NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La mujer que le robó el corazón a Pablo Ardila

Eventos

La cirujana plástica Luisa Plata habló de su relación con el polémico ex gobernador de Cundinamarca. La pareja se casará a finales de este año, pero antes el ex político venderá todos sus bienes, incluyendo el periódico El Espacio y la casa que le diseñó Rogelio Salmona.
“Yo creo que el amor lo puede todo. Me iré con Pablo a Barcelona, no importa que vuelva a empezar mi carrera. Con él estoy dispuesta a recorrer muchos caminos”, dijo la cirujana Luisa Plata, quien posó en la mansión que está vendiendo su novio por siete millones de dólares. Foto: Gerardo Gómez/11.
Por: 12/5/2011 00:00:00
La primera vez que Pablo Ardila abrió las puertas de su casa, un inmenso refugio de 2.600 metros cuadrados que construyó el arquitecto Rogelio Salmona, recibió a la periodista en una pequeña mesa circular de seis puestos, pero en la que sólo había un plato, una copa, una servilleta y un par de cubiertos. En ese entonces, todavía era Gobernador de Cundinamarca.

A sus anchas, el exmandatario tenía una fortaleza de tres pisos con diez estacionamientos, lavandería, un cuarto frío, un espacio de polígono de armas cortas, jacuzzi, gimnasio y toda una infraestructura de comodidades para satisfacer a una familia completa. Sin embargo, estaba solo.

Con el tiempo, las cosas cambiaron. Hoy, por los corredores de la casa revoletean unos diez empleados que no sólo están a su servicio, sino al de su novia, la cirujana plástica Luisa Plata, a quien conoció a mediados del año 2007, seis meses antes de que fuera detenido por el escándalo que lo llevó a perder su investidura. Los dos apenas se estaban enamorando cuando el exmandatario terminó en el pabellón de servidores públicos de La Picota. De ahí que, durante los dos años y medio en que cumplió la condena, el romance prácticamente se nutrió entre las continuas visitas de ella al sitio de reclusión. “Fue una situación complicada e inusual, pero ahí me di cuenta que lo amaba. Era capaz de ir a la Luna por Pablo. En ese espacio, la relación se fortaleció porque había más oportunidad de estar juntos. Éramos él y yo. Lo que hizo esa situación, más que separarnos, fue unirnos”, recordó la especialista de la salud.

Después de cada visita, Luisa Plata supervisaba el mantenimiento de esta edificación que se encuentra en venta desde los días en que Ardila pagaba la pena. De hecho, permitió que el diario El Tiempo la fotografiara con el fin de promoverla entre las personas interesadas. Pero nada pasó. La mansión, avaluada en siete millones de dólares, sigue a la espera de un comprador, después de varias negociaciones fallidas con empresarios como Carlos Mattos y algunos millonarios extranjeros. “Entre otras de las grandes mentiras que han dicho de Pablo es que el señor Mattos compró la casa. Es falso. Ésta continúa en venta”, dijo la feliz novia, que siguió firme, además, en los preparativos de su boda que se realizará en la Basílica Santa María del Mar de Barcelona hacia finales de este año.

Los corre corre propios de la organización de un matrimonio, como la escogencia del vestido y la definición de invitados y el menú, empezó a combinarlos con el lanzamiento de su libro Secretos de una cirujana, una seria advertencia a las personas que desean pasar por el quirófano sin conocer los riesgos de operarse con médicos inexpertos. La primera edición será presentada en la próxima Feria del Libro de Bogotá.

En cuanto al enlace matrimonial, la pareja escogió los últimos días del año no sólo para organizar el trasteo, sino para promover la venta de otras propiedades de la familia Ardila, entre las que se destacan el reconocido periódico El Espacio y una finca en el interior del país. Sin embargo, el exgobernante se mostró renuente a entregar detalles de los avances de la negociación del diario que heredó de su familia.

Mientras promueve estos bienes entre inversionistas extranjeros, la boda, que no tendrá más de ochenta invitados, y la decisión de vivir en España forman parte de una decisión que los dos tomaron con cabeza fría. “No hay vuelta de hoja”, como le dijo ella a Jet-set. Con el viaje, que tiene el carácter de un destierro voluntario, la pareja buscará echarle tierra a las vivencias de los últimos años, como el episodio de la cárcel y el escándalo que se desató cuando Pablo Ardila, de 41 años, confesó su afición por la cacería. Si algo ha reconocido ante las personas cercanas es su arrepentimiento por posar al lado de la decena de animales disecados que tenía en su mansión. Hoy, las paredes de la gigantesca vivienda permanecen desnudas, sin los trofeos de caza que tanto le repudiaron sus detractores.

El Pablo Ardila de ahora no quiere saber de política, y menos de la exposición en los medios que resaltaban sus lujos, al tiempo que le criticaban los pasos que daba como funcionario público. “Hoy, la protagonista es mi novia. Va a sacar un libro, y es una exitosa y prestigiosa cirujana”, dijo.

Hace unas semanas, Ardila no sólo leyó el manuscrito del compendio médico que escribió su prometida Luisa Plata, sino que pasó por su quirófano, donde le practicó una cirugía de alta definición que se conoce como Six Pack. El procedimiento, que realizan muy pocos cirujanos en el mundo, sirvió para marcarle el abdomen y los bíceps como si se hubiese ejercitado durante cinco años en un gimnasio: “Yo le aplico mis secreticos de médica para ponerlo más guapo. Ahora tiene una vida más saludable, dejó de fumar y hace ejercicio”.

La relación con Luisa, dicen algunas personas cercanas, lo rejuveneció y le permitió a la vez expresar públicamente su lado romántico. De hecho, la forma como le pidió la mano está lejos del hombre duro y explosivo que mostró en los días de su peor crisis de gobierno. Luisa nunca olvidará que lo hizo a través de varios bufones que se aparecieron durante una semana en los lugares donde ella menos los esperaba. El primero de estos heraldos, como sacados del Medioevo, le entregó el siguiente mensaje: “Le vengo a decir que soy de tierras muy lejanas. Que el príncipe Pablo le manda su corazón”. El último de estos actores caracterizados fue el que hizo la petición final del compromiso.

“Yo me enamoré del Pablo que nadie conoce porque los medios se encargaron de ver sólo sus cosas malas”. Mientras llega el momento de lanzar Secretos de una cirujana en la Feria del Libro de Bogotá, Ardila la ayuda a coordinar la organización del evento con tareas específicas, como la definición de la lista de invitados y la escogencia de los modelos que harán el protocolo de bienvenida. Ni la cárcel, ni las continuas polémicas pudieron separarlos.
LO MÁS VISTO