Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

¿120 millones de dólares  por este cuadro?

¿120 millones de dólares por este cuadro?

Gente

La economía mundial está en crisis, pero el mercado del arte se muestra más derrochador que nunca. El más reciente reflejo de ello es el récord que batió una de las versiones de la serie de pinturas ‘El grito’, del noruego Edvard Munch.
Una obra, que muchos creen que pudo ser pintada por un niño, batió el récord del cuadro más caro vendido en una subasta. Foto: AFP
Por: 10/5/2012 00:00:00
 La pieza acaba de ser rematada por la Casa Sotheby’s, de Nueva York, por 119,9 millones de dólares, el precio más alto alcanzado por una obra de arte en una subasta y que supera los 106,5 millones de dólares pagados hace dos años por ‘Desnudo, hojas verdes y busto’, de Picasso.

Muchos ven a esta pintura como hecha por un niño, mientras que otros la consideran la expresión de las emociones atormentadas. Como sea, la característica imagen de un hombre que se aprieta las mejillas delante de un fiordo de Oslo al tiempo que emite un alarido, ha estado en la memoria visual de millones de espectadores durante años y la obstinada puja por quedarse con ella corrobora la alta estimación que se le profesa.

En principio, se previó que alcanzaría un valor de 80 millones de dólares, el cual obviamente fue superado por su nuevo dueño, cuya identidad permanece en el anonimato. Apenas se supo la noticia, empezaron las especulaciones acerca del posible comprador. Los más mencionados son Paul Allen, cofundador de Microsoft, y el sheik de Qatar, Hamad bin Khalifa Al Thani. De este último, a propósito, se dice que compró el año pasado el cuadro ‘Los jugadores de cartas’, de Paul Cézanne, por 250 millones de dólares, con lo cual batió el récord de la obra de arte más cara vendida fuera de una subasta.

Pero la Familia Real de Qatar no dijo nada al respecto y ahora se rumora que la pintura pudo ser adquirida por millonarios rusos o griegos. Lo que no es un misterio es que el comercio del arte ruge como nunca y se esperan más ventas de infarto.
LO MÁS VISTO