NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Lectores Jet-set eligieron a Alexandra Pumarejo

Eventos

Los visitantes de Jetset.com.co eligieron a la Asesora en Comunicaciones de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, como la mujer más elegante del país, con 1’306.666 votos.
Este Valentino rojo es una herencia de su madrastra, Lilly Scarpetta. Ella también es un icono de la elegancia en la sociedad colombiana y una de sus mayores influencias en cuanto a moda se refiere. Fotos: Imagen Reina/10.
Por: 23/8/2010 00:00:00
La bogotana de 39 años, madre de una niña de 8, representa el prototipo de la ejecutiva actual: moderna, fresca, pero siempre con el toque clásico, tradicional en su familia durante generaciones. Jet-set buscó en su clóset y esto fue lo que encontró.

Dicen por ahí que hija de barranquillera sale vanidosa, y eso fue precisamente lo que le pasó a Alexandra Pumarejo. A ella el gusto y las buenas maneras le vienen de tradición, no sólo por su madre, Rose Ojeda, sino también por la actual esposa de su papá, Lilly Scarpetta, quien tuvo mucho que ver en su adolescencia y juventud. De otro lado, su padre, Roberto Pumarejo, ha sido uno de los hombres más distinguidos del país, y su tía Olga, quien fue representante por Colombia a Miss Universo en 1958, también ha sido destacada como una de las mujeres más elegantes del país. Eso sin contar con que el industrial Julio Mario Santo Domingo, primo hermano de su papá, ha estado en la lista de los hombres mejor vestidos en la categoría fuera de concurso, resaltados por la revista Vanity Fair.

Alexandra dice que en su casa siempre hubo una especial atracción por la estética y por la belleza. Sin embargo, a ella el bichito de la vanidad sólo le picó a los 15 años. De hecho, creció en un colegio gringo, a las afueras de Nueva York, en el que era la única latina y llamaba la atención por sus accesorios, sus correas, y por ser la más atrevida a la hora de vestir. “No teníamos uniforme, pero había ciertas reglas flexibles que nos permitían vestirnos elegantes durante las clases. Yo no era de las alumnas internas, pero cuando me quedaba a las comidas con las que sí lo eran, debíamos ponernos falda y teníamos más libertad para ser creativas y arreglarnos bien”.

Desde ese entonces, ella construyó lo que hoy es uno de sus lemas en la vida: “la manera de vestir no es otra cosa que la expresión de la personalidad”. Y la cumple a cabalidad todos los días. Por su manera de vestir, quienes la conocen deducen si está en un buen día o pasa por un bajón anímico. Dice que cuando su autoestima está alta se viste de colores vivos y se pone escotes, con toda la confianza en llamar la atención sin problema. En cambio, cuando su ánimo no es el mejor, casi inconscientemente, termina usando negro y tapándose demasiado, sólo para mantener un bajo perfil y pasar inadvertida.

En su variado, pero mesurado clóset, conviven prendas de los diseñadores más prestigiosos como Valentino y Roberto Cavalli, con zapatos de Steven Madden, ropa de INC y hasta de almacenes de descuentos como Forever XXI. Lo importante es que ella se enamore locamente de la ropa al pasar por una vitrina y que, obviamente, encaje dentro del estilo que, a sus 39 años, ya está bien claro y definido. “Afortunadamente, no soy esclava de la moda. Compro lo que me gusta así no sea lo que más se está usando. Como buena descendiente de costeños me encanta lo dorado y lo plateado y pocas veces me fijo si es de marca o no. Claro que es clave siempre tener una persona cercana que lo mire a uno con ojos críticos y le diga qué se le ve mal antes de salir a la calle. En mi caso, son algunas amigas, mi mamá y mi madrastra. Ellas me dicen cuándo se me pasó la mano”.

Obviamente, la Pumarejo también es consciente de que una prenda fina es una buena inversión, y en especial para los eventos formales reconoce que sí se ha gastado sus dólares en unos buenos sastres de Laundry, por ejemplo, que le han durado más de diez años y están intactos. También tiene varias herencias de su familia y accesorios, como por ejemplo, un cinturón dorado en forma de culebra, vintage de los años 70, que usó su mamá antes de que Alexandra naciera. Su perfume favorito es el Omnia de Bulgari, y su joya más preciada, el anillo de diamante que su padre acaba de regalarle, y que fue el mismo que su abuelo le dio a su abuela hace más de setenta años.

De cualquier forma, la presentadora de la sección ‘De tu lado con Alex’, del programa Día a día, tiene autoridad para aconsejar, como lo hace en ese magazín del Canal Caracol, en donde da tips a sus televidentes, basados simplemente en su experiencia personal. Es de las que piensa que todas las mujeres pueden verse elegantes, siempre y cuando aprendan a destacar las fortalezas de su cuerpo y a disimular los puntos débiles. Su recomendación máxima para ellas es, todas las mañanas, “mirarse al espejo y detenerse en lo mejor de su apariencia, admirarlo y sentirse orgullosas de esa cualidad”. Así, dice, se suben la autoestima y el amor propio, y enfrentan el día con la mejor actitud positiva. Esa, definitivamente, parece ser la clave de su éxito.

La Revista Jet-set premió con una billetera Loewe, a Gilma León, usuaria que con sus votos registrados en nuestra página, se hizo merecedora de este espectacular premio.
LO MÁS VISTO