NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Johnny Depp amante de Angelina Jolie en Venecia

Eventos

En esta entrevista exclusiva para Jet-set, uno de los actores más taquilleros y sexys de Hollywood, cuenta cómo fue trabajar por primera vez con Angelina Jolie en su nueva cinta, El turista, en medio del escándalo internacional de su supuesto romance con la actriz.
Las películas protagonizadas por Depp, de 47 años, han producido más de seis mil millones de dólares en todo el mundo, lo que lo hace uno de los más rentables de Hollywood. Foto: Cortesía Sony Pictures.
Por: 5/1/2011 00:00:00
El turista, basada en la cinta francesa Anthony Zimmer, es una de las producciones más esperadas de esta temporada, por el alto turmequé de su equipo y el escándalo mundial que suscitó su rodaje en Venecia a comienzos del año. Entonces, se dijo que sus protagonistas, Depp y Angelina Jolie, dos de los más taquilleros de Hollywood, sostenían un romance. Se llegó a afirmar que, en un ataque de celos, Vanessa Paradis, compañera sentimental del actor, lo había presionado para que dejara cuanto antes el set, temerosa de que Angelina lo sedujera, tal como lo hizo en el 2005 con Brad Pitt, su actual amor, en la filmación de El señor y la señora Smith, cuando estaba casado con Jennifer Aniston.

Al respecto, Depp cuenta que a él y a la actriz les tocó ocultarse durante casi todo el rodaje y no hablar cuando estaban en público, para evitar que cualquier gesto fuera fotografiado, malinterpretado y “se convirtiera en otra mierda”.

El supuesto affaire nunca se comprobó, pero lo cierto es que en El turista, dirigida por Florian Henckel von Donnersmarck, se observa mucha química entre el distante Frank Tupelo, el personaje de Depp, y Elise, la misteriosa y bella espía inglesa interpretada por Angelina, a quien el actor compara con Elizabeth Taylor en su humor perverso y su forma de decir palabrotas, como un marinero, sin perder su gracia.

¿Cómo describe El turista? -Como un clásico, en el sentido de que es una gran combinación de suspenso y humor.

¿Cómo fue filmar en un escenario tan bello y glamuroso como Venecia? -Estuvimos tres o cuatro meses y adoré cada segundo, pero es difícil trabajar allí, porque te estás moviendo sobre el agua casi todo el tiempo. Yo no salí mucho, pues de todas formas no suelo hacerlo, pero algo extraño es que algunos de mis compañeros sentían cierta claustrofobia y yo no. Las noches fueron mi parte favorita, porque eran los únicos momentos en que podía salir a conocer (sin ser reconocido). Caminaba por los callejones y paseaba por los pequeños canales, pues no había ni un alma.

¿Conocía a Angelina antes de El turista? -Es gracioso, pero nuestros caminos nunca se habían cruzado. Y lo raro es que tenemos muchos conocidos y amigos mutuos. Además, conozco a Brad (Pitt) hace años y también al papá de Angie (Jon Voight) hace mucho tiempo, pero la primera vez que me encontré con ella fue en la preparación de El turista. Es linda, vaya muñeca.

Así que le agradó… -Es una gran mujer. ¿Y sabe qué?, es muy divertida. En realidad es una gran definición de una mujer, como una dama de la vieja escuela. ¡Tiene un excelente sentido del humor, dice las cosas como las siente y no molesta a nadie. Además, ¡tiene la energía de 300 personas! Es increíble. Está criando a esa magnífica y hermosa familia, va a trabajar y pone el corazón en ello, y además se ocupa de los problemas globales. Es un ser humano impresionante, por decir lo menos.

¿Ella fue lo que esperaba? -No tenía idea de lo que podía esperar cuando la conocí, pues no suelo prejuzgar a la gente y me gusta descubrir cómo son las personas por mí mismo. Nos citamos para preparar El turista y fue tan sencillo como: “Hola, ¿cómo estás? gusto en conocerte”, y simpatizamos al instante. La adoro, es una mujer realmente especial.

¿Y como actriz: fue bueno trabajar con ella? -Grandioso. Es una verdadera profesional y sabe su oficio.

Hablemos de su personaje, Frank Tupelo… Es un profesor de matemáticas de Wisconsin. No es un tonto como tal, sino más bien una especie de alma pura, un hombre común y corriente, como la mayoría de nosotros. Y Elise es mucho, mucho más. Él se involucra con ella, pero realmente no sabe en lo que se está metiendo. Frank está sentado en un tren, absorto en sus pensamientos, cuando esta increíble visión se aparece y simplemente se queda sin palabras.

Hay algunos momentos más ligeros en la película. Como cuando usted corre por los techos en pijama… -Fue como otro día en la oficina (risas). Es parte del espectáculo. Quiero decir, cuando has sido arrastrado a una prisión cubana y después haces una especie de danza Hoochie-Coochie, sin dientes, frente a Martin Landau (como lo hice en Before Night Fall), correr por los techos en pijama: ¡no es nada!

Cómo fue interpretar de nuevo al capitán Jack Sparrow en Piratas del Caribe 4? -¡Es casi peligrosamente agradable! (risas). Conozco tan bien al tipo, que es increíble regresar a su piel. Me siento muy cómodo con eso y en verdad es grandioso.

Hace poco impresionó a los niños de una escuela de Londres cuando los visitó vestido como el Capitán. ¿Cómo fue eso? -Fue muy agradable y ocurrió tan inocentemente que fue muy hermoso. Llegó una carta de una niña de la escuela pidiéndole ayuda a Sparrow y entró al área de producción, ésta la pasó a un tipo con el que trabajo, yo la leí y pensé: “tenemos que hacer esto”. Además, la escuela estaba muy cerca del set de Piratas. Fui con otros compañeros vestidos de piratas y les dimos un espectáculo de 15 ó 20 minutos. Los chicos fueron muy dulces. La pequeñita que me escribió es una niña muy linda.
LO MÁS VISTO