NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Lujuria, mucho más que una ‘sex-shop’

Eventos

Detrás de Lujuria-Libre de Pecado, la primera boutique hedonista de Bogotá, está un grupo de jóvenes inversionistas colombianos que además de tener buen olfato para los negocios, están convencidos de que a la vida hay que ponerle pasión y romance.
Juan Carlos Galindo, Felipe Arenas, Mateo Arenas, Luis Fernando Pardo, Natalia García y Nana Velásquez son algunos de los socios de Lujuria-Libre de Pecado. Foto: Imagen Reina/11.
Por: 6/10/2011 00:00:00
Lo primero que debe quedar claro para explicar el concepto de Lujuria-Libre de Pecado es que, si bien tiene varios elementos eróticos, no se trata de una sex-shop convencional. Primero, porque su propuesta no se concentra exclusivamente en objetos alusivos al sexo, sino que su tema central es el placer, el cual se puede experimentar con los cinco sentidos y, por supuesto, con la imaginación. Por eso las personas que llegan a este mágico lugar se encuentran con que en sus estantes hay vinos, champaña, joyas, juegos, almohadas, piezas de diseño, entre otras curiosidades.
Los promotores de esta idea son un grupo de jóvenes inversionistas conformado por el empresario Felipe Arenas y su esposa, la abogada Natalia García; Mateo Arenas, profesional en banca de inversión; Nana Velásquez, productora de medios; el publicista Luis Fernando Pardo; y Juan Carlos Galindo, empresario hotelero. Cada uno se dedica a una profesión diferente, pero todos coinciden en la importancia que le dan al romance, no solo cuando se habla del amor o la pareja, sino como elemento fundamental en la vida cotidiana.

Unieron su interés a la idea de Rozza Lavie, una artista que luego de dar muchas vueltas por el mundo quiso recrear en Colombia un concepto que está de moda en Europa hace algunos años: almacenes eróticos que reúnen expresiones artísticas inspiradas en el amor y la seducción, no solo a través de objetos, sino de experiencias completas. Por eso también tienen actividades como charlas semanales con sexólogos como Ezequiel López, Flavia Dos Santos y Pilar Aguirre. También con Michelle Morales, una sommelier que enseña a hacer cocteles, e Ingrid Frye, especialista en la energía del amor y life coach.

Lujuria-Libre de Pecado tiene un público muy amplio. Está enfocado a hombres y mujeres con o sin pareja. Su catálogo es variado, se puede encontrar kits completos para celebrar un aniversario o sorprender a unos recién casados, pero también libros llenos de consejos y humor, como El arte de las citas, para ayudarle a un amigo soltero a tener éxito en sus conquistas. Ya varios de sus productos se han vuelto populares, como el polvo dorado que viene con unas plantillas de flechas y corazones para pintar un caminito sobre el cuerpo que le indique a la pareja dónde besar; las fundas para dos almohadas que unidas forman juegos de palabras muy sugerentes, o las mancornas para hombre con pequeños dibujos cargados de sensualidad.

Al entrar a la tienda, se destaca el techo negro decorado con cintas de luz fucsia, de donde cuelga una enorme lámpara de hierro con bombillos en forma de flores de neón rojo, diseño de la artista colombiana Adriana Marmorek. El espacio está rodeado de corazones, besos, fotos de pin-up girls, libros de fotografía y diseño, alusivos al amor y a la sensualidad. Han sido elegidos con tan buen gusto, que hasta el cliente más conservador se siente cómodo, sin cohibirse y solo después de un rato se habrá dado cuenta de que está en una boutique erótica, donde más allá del sexo, el amor, el deseo y el placer son los protagonistas.
LO MÁS VISTO