NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Tutina de Santos, La Dama del Invierno

Eventos

Sin haberse mudado aún al Palacio de Nariño, María Clemencia Rodríguez de Santos se puso la camiseta para enfrentar la peor tragedia invernal que haya tenido que vivir el país en los últimos 30 años.
Desde que empezó su gobierno el presidente Santos, su esposa se comprometió a trabajar por los niños de Colombia. Esta fotografía, tomada en la Guajira la semana pasada, así lo demuestra. Fotos: Cortesía Presidencia de la República.
Por: 3/1/2011 00:00:00
Creó, en conjunto con su marido, la campaña Colombia Humanitaria, que recoge fondos para socorrer a los dos millones de damnificados por las lluvias. Quedó claro que ella y el Presidente no son sólo un matrimonio, sino un equipo de trabajo que le va a prestar importantes servicios al país.

Cuando María Clemencia Rodríguez dijo “Sí, acepto”, en República Dominicana, hace 25 años, realmente se comprometió con Juan Manuel Santos a caminar de su mano por la vida y a ponerse la camiseta siempre que fuera necesario.

Se puso la de La U, durante la campaña presidencial, y ahora se pone la de Colombia Humanitaria, el programa que lanzó el Gobierno el pasado 23 de noviembre para ayudar a los damnificados de la peor tragedia invernal que haya vivido nuestro país en los últimos 30 años.

Junto a su marido, estuvo en la Costa Atlántica repartiendo ayudas, a mediados de octubre, cuando las lluvias empezaban a arreciar; en noviembre, vestida de invierno, se unió al grupo que llevó Santos en una embarcación de la Infantería de Marina a hacer un reconocimiento de los estragos causados por el desbordamiento del río Bogotá; y en diciembre, viajó a Medellín a socorrer a los sobrevivientes del derrumbe de Bello, en Antioquia, donde no se pudieron recuperar un centenar de cuerpos.

Ricardo Galán, jefe de Prensa de la campaña presidencial de Santos, dice que como Primera Dama se sale del molde, que tiene olfato político y le gusta, que opina para mejorar, y que su marido y quienes lo rodean le creen, porque es una mujer muy inteligente y ejecutiva. Tiene criterio y opiniones firmes y siempre ha sido una de las voces que más escucha el actual Presidente.

Sus colaboradores, que la han visto en acción durante estos últimos dos meses, afirman que cada vez que visita a los damnificados, regresa conmovida, pensando qué puede hacer para solucionar los problemas de tantos colombianos cuya vida fue trastornada por el invierno.

Por eso, mientras el Presidente, con 90 por ciento de aprobación en su gestión, declara la emergencia social y económica por los estragos de la tragedia, en su despacho, Tutina, quien siempre ha generado confianza y credibilidad entre la clase empresarial, ha sido quien coordina las donaciones a la campaña Colombia Humanitaria, que al cierre de esta edición sumaban 2.991’660.337,56 pesos, en dinero y en especie. El industrial Julio Mario Santo Domingo, por ejemplo, entregó cinco millones de dólares, los grupos Sarmiento y Ardila dieron 15 mil millones de pesos cada uno, y el BID otorgó un crédito de 350 millones de dólares.

Este ha sido un año de pruebas y buenos resultados para Tutina, que siempre fue una mujer de bajo perfil y, aunque no lo parezca –porque ha llegado a subirse a una tarima a dar discursos–, hasta tímida.

Quienes han trabajado con su marido, afirman que Tutina era una presencia discreta cuando Santos era Ministro o cuando trabajaba en El Tiempo. Pero, desde que empezó la campaña por la Presidencia, lo ha acompañado comprometida y entusiasta, a pesar de que no estaba acostumbrada a este ajetreo.

Los colombianos se han familiarizado con su estilo elegante, y al mismo tiempo sobrio, cuya vida cambió cuando el periodista con el que se había casado se convirtió en político. Ahora, aparece firme junto a él en las cumbres internacionales, en algunos actos públicos, y últimamente en los lugares más afectados por el invierno.

Si antes era admirada por su belleza y distinción, ahora lo que los colombianos ven es una sensibilidad social real, una voluntad de servicio público y un compromiso con Colombia que con sólo cuatro meses de duración está mostrando grandes resultados.

En sus propias palabras

Ha estado en los lugares más afectados. ¿Es esto nuevo para usted? -En el momento en que Juan Manuel fue elegido Presidente de los colombianos, me puse la camiseta para servirle a mi país y a mis compatriotas. No ahorraré el mínimo esfuerzo para ayudar a todos y cada uno de los damnificados.

¿Cómo se ha sentido? -Me siento comprometida para hacer todo lo que esté a mi alcance. Creo que es un deber, no solamente mío, sino de todos los que podemos ayudar. Colombia ha sido un país solidario y ante la adversidad siempre ha tenido la fortaleza para salir adelante.

¿Cuál es la peor parte de esta tragedia? -Ha sido triste y muy doloroso saber que 300 personas han muerto y casi dos millones de compatriotas lo han perdido todo.

Ahora que ha sobrevolado a Colombia, que está medio hundida, ¿siente diferente al país? -Siento un país golpeado, pero luchando por salir adelante. Unidos saldremos de esto. Los pueblos muestran su grandeza en las circunstancias difíciles, y es el momento de probar que los colombianos somos un pueblo grande, con un corazón aun más grande para ayudar y dar la mano a quienes más lo necesitan.

Está al frente de la campaña Colombia Humanitaria. ¿Cuál es exactamente su labor en esta causa? -Colombia Humanitaria es un programa que se creó desde la Presidencia de la República para articular, desde el Gobierno y de manera efectiva, la ayuda de los empresarios, la ciudadanía y la cooperación internacional. Es un programa a largo plazo, que busca cubrir primero la emergencia como tal, pero dar soluciones de raíz para evitar nuevas tragedias en el futuro.

Estoy apoyando en dar a conocer el programa para despertar la sensibilidad y generosidad de todos los colombianos. Junto con Everardo Murillo, director de Colombia Humanitaria, trabajamos intensamente para que este programa ayude a aliviar el sufrimiento de tantos compatriotas.

¿A qué hora se ocupa también de los últimos ajustes para su mudanza a la Casa de Nariño? -En este momento, mi prioridad es Colombia Humanitaria, pero dentro de muy poco tiempo ya estaremos allá.

Se dice que es una mujer tímida, pero la verdad es que lo ha hecho muy bien cuando ha tenido que estar en público, y muchos no lo creen. ¿Qué tanto de verdad hay en eso? -Bueno, gracias por sus palabras. Hago lo mejor que puedo.

¿Le gusta la política? -La política, para servirle al país.

Ya se dice que estamos frente a un nuevo estilo de Primera Dama. Una mujer activa y emprendedora, que opina y toma decisiones, sin opacar jamás a su marido. ¿Qué piensa de eso? -He sido una persona comprometida de corazón.

¿Cómo va a cerrar la familia Santos este año, que tantas pruebas les ha puesto? -Unidos, como siempre.
LO MÁS VISTO