NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Pirry lanzó a su mamá en paracaídas

Eventos

Por los lados de RCN no se equivocaban cuando decían que a Pirry sólo le faltaba lanzarse con la mamá en paracaídas. Finalmente lo hizo en Flandes, Tolima, donde él y doña Clara La-Rotta, una ama de casa convencional, saltaron al vacío desde 12 mil pies de altura.
Pirry fue el primer sorprendido por el temple de su madre, quien durante los minutos previos de su aventura logró controlar el nerviosismo. Fotos: Cortesía Canal RCN.
Por: 31/5/2011 00:00:00
Ni el mismo Pirry se creía capaz de superar sus propias aventuras, como la que vivió hace años frente a las mandíbulas voraces de un tiburón toro, o como cuando se sintió cerca a la muerte por culpa de un enema pulmonar que pescó en las nieves perpetuas en el Aconcagua. El presentador y cronista de RCN pensó que lo había hecho todo, hasta que llegó Clara La-Rotta, su madre de 64 años, y le dijo con tono imperativo que quería lanzarse junto a él en paracaídas.

Al principio no le dio crédito a las palabras de la valiente mujer que hasta ahora lo único osado que había hecho, según el mismo Pirry, era educar a sus tres hijos con dedicación y sin quejarse. “Las mujeres de mi familia, incluyendo a mi madre, son recatadas y reservadas. Por eso, su decisión nos tomó por sorpresa”, aseguró este periodista, que la teleaudiencia colombiana logró conocer por sus denuncias sociales y por sus vivencias de vértigo bajo los océanos y en las alturas.

La propuesta de la señora La-Rotta dividió su núcleo familiar, pues casi todos prefieren ver el arrojo de los aventureros desde una cómoda butaca frente al televisor, que estar en el pellejo de ellos. La hermana mayor de Pirry, por ejemplo, fue una de las que reaccionó con vehemencia ante la osadía de su progenitora, quien desde hace años sufre de presión arterial alta y que, aunque controla con medicamentos, más de una vez la ha obligado a consultar a los especialistas. “Mi hermana me dijo que estaba loco porque iba a matar a mi mamá”, recordó Pirry, quien a pesar de la advertencia siguió con los planes de Clara La-Rotta.

Por supuesto, el intrépido comunicador argumentó su propia defensa con tal persuasión, que terminó convenciendo a la hermana que se oponía a esta aventura aérea. “Le dije, no nos joda. Más bien súbase al avión con nosotros y láncese en paracaídas”. Es más, cuando ya estaban subidos en la aeronave, ella fue la primera en lanzarse al vacío con la asistencia del mismo equipo humano que asesoró a su mamá Clara La-Rotta, quien permitió que grabaran su hazaña para un especial de RCN Televisión que fue emitido hace varios días.

Para la crónica televisiva, madre e hijos viajaron hasta una escuela de paracaidismo en Flandes, Tolima, donde tomaron un aeroplano que los llevó a 12 mil pies de altura, y desde donde desafiaron el miedo a la muerte. Clara se subió al avión sin nerviosismo y con la tranquilidad que le dio un médico que la examinó y que la encontró sin osteoporosis y sin problemas cardiacos, dos requisitos fundamentales para practicar el paracaidismo.

A lo anterior se sumó el apoyo de más de 13 mil cibernautas que la animaron a concretar la aventura desde las redes sociales como Facebook y Twitter. Estas mismas personas que más tarde la siguieron por televisión, le volvieron a escribir para felicitarla por su osadía juvenil. “¡Que chimba, Clara!”, escribieron algunos. “Eres un ejemplo digno de imitar”, decían otros mensajes de mujeres de su misma edad que ahora están dispuestas a viajar a Flandes para botarse en paracaídas.

Según Pirry, muchas de las espectadoras se vieron reflejadas en la historia de vida de su madre que, aunque era feliz en el hogar, siempre había sentido la necesidad de romper la rutina de todos los días. Por otra parte, el ‘vuelo’ de Clara La-Rotta adquirió un sentido diferente al sólo placer por la aventura, justo cuando acababa de enviudar, y que en consecuencia la motivó a gozarse la vida sin los miedos de muchas mujeres de su generación. “Mi papá se nos fue hace poco por culpa de un cáncer. Como mi mamá quedó sola, se le dio por hacer cosas que no había hecho antes. No sólo retomó la pintura, sino que se le midió a esta hazaña que todo el mundo vio en televisión”, afirmó Pirry.

El día de la transmisión del programa, cuando empezaron a rodar los créditos finales, los televidentes entendieron que el espíritu aventurero de Pirry fue heredado de la familia materna, y es que la madre de Clara La-Rotta, Marina Spinel, también practicó paracaidismo hace 23 años en Acapulco, México.

Es tal la vocación tardía de Clara por los deportes extremos, que sus hazañas no terminarán en la población de Flandes, Tolima. Próximamente, su intrépido hijo la llevará de buceo al fondo del mar como muestra fehaciente de que la vida con arrojo puede volver a empezar a los 64 años.
LO MÁS VISTO