NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

PAULA OSPINA: EL OTRO LADO DE LA CAMARA

Eventos

Paula Ospina expone sus fotografías por primera vez en Colombia. Sus series Rothko y Espacios Sagrados podrán verse en el Planetario en el marco de Fotográfica Bogotá 2007.
Por: Liliana López Sorzano15/4/2010 00:00:00
Esta colombiana fue una de las promesas en el mundo del modelaje. Perteneció a la casa de modelos Ford, lo que significaba el sueño para cualquiera en la década del 90. Sin embargo, decidió cambiar las pasarelas por una cámara y hoy en día, prefiere las galerías a la moda.
Paris, Nueva York, Milán, Londres, Madrid, Tokio: la vuelta al mundo en 80 días fue de esas experiencias gratas que siete años de modelaje le dejaron. No sólo la posibilidad de recorrer el mundo sino también la percepción de cómo tomar una buena foto. Y es que el arte siempre fue una preocupación para Paula. El óleo, las acuarelas y los pasteles fueron materiales con los que experimentó su parte creativa, pero el hecho de estar montada en un avión, le impedía cargar con caballete y pinceles. Definitivamente, la cámara resultaba más práctica. En el 2001, decide decirle adiós a las pasarelas como consecuencia de inquietudes existenciales y se dedica a la fotografía, al yoga, a la meditación y al ayurveda; prácticas que le aportaban mucho y llenaban ese vacío que le había dejado el modelaje. “Todo se entreteje con el arte. Todas mis fotos están tratando de transmitir también el resultado de esa búsqueda de la meditación y del yoga. Es generar espacios internos de introspección, de serenidad, de reflexión. Es la misma misión que se podría compartir con el yoga pero haciéndolo de una forma visual y artística”, dice Paula.
Ha vivido en Paris, Nueva York y ahora está radicada en Barcelona. Esta es la primera vez que expone en Colombia en el cuadro del II Encuentro Fotográfico Internacional de Bogotá. Sus fotografías están expuestas en el Planetario y nos muestra dos series: Rothko y Espacios Sagrados. La primera busca encontrar profundidad en la sencillez y es inspirada en el artista expresionista americano del mismo nombre. Todas las imágenes son captadas desde un avión: un cielo limpio, el horizonte en una línea y un sol apenas esbozado son para Paula espacios externos que generan mucho espacio interior. La segunda está compuesta por fotos de rituales y templos, la cual busca evocar ese espacio sagrado que hay dentro de cada uno, tan desconocido a veces pero que existe y está ahí.
Resulta paradójico haber pasado del mundo de las apariencias y de la imagen exterior al universo espiritual y artístico. Sin embargo, Paula encontró el camino a seguir y se siente tranquila y segura de sus nuevos rumbos.

LO MÁS VISTO