NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Nadie pensó que esto pudiera durar: 'Brangelina'

Eventos

La familia multiétnica más famosa del jet-set reapareció tras meses resguardada de la mirada pública. Los 6 herederos de los 'Bradgelina causaron sensación por lo grandes que están y porque son la muestra de la seriedad de esta pareja por la que nadie daba un centavo.
Angelina Jolie y sus seis hijos visitaron a Brad Pitt en Nueva Orleáns, donde rueda su nueva cinta. La familia dio un paseo por el Barrio Francés, donde tiene una casa, y compraron golosinas en una tienda como cualquier vecino. Foto: Queen Internacional.
Por: 19/4/2011 00:00:00
Hace ya seis años que Brad Pitt y Angelina Jolie se fueron a vivir juntos y en ese entonces nadie creyó que iban en serio. La historia de los amores en Hollywood ha demostrado que las uniones de dos símbolos sexuales no duran, como pasó con Sean Penn y Madonna, que estuvieron casados por cosa de un año; o Meg Ryan y Russell Crowe, cuyo affaire fue de meses.

Un viejo refrán dice que “amor loco, dura poco”, y fue ese el presagio cuando los dos actores estadounidenses pasaron por encima de todo para consumar la atracción que los unió en el rodaje de El señor y la señora Smith. En el gran escándalo del 2005, Brad dejó a su esposa Jennifer Aniston, la estrella más célebre de la serie Friends, encarnación de la mujer bella, sana, correcta, normal y sin líos por otra muy distinta.
 
Angelina Jolie empezaba a convertirse en una artista top de Hollywood, pero acaparaba más prensa por su extravagancia que por sus cintas. Era una fuerte aficionada a las drogas, ya tenía dos matrimonios encima, el último con Billy Bob Thorton, amante como ella del sadomasoquismo y el sexo extremo. Cada uno de los esposos, por ejemplo, solía llevar colgada del cuello una cápsula de vidrio que contenía sangre del otro, y en general eran muy dados al esoterismo, los tatuajes y lo gótico. Varios biógrafos, además, han documentado la bisexualidad de Angelina, en especial su romance con una japonesa.

Pero con Brad, ella dejó atrás tantos excesos, al tiempo que con ella, él rompió su molde de niño bonito y adoptó un discurso por la justicia social. Además de desafiar al establecimiento matrimonial, pues nunca se han casado, han ido contra el esquema convencional de familia. Se empeñan en criar a una prole de tres hijos adoptivos, Maddox, Pax y Zahara, con muy diversos genes y procedencias, Camboya, Vietnam y Etiopía, más otros tres, Shiloh, Knox y Vivienne, concebidos por ellos mismos. Hoy que los padres del común se ven a gatas para sostener a un solo hijo, estos multimillonarios crían a seis, apoyados, claro está, por un equipo de niñeras y maestras, algunas especializadas en las culturas nativas de sus herederos adoptivos.
 
Para mayor complejidad, las edades de los niños van de los 2 a los 10 años, lo que a cualquier padre seguro lo estremece de sólo pensar en el bullicio, los berrinches, las travesuras y la lidia propios de tan tiernas edades.

Hace un tiempo, cuando los rumores de ruptura calentaban las revistas, se decía que Brangelina, como llaman a la pareja, estaba hecha un mar de nervios por velar por tantos niños pequeños. Se murmuraba, por ejemplo, que tras el nacimiento de los gemelos Knox y Vivienne, ella se volvió paranoica por la seguridad de sus hijos y armaba dramas infundados.

La presión mediática fue tal, que hasta demandaron al tabloide News of the World por decir que se separaban, al tiempo que se trasladaban con su extensa camada a cualquier lugar del globo donde sus rodajes y vacaciones los llevaran, bajo la mirada escéptica de sus críticos.

Para desconcierto general, el tiempo le ha dado la razón a la pareja en su proyecto de familia multiétnica, que volvió a aparecer en Nueva Orleáns, donde Pitt filma Cogan’s Trade, dando muestras de estar unida y feliz. En especial, llamó la atención cómo han crecido los gemelos, lo cual, dijo una fuente cercana a las estrellas, “les ha permitido por primera vez tomarse un respiro y encontrar un balance como padres que trabajan”.
 
Las declaraciones fueron publicadas por la revista People, que le dedicó su portada a las primeras fotos en meses de los actores con sus seis hijos, tomadas mientras daban un paseo y compraban golosinas por el Barrio Francés, donde tienen una casa.

Ahora, los rumores de separación de los artistas parecen cosa del pasado, pero no deja de ser difícil criar a un grupo tan heterogéneo. En su casa de Los Ángeles, “la familia vive de una manera que podría ser descrita como un caos organizado”, le dijo a People otro informante. “Por supuesto, las cosas se tornan disparatadas cuando todos los pequeños están juntos, y las noches tienden a ser un tanto enredadas a la hora de la cena y de ir a la cama”, reveló la fuente. A veces, todo transcurre en calma, pero en otras hay disturbios, ante lo cual Brad y Angelina son muy buenos haciendo cumplir las reglas: quien se porta mal, es aislado en el rincón de castigo, pero la mayor parte del tiempo los pequeños se llevan bien.

Así, Pitt y Jolie no sólo han retado a la tradición, sino a la frivolidad de Hollywood, que ahora no puede menos que reconocer que cualquier relación que resiste la convivencia con seis niños de diferentes razas es seria y respetable.
LO MÁS VISTO