas como W, Glamour y Vanity Fair. Aun así, siguió estudiando Antropología en la Universidad de Princeton.

Mientras tanto, tras estudiar Ciencia Política en la Universidad de Duke, David se convertía en el único de los tres hijos de Ralph Lauren que trabajaba para él. Su misión: introducir el merchantainment, estrategia que mezcla mercadeo y entretenimiento para mejorar las ventas, en la era digital, y se volvió un pionero. Creó uno de los primeros sitios de e-commerce del sector del lujo y la primera web para comprar on-line en tiempo real. En el 2011 lanzó un portal interactivo que presenta las colecciones infantiles de la marca a través de cuentos en vivo, y que permite adquirir los productos simultáneamente. Estas innovaciones han subido en 300 por ciento las ventas de la firma, la cual David también ha encausado hacia la filantropía.

A propósito, Lauren también se apasionó por el trabajo social a través de la moda. Es la fundadora de Feed, institución que por medio de la venta de accesorios ayuda a los programas contra la desnutrición de las Naciones Unidas, según la cual Feed ha proveído 60 millones de comidas. Es, además, dueña de la marca Lauren Pierce, que confecciona ropa con telas hechas por artesanas.

Con tantas cosas en común, solo faltó un empujoncito del destino para unir a la pareja. En el 2004 coincidieron en la famosa gala del Instituto de la Moda del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Sencillos como son, se habían ido en taxi, pero a la salida estaba imposible conseguir uno. Durante la espera surgió el flechazo y en septiembre del año pasado se casaron en una boda al estilo del Viejo Oeste, en la finca de los Lauren en Colorado. La novia, claro está, fue vestida con un modelo de su suegro, con quien se sentó a diseñarlo. Verlo trabajar, le dijo a Tatler, “fue comprender por qué es quien es. Él nota esas pequeñas cosas que ni tú ni su equipo de 20 personas notan, y que hacen la diferencia”.

Lauren llegó a su boda en una carreta al estilo de la serie La familia Ingalls y para que aquello del Oeste fuera auténtico, no calzó tacones, sino botas vaqueras. ?Hoy, la pareja vive en una mansión en Manhattan, cuya frenética vida social no siguen. Solo se visten superelegantes para galas benéficas y, de resto, son muy caseros y amantes de lo orgánico. Su única diferencia es que a él le molesta que ella deje destapada la crema dental, pero se lo perdona. Como fieles exponentes de la nueva generación de millonarios su gran lema es devolverle al mundo, en concreto a los más necesitados, lo mucho que les ha prodigado.
LO MÁS VISTO