Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Barack Obama y Beyoncé ¿Amantes?

Barack Obama y Beyoncé ¿Amantes?

Verdad o mentira

Las redes sociales y medios como el National Enquirer delatan el romance entre el presidente de Estados Unidos y la cantante. No todo el mundo lo cree y la Casa Blanca guarda silencio.
Obama se comporta como un adolescente con Beyoncé mientras que ella no le quita la mirada de encima, dicen supuestos testigos del romance. Foto: AP.
Por: 4/3/2014 00:00:00
El irresistible atractivo mutuo entre los poderosos y las bellas y famosas está comprobado y no es raro que Obama y Beyoncé, en la cima de sus carreras, sean objeto de la historia como la que, en principio, lanzó el periodista francés Pascal Rostain en Le Figaro, de París. Él no dio muchos detalles, sino que afirmó que otro rotativo de renombre, The Washington Post, pronto destaparía las pruebas del amorío. El diario lo desmintió, pero según el National Enquirer, la verdad fue que desistió de lanzar la bomba.

El Enquirer, conocido por sus salaces reportajes sobre la vida privada de las celebridades, echó mano del asunto y aseguró que la larga amistad que ha unido a la familia presidencial con Beyoncé y su esposo Jay-Z, se trocó en pasión prohibida. Por supuesto, la más disgustada con el presunto affaire es la primera dama, Michelle Obama. “Ella no está segura cuánto más podrá aguantar (…). Está harta de ser blanco de bromas y rumores de que su esposo no puede controlarse cuando ve unas faldas”, le confió al tabloide una fuente cercana a los Obama.

La exitosa Beyoncé, cuyo representante negó rotundamente el chisme, respaldó las campañas de Obama, cantó en su primer baile de posesión, en su segunda investidura y en la reciente fiesta en la Casa Blanca con motivo de los 50 años de Michelle, poco antes del estallido del escándalo. El Enquirer sostiene que ya en 2009 la primera dama había descubierto que cuando la estrella estaba en el mismo recinto con su marido no podía apartar los ojos de él, quien igualmente la miraba embelesado. “Antes de que las cosas se salieran de control, Michelle habló con Beyoncé para que se calmara, a riesgo de ser proscrita del palacio presidencial”, le reveló un infidente al Enquirer en esos días.

Pero Beyoncé no es la única belleza del espectáculo que se habría rendido ante del donjuán Obama. Las actrices Kerry Washington y Gabrielle Union, entre otras, figuran en la lista de posibles conquistas, lo cual tiene a su otrora sólido matrimonio a punto de volverse añicos. Varios medios han hablado del enfriamiento de la relación, que se volvió más grave con los coqueteos del presidente con la linda primera ministra danesa Helle Thorning-Schmidt, durante el sepelio de Nelson Mandela a finales del año pasado. El mundo entero vio el encantamiento de Obama tomándose selfies y riendo con la política, mientras que su esposa no ocultaba su disgusto. El episodio, se dice en los mentideros de Washington, resultó una afrenta para ella y por eso le reclamó duramente a su marido por su conducta. Para contentarla, él le ofreció el publicitado baile de cumpleaños que no sirvió de mucho. Ella ha optado, so pretexto de su activa labor social en todo el país, por mantenerse alejada de él y hasta duermen en cuartos separados. Si se ven, reportó hace poco el Mail on Sunday, siempre terminan peleándose a los gritos.

Michelle solo está esperando que concluya el periodo presidencial para divorciarse y quedarse viviendo en Washington con sus hijas, Malia y Sasha, mientras que él se radicará en su natal Hawái, anotó el Enquirer. “El asunto de Beyoncé es solo el último de una cadena de rumores sobre las infidelidades del presidente. Incluso, si no es verdad, muchos van a creerlo”, concluyó la revista. En efecto, tras abrir la caja de Pandora, Pascal Rostain, reconoció que los rumores son falsos y que los propagó por pura provocación. Pero el mal está hecho y ahora el cuento se unirá a la deliciosa crónica de amores clandestinos, reales y ficticios, de poderosos con divas, modelos y reinas de belleza, que se ha tejido por siglos.
LO MÁS VISTO