NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La tusa de Andrés Cepeda

Eventos

Del desamor, en el interior del país, nadie se salva, y menos, las personas sensibles como el vocalista Andrés Cepeda. El artista habló con Jet-set sobre “ese demonio que aparece cuando las personas que uno ama se van”.
“La tusa más larga que he vivido me duró dos años, y eso que dicen que en los hombres el dolor del despecho no pasa de nueve meses”, asegura el cantautor colombiano Andrés Cepeda. Foto: Imagen Reina/10.
Por: 15/9/2010 00:00:00
En sus 37 años ya lleva cuatro despechos, incluido el que le dejó la ruptura con Ana Salive, su novia de los últimos dos años y medio.

Para un artista es tan importante el amor como el de-samor, y más, cuando ambos estados son necesarios para componer canciones. En estos momentos, Andrés Cepeda atraviesa por una tusa, muy semejante a las que vivió cuando terminó con sus tres grandes amores del pasado. Ana Salive, su novia y musa en los últimos dos años y medio no está. Sólo quedaron las canciones de su exitosa producción discográfica Día tras día. Esta es la historia de las ‘tragas malucas’ de Cepeda, que le han dejado tres grandes álbumes, y los que faltan.

¿Cuántas tusas lleva en su vida? -Ha habido cuatro momentos complicados de esos en mi vida, y cada uno me ha dado para escribir muchas canciones.

¿Todavía está pasando por una? -Más o menos. Por el largo camino que he recorrido en la vida no la siento casi. Digamos que la manejo diferente. 

¿Será que con los años las tusas son menos duras? -Son diferentes. Con los años y la madurez uno las va toreando y aprende a entender que siempre hay un después. La primera tusa asusta mucho porque uno dice “esto es duro”. Resulta que la vida sigue y que uno es capaz de volver a enamorarse. 

¿Qué pasó en la ruptura reciente? -Pasó el tiempo. Llegamos a un punto en el que no nos estábamos regalando la felicidad que nos dábamos al principio.

¿Hay posibilidades de una reconquista? -No sé. Lo importante es que no terminamos de una manera desagradable. 

¿Cuál es la tusa más larga que lo ha golpeado? -Hace unos cuatro años, y me duró casi dos. Dicen que las tusas en el hombre duran nueve meses, pero eso depende de las circunstancias. 

¿Y buscó asistencia profesional, como sicólogos o terapeutas? -No. Soy un autodidacta, o empírico, en materia de tusas. La verdad es que siempre recurro a los amigos, a la música, a la poesía. Algunos lo hacen con el alcohol. 

¿Usted ha acudido al alcohol? -Yo soy rumbero. Me gusta tomar trago, pero cuando estoy contento. No me gusta tomar cuando estoy triste o en el despecho. La vibra que siento es muy pesada o negativa. 

Hablando de música para los entusados, ¿a quién escucha: a Andrés Cepeda o a Helenita Vargas o a Diomedes Díaz? -Los médicos también se enferman. He tratado de no escuchar nada, de no ponerle banda sonora a la tusa porque es difícil . 

¿Qué canciones quedaron de su último amor? -Todas las canciones que ha escuchado en la radio tienen que ver con esto. 

En un momento de tusa, lleva las de ganar: tiene fama y muchas mujeres que se desviven por usted… -De una manera superficial si es fácil emprender una conquista, pero uno busca a alguien que sea difícil de conquistar. 

¿Cuál es la mujer difícil de conquistar? -Me parece aburrido la vieja que uno se levanta por el tema de que soy cantante o popular. Me gusta aquella a quien debo seducir y convencer. Esas que no se brindan tan fácilmente.

La que no se come el cuento de Andrés Cepeda… -Sí, qué mamera.
La fama debe aburrir a la pareja…
-Sí, debe ser mamón para la otra persona. Pero es bueno conocer a alguien que maneje esa parte de una forma racional y paciente.

¿Cuál es la línea común que atraviesa a todas las mujeres que ha amado en la vida? -Busco mujeres que me reten, que me exijan, que me empujen a hacer cosas, que me motiven. Que haya una admiración recíproca. Me interesan las mujeres que son talentosas e inteligentes y creativas. 

¿Qué tan bueno es para emprender la reconquista? -Algunas veces lo soy. He tenido la oportunidad de vivir eso. Lo importante es que el amor de la otra persona esté intacto para retomar la relación. 

¿Las segundas oportunidades sí son buenas? -Me ha pasado un par de veces y he compuesto mucho sobre este tema. En algunas ocasiones la gente aparece, y así como no pasa nada, en otras vuelven a nacer cosas. 

¿Ha sido amigo de sus ex? -Tengo varias ex que son grandes amigas mías. Es gente que lo conoce a uno, que lo ha querido a uno, que saben dar buenos consejos. 

¿Por qué no se ha casado? ¿Será que tiene las alas muy grandes y que no ha encontrado quién se las corte? -Los artistas somos un poquito así. Tenemos una libertad que nos gusta mucho saborear, luego se pasa la sensación con el tiempo, y finalmente terminamos buscando una pareja. 

¿Ha pensado en hijos? -Me gustaría, pero no lo veo a corto plazo.

¿Y por qué? -Por la profesión y por el estilo de vida que llevo. Por la libertad que me gusta manejar.

Juanes dijo que la fidelidad es complicada y difícil de llevar… -Muy difícil, pero es la base de una relación. Tiene que existir, al tiempo que es necesario darse espacios. Es un factor que hace parte de una relación sólida. 

¿Ha vivido una dependencia sexual con esas personas que se han ido? -Cuando uno ama con pasión y profundidad, ese apego físico existe.

Y eso es difícil de olvidar… -Sobre todo, para uno como hombre, porque va ligado al ego, a la posición de macho. 

El dolor de la tusa es algo que se enquista en el alma para siempre… -Uno recuerda más esos momentos y siempre recobran importancia. Cuando uno está en esa situación de despecho, la película que veas, el libro que leas, la música que escuches te va llevar a ese recuerdo. Los momentos difíciles se clavan en la vida, pero son de los que uno aprende.

¿Es por esas personas que busca la soledad? -A mí me gusta caminar porque se me ocurren muchas cosas para la composición. Me gusta sentir la ciudad. 

¿Ha habido lágrimas por el desamor? -Obviamente. Uno no se puede abstener de sentir y de expresar los sentimientos.

Dicen que los hombres no lloran en público… -Lo hago muy en privado. 

¿Ha vivido con sus ex parejas? -La convivencia es muy complicada, y más, cuando hay gente con una libertad muy grande para compartir el mismo espacio. He llegado a la conclusión de que cada uno debe tener su propio su lugar y su tiempo. Eso es muy saludable. 

¿Qué lo lleva irremediablemente al de-samor? -El aburrimiento por las cosas simples de la cotidianidad. El cansancio por la persona de al lado.

¿Es verdad que usted cree en el amor a primera vista? -Yo creo que sí. Pero tiene que haber un impacto inicial fuerte.

Una canción de Andrés Cepeda para el desamor… -Besos usados. El coro es tremendo y dice: “Volverás a amar. ¡Es cierto! Te enlazarán otros brazos, vivirás amaneceres, entrará luz en tu cuarto… Pero, por más que lo intentes, ya no olvidarás mis labios”.
LO MÁS VISTO