NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La vida de Gabo será una película

Eventos

La vida de García Márquez es igual de fascinante a la de los personajes que nacieron en su extensa obra literaria, tanto así, que su niñez, relatada en el libro La maestra y el Nobel de Beatriz Parga, será llevada al cine y a la televisión de Venezuela.
Narrará vida de Gabo en una película. Foto: AP.
Por: 14/10/2010 00:00:00
La miniserie de 27 capítulos hará énfasis en los días en que él descubrió la literatura y los amores imposibles, como el que sintió por su profesora.

La columna de farándula ‘Candelero’, de la colombiana Beatriz Parga, es la esquina más caliente de varios periódicos de habla hispana en Estados Unidos. Desde 1987, cuando empezó a escribirla, los lectores de diarios como The Miami Herald y Los Angeles Times han seguido las infidencias de los noviazgos de Ricky Martin y las intimidades que se cocinan a puerta cerrada en la casa de Julio Iglesias, entre otros centenares de noticias que Parga ha escrito en estas dos largas décadas.

Pues bien, esta dama, cuyo equivalente en Colombia sería la Negra Candela, tiene una vena de cronista que la llevó a publicar el libro La maestra y el Nobel, que inspirará una miniserie de 27 capítulos y una película con los lejanos días en que Gabo era estudiante de primaria y vivía perdidamente enamorado de su profesora Rosa Fergusson. En ese entonces, el literato todavía no leía a Alejo Carpentier ni a William Faulkner, pero se emocionaba con los relatos de fábulas y cuentos infantiles que Fergusson aderezaba con sus ojos vivaces y el pelo indio y negro más famoso de Aracataca.

El proyecto en el que más se ha avanzado es el de la televisión. El largometraje no estará listo en menos de un año. Los derechos para la pantalla chica de La maestra y el Nobel fueron adquiridos por el productor venezolano Rodolfo Cova, quien tiene en su haber varias películas, entre estas, dos visceralmente violentas por la crudeza de sus temáticas de orden público y de ciudades sangrientas como Secuestro Express y La hora cero. Dos producciones que distan de la historia blanca y romántica del niño Gabito y una mujer que vivía adelantada para su época, al imponer en aquel ‘Macondo’ bucólico el método educativo Montessori, que iba contra la corriente de los docentes que creían que “la letra con sangre entra”.

En diálogo con Jet-set, Cova recordó que esa parte de la maestra lo dejó totalmente cautivado cuando leyó la obra de la periodista Parga: “Su sencillez al contar una historia de amor, de amor a la profesión, amor a lo que hacemos, de ayudar siempre sin pensar a quién o qué pueda suceder después. Es una historia de entrega absoluta sin esperar recompensa”.

Fue el mismo autor de Cien años de soledad quien le sugirió a Beatriz Parga que entrevistara a su profesora de Aracataca, Sara Fergusson, a quien consideró influyente en su pasión por la lectura y le atribuyó con creces su inspiración y su genialidad literaria, tal como lo dijo en El olor de la guayaba. “La primera mujer que me fascinó en la vida fue la que me enseñó a leer cuando era niño”, aseguró con contundencia.

Sólo que aquellas palabras convirtieron a Rosa en uno de los personajes más perseguidos por la prensa nacional en los días en que García Márquez se ganó el codiciado Premio Nobel. En ese grupo que buscaba con afán una exclusiva con la tutora de Gabo, estaba Beatriz Parga, quien la encontró en Miami, donde le contó todos los recuerdos frescos que tenía del hijo más ilustre que ha dado Aracataca. Rosa lo admiraba en todo y hasta aceptó con humildad los elogios del escritor, pero siempre le reprochó su afinidad con el gobierno de Castro en Cuba. En 1982, un cable enviado por la Agencia Efe a sus abonados en el mundo tituló entre comillas las siguientes declaraciones de Rosa: “Si yo lo hubiera visto con Fidel, le hubiera halado las orejas”. Nunca se supo de qué manera reaccionó el Nobel por la posición política de su maestra anticastrista.

Mientras tanto, el proyecto de la miniserie está envuelto por un velo de misterio que sólo será retirado hacia enero o febrero del año entrante, cuando empiecen las grabaciones. Apenas se conocen algunos datos confirmados por su productor Cova: que los libretistas serán el venezolano Carmelo Castro y el colombiano Carlos Reyes, y que para escoger el niño que encarnará a Gabito abrirán una convocatoria pública en escuelas e instituciones infantiles de todo el país, como en su momento ocurrió en Estados Unidos para elegir a la joven que le dio vida a Selena.

Por su lado, Parga aseguró que Aracataca no estará entre las locaciones de la grabación del dramatizado y que Angélica María, una de las grandes actrices de los culebrones mexicanos, se ofreció para meterse en la piel de Rosa.

Gabo ya leyó el libro de Parga, pero no se sabe aún si espera sentarse como cualquier televidente para ver su propia vida de niño y, sobre todo, a Rosa, la primera flor de su jardín literario.
LO MÁS VISTO