NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Romero Britto: El genio del arte neopop en Colombia

Eventos

El artista brasileño, considerado como el gurú del neopop y cuyas obras y objetos comerciales inundan el mercado de Miami desde hace años, viene a Bogotá en noviembre a abrir su propia sala-almacén que se llamará Sua Galería.
Desde botellas hasta relojes, Romero Britto ha intervenido objetos para importante marcas. Aquí, junto a un automóvil Bentley pintado por él. Foto: AFP.
Por: 2/11/2011 00:00:00
Tal vez una de las mejores descripciones del arte de Romero Britto fue la que hizo hace algunos años el New York Times: “su trabajo exuda calidez, optimismo y amor”. En aquel entonces, el joven brasileño nacido en Recife, ya consolidaba una carrera ascendente que lo llevaría a convertirse en el pintor más importante del neopop, no solo por lo llamativo de su trabajo, sino por su filosofía, según la cual “el arte es algo tan importante, que debe ser compartido”.

Britto creció en una familia muy humilde de ocho hermanos. Desde muy joven tuvo inquietud por la pintura, pero como no tenía dinero para materiales, usaba papel periódico para hacer sus primeras obras. A comienzos de los 80 y con sus pocos ahorros se fue a París para experimentar esa atmósfera ilimitada de inspiración con la que sueñan todos los artistas en la capital francesa. Ya en esa época el artista tenía clara su fascinación por los colores y las formas, que aun hoy son su sello inconfundible. A finales de 1988 se mudó a Miami, una ciudad que se identificaba con su propuesta y donde su nombre se transformó en un icono del pop art. Las galerías empezaron a interesarse por sus cuadros y a venderlos como pan caliente. Hoy su tienda de arte en Lincoln Road es una de las más populares de la ciudad y su trabajo un reflejo de su personalidad, tan carismática y lejana de las vanidades típicas de otros artistas contemporáneos.

Uno de sus primeros aciertos fue participar en propuestas para marcas comerciales como Vodka Absolut, automóviles Audi o agua Evian, entre muchas otras, que lo invitaban para intervenir sus logos o productos con su propuesta artística, algo que le permitió mostrar su trabajo a un público más allá de galerías o coleccionistas. En segundo lugar, Britto decidió que su arte podía estar en cuadros o esculturas costosas, pero también en piezas de uso cotidiano como tazas, paraguas, agendas, etc.
 
De tal manera que si alguien apreciaba su trabajo, podía acceder a él sin necesidad de invertir una fortuna. Esta filosofía le ha acarreado algunos reproches entre sus colegas y críticos de arte, sin embargo, para Britto, aquellos que se emocionan con su trabajo son quienes tienen la última palabra.

Ya varios países cuentan con una galería especializada en el arte de Romero Britto y ahora le tocó el turno a Colombia. “Después de una negociación de casi dos años, un grupo de socios logró reunir los requisitos para inaugurar Sua Galería, un espacio que combina el concepto de sala de exhibición con almacén. La idea es darles a los visitantes la posibilidad de apreciar algunas de sus mejores obras, y al mismo tiempo ofrecerles Britto Coleccionables, una línea de objetos creada por el artista para cumplir con su meta de que todas las personas puedan acceder a su trabajo”, explica Carolina Ortiz, gerenta general de la galería.
LO MÁS VISTO