NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Roberto Cavalli busca inspiración en Colombia

Eventos

El diseñador florentino se paseó el país de norte a sur antes de llegar al Cali Exposhow, donde presentó su desfile. El creador del animal print estuvo en Guajira, en la Zona Cafetera y en Amazonas.
Pilar Castaño entrevistó al diseñador en el Club Colombia de Cali. Foto: Alexis Murillo/10.
Por: 26/11/2010 00:00:00
Además prometió que en su próxima colección se verá el verde de la vegetación y el colorido de las orquídeas colombianas. Pilar Castaño lo entrevistó para Jet-set.

“Quisiera ser recordado más como un artista que como un diseñador”. Esa frase es totalmente coherente con su imagen y estilo. Al verlo, me recuerda al latin lover clásico de las calles de Florencia, su ciudad natal. Alto, bronceado, con labios grandes, mucho pelo, camisa negra abierta, siempre camisa negra, cadenas sobre el pecho y en especial una cruz inmensa de piedras. Botas puntudas de gamuza y los apretados jeans Cavalli. Varias pulseras, un reloj y gafas oscuras, todo Cavalli. Se ve más joven que los años que tiene. Se mueve con gracia y parece que baila muy bien.

Acompañado por Sandra, una bella mujer mucho más joven que él, llegó al aeropuerto de Rioacha proveniente de Milán, el 11 de octubre, en su jet privado. Casi no puede aterrizar porque la torre la abren a las ocho de la mañana y el sofisticado aparato llegó minutos después de las siete. Después de conocer el Cabo de la Vela y Punta Gallinas, siguió hacia la Zona Cafetera, durmió dos noches en Pereira y el 14 salió para Leticia, donde disfrutó del hotel-casa flotante que tiene Aviatur. Montó en lancha por todo el río Amazonas, observándolo todo: micos, pájaros, plantas. Se enamoró del mico macaco y está haciendo lo imposible por llevarse uno a su casa en el campo de La Toscana. Pacific Rubiales le prestó un helicóptero para conocer mejor y sobrevolar la selva y quedó totalmente enamorado de los lugares que visitó.

“En mi próxima colección estarán los diferentes verdes de Amazonas y sus orquídeas y pájaros. Nunca había visto tanta exuberancia”. Estaba feliz de haber conocido los lugares más al norte y más al sur de Colombia. Lleno de nuestro país, llegó finalmente a Cali, tranquilo y feliz de disfrutar de esta feria de moda que ha adquirido tanto prestigio en los últimos años.

El desfile que presentó Roberto Cavalli fue una retrospectiva de sus 40 años de trabajo, que comenzó en la sala Bianca del Palazo Pitti en Florencia. Fue más como una exposición de arte haciendo alusión a su abuelo artista que a un desfile. Todo comenzó con los días que vivió viendo a su madre modista coser y elaborar sofisticados vestidos. Su primer taller pequeño fue de estampación en materiales como el cuero y la lana gruesa. Le fue tan bien, que lo contrataron casas reconocidas en París como Hermès y Pierre Cardin. “A Emilio Pucci, a quien admiro profundamente, no por ser florentino como yo, sino porque fue un genio de la estampación, nunca pude trabajarle sus diseños en mi taller porque me quedaban horribles. Sus sedas y chifones eran muy delicados para mis máquinas, y hoy ese diseñador finlandés que lleva la firma Peter Dundas, copia a Cavalli sin contemplación y ¡lo hace fatal! ¿Qué puedes esperar de un nórdico?”.

Cavalli se enamoró de la naturaleza y la llevó a las pasarelas. Su sello es inconfundible. Lo vimos una vez más en Cali, aunque su colección no fue la de Primavera-Verano 2011 que acaba de presentar en París, en la École des Beaux Arts, donde sólo imprimió el pitón en sus sedas y encajes. Nadie más consciente que él de que el animal print le pertenece. Roberto Cavalli, o Bobby, como le dicen sus musas, a las que ha envuelto con su moda llena de sensualidad y de fantasía: Sarah Jessica Parker, Victoria Beckham, Jennifer López, Valeria Mazza, Eugenia Silva, Shakira, Sharon Stone, Beyoncé, Eva Longoria, y tantas, tantas mujeres, lleva 40 años escribiendo la historia de la moda. Desde su ‘Just Cavalli’, que ha sido la seducción de su línea de cuero, taches, borlas y jeans en todos los lavados y texturas posibles, sus accesorios, y, desde luego, su primera línea de trajes para las divas que lo adoran en el tapete rojo.
Al entrevistarlo en el Club Colombia, después de la rueda de prensa, me dijo con pasión que se iba de nuestro país enamorado de sus regiones, de las sonrisas de sus gentes y de las mujeres bellas. Aseguró que volvería, que se iba inspirado con nuestros verdes, flores y plantas.

Al preguntarle por su línea popular, como la que diseñó para H&M en Nueva York, que se agotó en 45 minutos después de colas interminables para poder comprar el vestidito de leopardo, sello indiscutible de su firma, me contestó: “No es fácil volver a hacerlo. Fue un éxito total. Pero mi moda está llena de fantasía, y la fantasía no se puede popularizar porque pierde el encanto”.

¿De dónde salieron los primeros animal prints? -De mis viajes. Yo mismo he hecho siempre mis fotos, las imprimo y luego creo, con mi equipo que me interpreta velozmente las ideas, lo que se me va ocurriendo.

¿Qué lo relaja? -Mi familia, cocinar con Eva, mi mujer; mis hijos, mis nietos. Todos en el barco, en el campo, en Milán o París.

París, ¿en dónde? - En la Isla de La Cité, donde tengo un bello lugar con vista sobre el Sena, y donde soy muy feliz.

¿Cuándo cumple años, no cuántos, sino cuándo? -(Risas) No ho l’età, no tengo edad. Cumplo el 15 de noviembre. Soy Escorpión y haré una gran fiesta. ¡Siempre celebro estar vivo!”.

Eso es verdad. Es un hombre divertido, cálido, fresco, que vino, y no sólo venció, sino cumplió con las expectativas de ver y estar al lado de un grande, de un verdadero artista de la moda.
LO MÁS VISTO