Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Pacho Santos no quiere que le digan “doctor”

Pacho Santos no quiere que le digan “doctor”

De la política a la radio

El sucesor de Juan Gossaín en la dirección del bloque de noticias de la mañana de RCN Radio tiene una larga trayectoria en el periodismo escrito, pero jamás había trabajado en el mundo radial.
“La política, como lo he dicho en innumerables ocasiones, quedó atrás. Aunque no me crean, tampoco me interesa la Alcaldía de Bogotá”, dice el nuevo director de las noticias de la mañana de RCN Radio, Francisco Santos. Foto: Gerardo Gómez/10.
Por: 12/10/2010 00:00:00
Su experiencia con los micrófonos se limitaba a las declaraciones que dio a sus colegas durante los ocho años que estuvo en la Vicepresidencia de la República. El reto será aumentar la audiencia y lograr la imparcialidad frente al fantasma de los escándalos de la era uribista.

El primer día de su trabajo como director del bloque de noticias de RCN, La Radio, Francisco Santos apeló a su estilo espontáneo y coloquial que mantuvo aun en los momentos más críticos de su gestión en la Vicepresidencia de la República. Por ejemplo, al aire admitió que se sentía primíparo, que desconocía el lenguaje radial y que le tomará mucho tiempo aprenderlo. Sin embargo, tuvo una salida más espontánea cuando Alejandro Villalobos, de La Mega, lo trató de manera reverencial y lo llamó “doctor Francisco”, ante todos los periodistas de la mesa de trabajo, o mejor, sus nuevos compañeros. Con uno de sus tantos chispazos de humor, Santos le hizo el quite a la solemnidad de su colega: “Más doctor será usted, porque yo no soy médico, ni receto medicinas, ni tengo PhD, ni soy ‘Don’. Ya no soy político”.

Esas palabras, que lanzó a manera de borrón y cuenta nueva, ratificaron su deseo de que lo relacionen con el periodismo en su vida profesional y con su debut en la radio, después de ocho años de batallas en el poder ejecutivo al lado del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez.

Pero este comienzo no ha sido fácil, y más, cuando el país político espera que él cumpla con los principios de neutralidad e independencia frente a los temas que atañen a los escándalos del gobierno uribista y a las primeras controversias de la era de su primo hermano, Juan Manuel Santos. “Ya no soy ‘Vice’, soy periodista. Acá, frente al micrófono, sólo cabe información. Haré las críticas duras cuando toque”, dijo, en medio de una avalancha de declaraciones que, incluso, llegaron a las cabinas de emisión de las emisoras de la competencia como Caracol Radio.

Ese día, el programa de opinión La luciérnaga lo convirtió en comidilla de varios de sus comentarios humorísticos. No faltó un Gustavo Álvarez Gardeazábal corrosivo y sin contemplaciones con su nuevo colega de la radio: “Qué estrés el debut de Santos. Es un desaliño de programa”.

El periodista no sólo se había acostumbrado a las críticas de La luciérnaga, en estos últimos ocho años, sino a las parodias de su voz que no ha sido propiamente cultivada para la locución radial: “Eso es así, yo no busco ser el gran locutor, sino que la gente sienta mi estilo fresco e informal como siempre me he mostrado”.

El pasado 8 de septiembre, al sentarse en la silla que dejó Juan Gossaín, el propio Santos permitió que lo imitara un grupo de humoristas de Radio Uno. No tuvo reparo en celebrar las ocurrencias de sus imitadores que dijeron que “para ser director de Radio Sucesos era necesario ser vicepresidente, y que si dentro de cuatro años estaba aburrido, Angelino Garzón sería su reemplazo”.
Incluso, hay quienes se atreven a afirmar que la Organización Ardila Lülle deberá buscar al sucesor de Pacho Santos antes de un año, cuando se caliente el debate electoral con miras a la elección del nuevo alcalde de Bogotá.

Su nombre, que siempre ha estado en el sonajero, volvió a tomar fuerza como ficha importante del uribismo en la capital de la República. Sólo que Francisco Santos, en plena fiebre por los micrófonos radiales, ha tratado de frenar los rumores de sus nuevas aspiraciones políticas: “Ya he dicho que mi vida durante mucho tiempo va a ser el periodismo. Apenas estoy empezando y ya puedo decir que la radio me parece apasionante”.

Como todavía es prematuro evaluar su gestión, no se sabe si el ‘Santos que reemplazó a Gossaín’ tiene menos detractores que el ‘Santos político’. Por lo pronto, sana viejas peleas. Justo el día de su debut, Francisco Santos fumó la pipa de la paz con el actual ministro del Interior, Germán Vargas, de quien dijo en los momentos más álgidos de su confrontación que “se voltea más que una arepa” y que “su llegada al Ministerio es como poner al ratón a cuidar el queso”. La radio no es la televisión para que todos vieran el abrazo, pero fue descrito con pelos y señales al aire, tanto por él como por sus colegas de la mesa. Santos dejó que le tomaran el pelo una vez más.

Con ese estilo informal busca disparar la audiencia de la mañana de RCN Radio. Las estrategias inmediatas en la ‘era de Pacho’ pretenden acercarse a los grupos populares, entre ellos, al de los taxistas, considerado uno de los grupos que más consume radio en el país. De hecho, cada mañana tiene una sección en la que los premia por la fidelidad con el nuevo esquema de las radionoticias de RCN. La idea de Pacho es que ellos se sientan en confianza y para eso les repite al aire, una y mil veces: “No me traten de doctor”.
LO MÁS VISTO