Revista Jet-Set

Darío Silva Silva: el pastor de la Casa sobre la Roca

Luego de ser uno de los periodistas más controvertidos de los años 80, Darío Silva Silva se convirtió en pastor y hoy lidera una de las iglesias cristianas más importantes del continente, a la que asisten personalidades como la fiscal Viviane Morales, Carlos Alonso Lucio, Carlos Pinzón y el futbolista Falcao García, entre otros.

Darío Silva Silva: el pastor de la Casa sobre la Roca. La iglesia Casa sobre la Roca cuenta con 28 sedes en Colombia, tres en Estados Unidos y una en Madrid. Además, tiene un instituto bíblico y facultad de Teología con mil alumnos y un ministerio de misericordia que atiende a madres, ancianos y niños. Foto: Gerardo Gómez/11.

La iglesia Casa sobre la Roca cuenta con 28 sedes en Colombia, tres en Estados Unidos y una en Madrid. Además, tiene un instituto bíblico y facultad de Teología con mil alumnos y un ministerio de misericordia que atiende a madres, ancianos y niños. Foto: Gerardo Gómez/11.

“Y ya para terminar…” fue la frase que popularizó el periodista Darío Silva Silva en su noticiero Noticolor. Por aquel entonces, los espacios de opinión se entregaban a sectores políticos. El pastranismo, laureanismo, y demás ismos tenían el suyo. A finales de la década del 70, los liberales llegaron al poder y el presidente Turbay les propuso a los periodistas que lo habían acompañado en campaña crear un noticiero. Darío Silva se asoció entonces con su colega Darío Restrepo y crearon Noticolor.

Defender a capa y espada al mandatario de turno les costó varias enemistades. “A mí me tocó hacer comentarios que no siempre fueron agradables. Cuando Belisario Betancur llegó a la Presidencia en 1982 había un ministro de Comunicaciones al que le molestaba lo que hacíamos, entonces nos hicieron lo mismo que hizo Chávez con Radio Caracas Televisión”, dice Darío. El cierre de Noticolor representó la quiebra para ambos periodistas que en muchas ocasiones ponían dinero de su bolsillo para sacar el noticiero al aire. Darío Silva llegó a tener hasta tres embargos simultáneos sobre sus bienes y entró en una profunda depresión. “Fue entonces cuando decidí que iba a escribir un libro para desenmascarar a la clase política y luego de eso me iba a suicidar”. En esa época, Darío era cualquier cosa menos cristiano, incluso era masón y llegó a ser venerable maestro de la Logia José Hilario López Número 20 en Bogotá. “Un día me llamó una prima y en medio de la conversación le pregunté si ella sabía de alguien que pudiera prestarme dinero para pagar urgentemente unos impuestos pendientes. Al rato volvió a llamarme para decirme que una señora de su grupo de oración podía hacerme el préstamo”.

A Silva los cristianos y la gente que rezaba en grupo se le hacían la cosa más rara del mundo, por eso, cuando fue al encuentro con su ‘prestamista’ se imaginó todo, menos a Esther Lucía Ángel, la mujer elegante y bonita que conoció ese día y que le cambió la vida para siempre. “Ella me dijo: ‘Vengo a prestarte la plata, pero le dije a Dios que si me mandaba donde un tipo tan arrogante, antipático y además para arriesgar mi dinero, es porque a lo mejor sirve para su causa’”. Yo bromeando le pregunté: “¿Y qué te respondió El Señor?”. Abrió el bolso, sacó una Biblia y me leyó un párrafo del Libro de Job que describía a la perfección mi situación. Hablaba de un hombre que se acerca al sepulcro, nadie lo quiere, no tiene ni salud, ni bienes, era como un videotape de mi vida. Eso me impresionó mucho. Ella remató diciendo que mi problema no era económico, sino espiritual. “Yo vine a prestarte el dinero, pero además a presentarte a Jesús”.

A partir de ahí la vida de Darío se transformó y se fue involucrando en la religión cristiana hasta convertirse en pastor. Entró a trabajar a RCN Radio con Juan Gossaín y se encargaba de abrir el informativo de las cinco de la mañana con Julio Nieto Bernal, luego en las tardes iba a grupos de oración y por las noches estudiaba Teología. “Tres años después, la mujer que me había prestado el dinero, hizo un mejor negocio y se casó conmigo”, cuenta con humor.

Con ella empezaron el primer grupo de oración en el garaje de su casa, que al cabo de los años se convertiría en la Iglesia Cristiana Integral Casa sobre la Roca, una congregación que hoy cuenta con 28 iglesias en Colombia, tres en Estados Unidos y un grupo formativo de 300 miembros en Madrid, España.

Se calcula que alrededor de 35 mil personas son seguidores de este centro espiritual, algunos son reconocidos deportistas, celebridades, políticos y personajes de la vida nacional. Entre ellos se encuentran la fiscal Viviane Morales y su esposo Carlos Alonso Lucio, hoy en medio de una polémica luego de que el comisionado de paz Luis Carlos Restrepo pidiera a la propia fiscal investigar si Lucio fue asesor de las AUC. Al respecto, el pastor Silva dice que él no se mete en temas de política, pero que conoce a la fiscal Morales desde hace muchos años y la define como una mujer íntegra e impecable en el manejo de la ley. Sobre Lucio, dice que es un hombre muy inteligente y con un valioso testimonio de vida, que cuando estaba a punto de ser asesinado por órdenes de Carlos Castaño le prometió a Dios que iba a dedicarse a buscar la paz. “Si él ha hablado con personas al margen de la ley, no es porque esté cometiendo un delito, sino para convencerlos de que busquen otro camino. Él sabe que puede ser un instrumento del Señor”.

Otros personajes que asisten con frecuencia a la Casa sobre la Roca son el presentador Carlos Pinzón, el periodista J.J. Pinilla, el senador Juan Mario Laserna, los actores Ana María Kamper y Moisés Ángulo, quien es diácono, la joven actriz Ana María Estupiñán (protagonista de La Pola), quien acude con toda su familia. Además del futbolista Falcao García que se inició en la escuela de fútbol de este centro cristiano, y la inolvidable actriz Teresa Gutiérrez, seguidora del pastor Darío Silva, quien ofició la misa de su entierro.

Cuando se le pregunta al pastor por el éxito de su congregación dice que no tiene respuesta y que, de hecho, le ha formulado a Dios el mismo interrogante varias veces. “Creo que cuando la gente se da cuenta de que esto le sirve para practicar un mundo de éxito y felicidad en todos los aspectos, se entusiasma y lo toma como un estilo de vida y una forma de ser. Por eso se llama Casa sobre la Roca. Al final del Sermón del Monte, en el Evangelio de Mateo, el Señor dice cómo vivir en sociedad, de manera armoniosa: ‘Todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica, es el prudente que edifica su casa sobre la roca, donde ni el viento ni la tempestad la pueden tumbar’. Y eso es lo que hacemos, enseñarle a la gente a hacer su casa sobre la roca en todos los aspectos, familiar, laboral y frente a la sociedad. Orar y obrar, creer y hacer”.

Otros Articulos