NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

¿Qué hace un colombiano en el festival Eurovisión?

Eventos

Se llama Jurgis Didziulis y nació en Colombia, pero defenderá en el Festival de Eurovisión bajo la bandera de Lituania la canción "East Europan Funk" como líder del grupo InCulto.
Jurgis Didziulis, es el líder del grupo InCulto, que representa a Lituania en el Festival Eurovisión. Foto: Página Oficial Eurovision.tv
Por: 26/5/2010 00:00:00
¿Alguien da más? Pues sí: si respeta lo ensayado, se quedará en calzoncillos brillantes sobre el escenario.
 

Mientras en Colombia el candidato a la presidencia por el Partido Verde tiene sangre lituana y se llama Antanas Mockus, en Noruega un colombiano con abuelos nacidos en Lituania representa a este país en Eurovisión.
 

Como parte menos influyente de este curioso enroque, Didziulis se ha encargado, con su grupo de rock callejero InCulto, de revolucionar los previos del festival europeo de la canción con "East European Funk".
 

Nacido en Colombia en 1979, Jurgis Didziulis llegó a la república báltica hace diez años. "Mi abuelo emigró a Latinoamérica después de la Segunda Guerra Mundial", explica en una entrevista con Efe Didziulis, y en su familia les inculcaron "no una nacionalidad, pero sí cierto amor por la cultura lituana".
 

Con la caída del Muro de Berlín, sus familiares decidieron volver a la que fue su tierra y, hace ahora diez años, Jurgis Didziulis decidió seguir el mismo camino. En estos momento ya ha formado su familia con Erica Jennings, la representante de Lituania en Eurovisión de 2001, así como su grupo, al que decidió llamar InCulto.
 

"La idea de InCulto es hacer mezclas de culturas distintas y crear cócteles musicales poco comunes. Unos salen bien y otros no tanto. Pero éste ha salido fenomenal", dice orgulloso.
 

 

El "éste" al que se refiere es "East European Funk", la propuesta con la que el cantante y otros cuatro músicos llenarán este jueves el escenario en la segunda semifinal en el Telenor Arena de Oslo para intentar colarse en la final del sábado.
 

La canción tiene un mensaje muy claro y muy oportuno en la coyuntura eurovisiva: "Es sobre la frustración de los países de Europa Oriental, saliendo del comunismo teniendo problemas con el capitalismo", explica con seriedad sobre una canción que llama a la fiesta.
 

"Se trata de decir: el pasado es pasado, el presente ya no es tan importante. Pongamos una sonrisa, miremos al futuro de una manera positiva y 'Get up and dance' (levántate y baila), vamos a divertirnos", asegura.
 

Ese concepto de diversión incluye, por ejemplo, salir al escenario con instrumentos falsos: "En Eurovisión no está permitido tocar con instrumentos en vivo. Así que nosotros no tenemos instrumentos, sino instrumentos de plástico y estamos simulando tocar con ellos", asegura el colombiano.
 

Y es que, en realidad, el fuerte de InCulto es el directo y, por eso, los cinco miembros del grupo se han lanzado a la calle con instrumentos verdaderos estos días en Oslo para promocionar su música y ofrecer un buen entretenimiento a los viandantes.
 

"Llevamos siete años con el grupo y Eurovisión ha sido un paso más. No nos ayudará tanto la gala en sí sino la gira que hemos estado realizando por trece países para promocionar nuestra candidatura", argumenta.
 

Pero, por si no bastara con su canción, los instrumentos de mentira, la mezcla de razas y su pegadizo ritmo entre el ska, los ritmos eslavos, los latinos y los zíngaros, InCulto se guarda el golpe de efecto de dejar a todos sus miembros en unos escuetos calzoncillos de strass.
 

"Eurovisión tiene un elemento de liberación sexual, de extravagancia. Nuestros calzoncillos que brillan son una manera de demostrar que nosotros podemos ser eurovisivos también", afirma.
 

"Estamos aquí para romper el molde, pero también decir: entendemos de qué va este concurso y pagarle tributo a los que han puesto la liberación sexual en una agenda pública en este concurso en los últimos 20 años", concluye Didziulis.
 

EFE
LO MÁS VISTO