Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Proponen un ¡olé! al humo con cigarrillos electrónicos

Proponen un ¡olé! al humo con cigarrillos electrónicos

Sergio y Javier Martínez, dos hermanos que con un novedoso invento que se pone de moda alrededor del mundo, buscan crear una cultura sana entre fumadores colombianos.
Sergio y Javier Martínez. / Fotos: Matías Gutierrez
Por: 15/4/2010 00:00:00
Con un aparato técnicamente llamado dispositivo electrónico de nicotina y que luce como un cigarrillo tradicional, los empresarios brindan a los fumadores colombianos la opción de reducir el tabaco sin traumatismos.

De las recientes leyes que tanto critican los fumadores en Bogotá, al no permitirles disfrutar de un cigarrillo dentro de un establecimiento mientas se es está de rumba por ejemplo, los empresarios y hermanos Martínez buscan sacar provecho y al mismo tiempo crear conciencia sobre el daño que el tabaco hace en el cuerpo.

“Es todo lo que te gusta, sin nada de lo que molesta”, explican el producto e-freedom que promocionan en Colombia desde hace tres meses, durante una entrevista a Jet Set.com.co.

“Queremos dar una herramienta para que desde fumando puedan ver los beneficios de dejar de fumar y así tomar una decisión de conciencia”. Explica Sergio de 28 años, quien se considera un comerciante en constante búsqueda de productos ‘raros’.

El producto no produce un aroma penetrante porque sólo imita el humo del cigarrillo sin combustión, evitando los efectos nocivos del monoxido de carbono y el alquitrán.

Fumadores de México, Canadá, España, Estados Unidos, Centro América y Asía comenzaron ya a reemplazar sus cigarrillos convencionales por el dispositivo electrónico que además evita el temible cáncer y ya llegó a Colombia.

“En una encuesta europea un fumador promedio gasta 25.7 días del año saliendo a fumar, de manera que pierde tiempo en su trabajo, razón por la cual las empresas en Europa están optando por no contratar empleados fumadores”, Señaló Sergio, mientras disfrutaba de una bocanada de su cigarrillo electrónico, que además de producir poco humo y sin olor puede utilizarlo incluso dentro de una oficina.

El dispositivo tiene una batería recargable y su punta se enciende cuando el fumador aspira el aparato.

“He notado demasiados cambios, sobre todo físicos”, dijo por su parte Javier de 34 años y de profesión abogado.

“Soy un empresario que vio la solución de un problema personal y quiso solucionar el problema de los de más y es la hora que el cigarrillo me devuelve el dinero que me ha quitado”. Añade el menor de los Martínez.


“Estamos concientes de que la problemática no se ha tratado como se debería, la prohibición no es el camino más indicado, los fumadores emigraron a la calle y están siendo separados de la sociedad por su mismo hábito”. Agrega.


Ana María Gutiérrez de Piñeres / Jet set.com.co

LO MÁS VISTO