Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Kate Middleton: ¿Embarazada?

Kate Middleton: ¿Embarazada?

Edición Impresa

Inglaterra está en suspenso alrededor de los crecientes rumores de que la esposa del príncipe William está embarazada. La Casa Real ni lo confirma ni lo niega.
Los Duques de Cambridge en Sutton, Inglaterra. La prensa del corazón comenta la manera en que ella a menudo se lleva la mano al vientre. Foto: Queen Internacional.
Por: 12/12/2011 00:00:00
Especular y adivinar si las mujeres de la realeza están embarazadas es una tradición de siglos y la esposa del príncipe William, el hijo mayor del príncipe Carlos, el próximo Rey, no ha sido inmune a ella. La revista Star, de Estados Unidos, garantizó con grandes titulares en su portada que la Duquesa no solo está encinta, sino que espera a los que serían los primeros gemelos en la historia de la Familia Real. Se trata, dijo la publicación, de un niño y una niña, basada en un fuente cercana a la realeza.

Más tarde, en lo que llamaron una “exclusiva mundial”, Star, y Ok!, de Gran Bretaña, le dieron despliegue en su carátula a un desmayo que sufrió Kate en Birkhall, la casa del príncipe Carlos en Escocia. Según el informe, William, horrorizado, la encontró en el piso inconsciente. Para cuando llegó una ambulancia, ella ya estaba recuperada y aunque los médicos le recomendaron reposo total, siguió con su agitada agenda de compromisos junto a su esposo. No son pocos los que dan crédito a las afirmaciones, pues tanto Ok! como Star, publicaciones de gran circulación y grandes competencias de Hello!, en Gran Bretaña, y de People, en Estados Unidos, respectivamente, se están jugando su prestigio al dar tan esperada noticia sin el aval de un anuncio oficial.

Otras revistas del corazón se han dedicado a rastrear esas actitudes de la Princesa que delatan su supuesto estado. Según la estadounidense In Touch, un indicio lo dio en su visita a un centro de alimentos de Unicef en Copenhague, donde no quiso probar una jalea a base de maní, a lo mejor siguiendo la recomendación de los médicos de no comer nada que contenga este fruto seco para evitar reacciones alérgicas en el bebé. Al respecto, voceros reales dijeron que sencillamente ella no se siente cómoda comiendo ante las cámaras. Días después, en una recepción en Londres se le vio rechazar una copa de champaña.

Otro testigo de la visita a Dinamarca enfatizó en el lenguaje corporal de la Duquesa: “Fue muy extraño –dijo–, Kate no dejaba de tocarse el vientre. Era muy evidente. Continuamente le daba palmaditas y se ponía las manos en él (...) Llegó un momento en que sus manos acunaban su abdomen”.

El vestuario de la Princesa también le ha echado más leña a los chismes. Su ropa en Copenhague lucía más suelta de lo habitual en ella, que siempre usa sus vestidos y abrigos bien entallados a su delgadísima figura, como si tratara de disimular su barriga. Lo mismo sucedió con el modelo que llevó a una gala en el Palacio de St. James, el 10 de noviembre. Según le dijeron fuentes reales a In Touch, los Príncipes están preparando tres cuartos de bebé en el Palacio de Kensington y en Nottingham Cottage, en Londres, y en su casa de Anglesey, donde viven en Gales. La pareja además ya está pensando en los posibles nombres de su primogénito. Como aún es temprano para saber su sexo, pues se cree que Kate tiene escasos dos meses de embarazo, han pensado en las dos posibilidades, bajo pautas tradicionales: Edward, Philip o Michael, si es un príncipe; y Alice o Rose, si es una princesita. Según la revista han buscado un nombre que le quede bien a un futuro rey o reina, ya que por los mismos días en que se calentaron las especulaciones, la reina Isabel II, la abuela de William, anunció que el Parlamento suprimió la vieja preponderancia de los hombres sobre las mujeres en la sucesión al trono aunque fueran menores que sus hermanas. Así, si el hijo mayor de los Duques es una niña, será Reina de Inglaterra.

Al respecto, el Palacio de St. James, sede de las oficinas de los Duques de Cambridge, dijo: “Nunca confirmamos o negamos esos rumores. Este es el millonésimo reporte que hemos tenido al respecto. Si fuera verdad, ustedes lo habrían sabido por un anuncio oficial de nuestra parte y no por una revista de chismes de Estados Unidos”.

De todas formas, el embarazo de Kate no es nada improbable ateniéndose a la tradición y si se tiene en cuenta que su gran misión es traer al mundo a un hijo que continúe la dinastía. Como se recuerda, Diana de Gales, madre de William, quedó esperando a los tres meses de su boda, en 1981, y de ahí hacia atrás la crónica familiar de los Windsor muestra cómo, al igual que ella, las reinas consortes o titulares quedan encinta antes del primer año de casadas. Entonces, siete meses después de su matrimonio, Kate no estaría haciendo otra cosa que cumplir puntualmente con su trabajo, eso sí, en circunstancias muy especiales, dada la incertidumbre que rodea el futuro de la monarquía.
LO MÁS VISTO