Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La familia Duggar ¡19  hijos y quieren más!

La familia Duggar ¡19 hijos y quieren más!

Gente

Jim Bob y Michelle Duggar, protagonistas de su propio reality show, desafían la costumbre moderna de las familias cortas, pues han tenido en promedio un hijo cada año desde 1990, inspirados en un movimiento cristiano que prohíbe el control natal.
En el 2007, Jim Bo y Michelle Duggar le daban la bienvenida a su bebé número 17, Jennifer, quien se sumó a Joshua, Jana, John, Jill, Jessa, Jinger, Joseph, Josiah, Joy-Anna, Jedidiah, Jeremiah, Jason, James, Justin, Jackson y Johannah. La jota es la letra de la familia. Foto: Duggarfamily.com
Por: 20/12/2010 00:00:00
Ya van en 19 y prometen superar la veintena.

Michelle Duggar ha estado embarazada por unos 147 meses en su vida, con un promedio de 18 meses entre cada parto. Se estima que desde 1988, cuando nació Joshua, el primogénito, los Duggar han usado más de 90 mil pañales y que cada mes lavan unas 200 cargas de ropa, en una fila de lavadoras y secadoras industriales. Para transportarse, cuentan con una flotilla de nueve vehículos, incluido un bus para 21 pasajeros. Alimentar al grupo familiar implica tres grandes barras de pan al día, pero, de todos modos, papá y mamá afirman que no gastan más de tres mil dólares al mes en este rubro. Eso sí, ahorran en servicio doméstico, pues todos se ocupan de los
quehaceres de su casa, de 650 metros cuadrados en Tontitown, Arkansas.

Así de descomunales son las cifras de esta extensa familia gringa, que se ha hecho famosa por el reality show 19 Kids and Counting, que muestra lo que significa criar a 19 hijos, hoy entre los 22 años y los 11 meses, cifra que puede crecer en el futuro, gracias a las convicciones religiosas de los Duggar, un poco anticuadas para el siglo XXI.

¿Y cómo hacen para sostener a tantos niños?, es la pregunta que se hacen tantos que se ven a gatas con uno o dos hijos. La plata no es realmente el problema de Jim Bo, ex parlamentario de Arkansas, y Michelle, a quienes la finca raíz y diferentes contratos mediáticos los han hecho ricos. O más bien, como ellos mismos lo proclaman, Dios les ha dado el dinero suficiente para salir adelante, desde que, a comienzos de los 90, le prometieran traer al mundo a todos los niños que él dispusiera, pues renunciaron al control natal y en especial a la píldora anticonceptiva, a la que culpan de la pérdida de su segundo hijo. Pero, específicamente, dicen, la clave de su éxito económico, al punto de que no tienen deudas, está en los Financial Freedom Seminar, talleres ideados por Jim Sammons, acerca de los métodos de Dios para las finanzas.

Otra peculiaridad de los Duggar es que sólo bautizan a sus hijos con nombres que comienzan por la jota: Jana, John, Jill, Jessa, Jinger, Joseph, Josiah, Joy-Anna, Jedidiah, Jeremiah, Jason, James, Justin, Jackson, Johannah, Jennifer, Jordyn y Josie. Todos ellos son educados bajo la doctrina de un movimiento cristiano llamado Quiverful, que enseña que todos los hijos son un regalo de Dios y por ello hay que darles siempre la feliz bienvenida. Estas creencias, además, implican la educación de la prole en casa, poca televisión e Internet, el noviazgo vigilado, las relaciones sexuales sólo después del matrimonio y la Biblia como única guía de vida.

Tanta excentricidad, por supuesto, es objeto de admiración, pero también de críticas, las cuales arreciaron a fines del año pasado, cuando vino al mundo la benjamina de la casa, Josie, nacida con seis meses de gestación y una libra y seis onzas de peso, en un parto en el que su madre casi pierde la vida. La pequeña sobrevivió de milagro tras largas semanas en una incubadora. Aun así, los Duggar, que protagonizan ahora la quinta temporada de su reality, insisten en que quieren seguir teniendo hijos, lo cual, para sus detractores, sería una verdadera irresponsabilidad.
LO MÁS VISTO