NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Juan Manuel Santos, un presidente con buena vibra

Eventos

A través de un aparato conocido con el nombre de Scio-Trascendenz, el síquico Armando Martí desnudó el alma del presidente electo, Juan Manuel Santos. Entérese aquí.
El arcángel San Miguel protege al nuevo Presidente, según los análisis de Martí. “Le da fuerza y poder para llegar a sus aspiraciones”. Foto: Revista Semana (Juan Carlos Sierra/10).
Por: 16/7/2010 00:00:00
En el análisis encontró que el sucesor de Uribe tiene el aura verde, que sólo envuelve a los líderes políticos más encumbrados. El misticismo y la conexión con los ángeles y los santos de verdad lo protegieron en este camino hacia la victoria. Así es el resultado del estudio metafísico.

En los días más agitados del proselitismo político y los candentes debates presidenciales, el Partido Verde le quitó muchos momentos de tranquilidad al nuevo mandatario de los colombianos, Juan Manuel Santos. Pero el verde, símbolo de sus opositores, y en una especie de paradoja, se convirtió en el color de su buena suerte, pues su aura, o campo energético, e invisible para el ojo humano, alcanzó este matiz, que sólo tienen los verdaderos triunfadores.

“Es un aura verde expansible y con visos dorados y plateados, lo que sugiere una persona calmada, creativa, encantadora, ambiciosa, con gran determinación y constancia. Podría ser un excelente líder político o un muy buen gerente administrativo”, dice el síquico Armando Martí, quien durante años se ha dedicado a vaticinar los resultados de las jornadas electorales, tanto de las legislativas como del ejecutivo. Sólo que para llegar a estas conclusiones ‘santistas’, no apeló a mecanismos tradicionales del esoterismo como las interpretaciones de símbolos oníricos, ni a las bolas de cristal.

Esta vez, compiló sus mágicas deducciones gracias al Scio-Trascendenz, una máquina que está más cercana a la astronáutica de nuestros días que a las películas de ciencia ficción. Efectivamente, el aparato fue inventado por el profesor Bill Nelson, asesor de la Nasa y creador del sistema eléctrico del Apolo 13. Actualmente, reside en Budapest y vive de este descubrimiento que diseñó como una herramienta para localizar anormalidades energéticas que resultan de un estrés negativo, y que a la vez tiene un impacto en enfermedades como depresión, ansiedad, crisis de pánico, alergias, bajas defensas, dolores físicos y sicológicos, y adicciones, entre otras.

El Scio-Trascendenz descifra el mundo interior de las personas a partir de un procedimiento aparentemente fácil. En el caso de Santos, fue nutrido con una serie de imágenes del líder político y con algunos datos simples, pero claves, como la fecha de su nacimiento.

No obstante, las personas con aura verde, en palabras del propio Martí, caminan en el filo de la navaja si no han cultivado la espiritualidad y la preocupación por los más necesitados: “Sin una vida interior rica se podrían convertir en seres despiadados y egoístas que se mueven por la vida con el único fin de convertir en realidad sus intereses”. Aunque esto parece ser que no es el caso de Santos. Dice el síquico que en los momentos más críticos de las contiendas electorales, del rifirrafe con los otros candidatos presidenciales, el sucesor de Álvaro Uribe, al parecer, estuvo entregado a una vida mística, ligada a la jerarquía angelical. En términos muy católicos, la oración y los santos de su agarradero lo apoyaron en sus aspiraciones de gobernante.

Aunque el nuevo Presidente no es el que más habla de misticismo, el Scio-Trascendenz descubrió que el chakra del centro de la cabeza fue determinante en su éxito político. Durante la campaña estuvo protegido por una conexión con Dios, pero especialmente con el arcángel San Miguel, que lo bendice los días 29 de cada mes.

Desde el punto de vista del budismo y algunas culturas asiáticas, los chakras son los centros de energía invisibles del cuerpo humano, con forma de círculo, cuya función es mantenerlo en equilibrio con la mente y el espíritu. Sus tamaños deben ser uniformes, y cuando en la pantalla del computador del Scio-Trascendenz aparecen muy pequeños, es que están desalineados o desconectados.

Los de Santos, muy a pesar de la carga de estrés y de las preocupaciones de los pasados días, estuvieron en línea. Otro punto a su favor frente a Mockus.
El chakra del perineo terminó tan energetizado que Juan Manuel Santos podría emprender una nueva campaña electoral, igual de larga a la de los últimos meses. Sólo tendrá que recargar el chakra de la garganta, que según los metafísicos queda mermado por el excesivo uso de la palabra, la imaginación y las afirmaciones públicas.

Otros tipos de análisis arrojados por esta cibermáquina lo dejaron mejor librado que en algunos sondeos y columnas de opinión: “Es una persona con objetivos y que logra lo que se propone”, “tiene un gran poder de convicción”, y “se proyectará muy bien internacionalmente”.

Se podría decir, según el propio Martí, que esta especie de aureola verde y luminosa protegió a Juan Manuel Santos de los ataques verbales de los mandatarios vecinos y de otros candidatos que trataron de dañarle el camino a la Presidencia con los temas de los falsos positivos y el bombardeo al territorio ecuatoriano. Es como si la mismísima Ola Verde, de la que se ha hablado tanto en los últimos meses, hubiera repercutido, pero a favor del Partido la U. Ni siquiera el rojo, que domina la policromía del símbolo del partido uribista, ha sido tan influyente en el destino del nuevo mandatario de los colombianos.
Sin embargo, el Scio-Trascendenz descifró al nuevo gobernante en otras facetas igual de humanas: “Posiblemente Santos alberga sentimientos negativos hacia algunas personas que han intentado hacerle el mal”, “se exige demasiado y se bloquea”, y “la independencia de su personalidad le impediría sostener alianzas con quienes quisieran dominarlo”.

Menos mal que Santos ganó, porque, de lo contrario, reveló el detector energético, hubiera entrado en estados depresivos y de tristeza muy largos.
La ‘buena vibra’ del nuevo Presidente también beneficiaría a Colombia. “Las facultades como la percepción, la memoria, la concentración y la creación de soluciones prácticas demuestran un momento óptimo para gobernar al país”, remató Martí.

Por lo pronto, el aura de Santos seguirá verde. La pregunta es: ¿verde esperanza? La historia lo dirá en el 2014.
LO MÁS VISTO