NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Etiqueta y protocolo para una boda real

Eventos

Si recibió una invitación a la boda y recepción de Kate y William, entre aquí para ver cómo vestir, qué decir, cuál tenedor usar, a quién saludar y, definitivamente, qué está fuera de lugar.
Etiqueta y protocolo para una boda real. Foto: Queen Internacional.
Por: 15/4/2011 00:00:00
Trajes y Vestidos

La invitación a la boda del príncipe William y Kate Middleton estipula que los hombres tiene tres opciones en el vestir: uniforme militar, terno ejecutivo o traje formal.

En el primero de los casos, solamente los miembros activos de las fuerzas armadas pueden vestir el uniforme, siempre y cuando reciban el permiso de su comandante.

Si William decide usar su uniforme de la Real Fuerza Aérea, entonces su hermano Harry, como padrino de boda y oficial de la Caballería, también debería usarlo.

La segunda opción es la más sencilla. Un traje de ejecutivo, con un cuello y corbata discretos.

En cuanto al traje formal se espera que sea un frac o sacoleva negro o gris, con un chaleco gris o amarillo, pantalones grises rayados y un sombrero de copa que debe llevarse bajo el brazo cuando se está en un recinto cerrado y durante las fotos oficiales.

Saludo de beso

Según la guía Debretts de Etiqueta, los chalecos deben ser enteros en caso de removerse el saco para que no quede la espalda descubierta.

Si se usan tirantes, es preferible que sean de tela y con botones en lugar de grapas. La camisa debe ser blanca con gemelos y se debe acompañar con una corbata o corbatín. Los zapatos negros con cordones completan el atuendo.

Para las mujeres la indicación es un elegante vestido matutino. Puede ser un traje sastre o saco con falda, sombrero y guantes, tacones altos con cartera que haga juego.
El sombrero, sin embargo, no es obligatorio. De hecho, en la boda del príncipe Eduardo y Sophie (también una plebeya como Kate) se aconsejó no llevarlos.
La guía Debretts señala que es difícil saludar de beso cuando se lleva u
n sombrero de alas muy grandes. Hay una manera específica de torcer la cabeza en un ángulo apropiado, pero dos damas que lleven sobrero de ala ancha "deberían evitar este saludo íntimo".

Comportamiento

Si nunca ha asistido a un evento de la realeza, tendrá que instruirse en cómo navegar el campo minado de lo que se puede hacer y lo que está estrictamente mal visto.

Para venias y reverencias la idea es no exagerar. Hincarse demasiado lo expone a uno a la burla entre los círculos de la realeza.

En cambio, las mujeres deberían doblar ligeramente las rodillas manteniendo el peso sobre la pierna delantera. Para los hombres con una leve inclinación de la cabeza, manteniendo la mirada baja, basta.

La misma acción se repite cuando la realeza abandona el recinto.

Contacto físico

Mientras se permite dar la mano a la reina, los funcionarios de palacio desaconsejan cualquier otro tipo de contacto.

En 1992, el primer ministro australiano, Paul Keeting, recibió críticas en la prensa cuando fue fotografiado poniendo su brazo en la espalda de la reina.

Hace dos años, sin embargo, la reina misma tocó la espalda de la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, y ésta respondió con el mismo gesto.

Una señal, tal vez, de una actitud más relajada y moderna de quienes conocen a la reina.

En el caso de los miembros de la realeza más jóvenes, como el príncipe William, las presentaciones serán mucho más informales.

Un aspecto muy importante para tener en cuenta es que en los banquetes de Estado no se permiten las fotografías. Estos eventos tienen su propio fotógrafo profesional.

Y bajo ninguna circunstancia está permitido twittear durante la ceremonia, la recepción o la fiesta. Además, los teléfonos celulares se deben mantener apagados.

Modales de Mesa

La recepción va a ser con bufé, así que no habrá que preocuparse por estar sentado a la mesa.

No obstante, el baile incluye una cena y, en este caso, sí será muy importante conocer los modales de antemano.

En cada puesto habrá colocados una serie de platos, copas y cubiertos. ¿Cómo usarlos?

Siga la regla de afuera hacia adentro a medida que progresa la cena. La cuchara de la sopa siempre estará en el extremo derecho si es el primer plato. Si es el segundo plato, estará de penúltima a la derecha.

Los cubiertos para el postre están en la parte superior, con el tenedor mirando hacia la derecha y la cuchara hacia la izquierda.

Las copas se colocan en el orden en que van a ser utilizadas: agua, champaña, vino blanco, vino tinto, vino dulce.

La servilleta se encuentra en la mano izquierda o sobre el plato en frente.

Sin ruido

No se conoce todavía cuál es el menú, pero hay una manera específica para consumir ciertos alimentos.

Nunca corte el pan con cuchillo, siempre se rompe un trozo con los dedos.

Con la sopa, la cuchara debe llevarse en una moción desde el centro del plato hacia afuera y nunca se debe meter a la boca, se lleva a los labios y se inclina levemente para introducirla a la boca. ¡No haga ruidos al sorber!

Otras comidas, como los espárragos, se comen con la mano, empezando por la punta. En el caso de que sirvan ostras, hay un tenedor especial que desprende la carne de la concha. Luego tome la concha entre el pulgar y los primeros dos dedos, llévela a sus labios y deslice la ostra con su jugo. No se la trague entera, mastíquela suavemente y degústela.

Con las bebidas se debe seguir la misma práctica que con la comida. No tome bocanadas, sino sorbos discretos sin emitir sonido y, por favor, ¡no se pase de tragos!

Conversación

La recepción tendrá la tradicional fila con la pareja, el príncipe Carlos y los padres de Kate, entre otros, recibiendo a los invitados. Es requisito saludar a los miembros de la realeza de la manera apropiada.

A la reina uno debe dirigirse inicialmente como Su Majestad y, después, como señora. Cualquier persona que tenga el título de Su Alteza Real debe saludarse así al comienzo y luego como señor o señora.

En caso de que se encuentre en una conversación con príncipes y princesas, sería mejor consultar con sus respectivas oficinas para saber qué nivel de formalidad esperan.

De todas maneras, sería muy práctico familiarizarse de antemano con quienes serán los príncipes, princesas y demás miembros de la nobleza que asistirán a sendos eventos.

Como plebeyo uno tendría que ser consciente de la jerarquía: después de los príncipes y princesas vienen los duques y duquesas, luego los marqueses y marquesas, condes y condesas, vizcondes y vizcondesas y, finalmente, barones y baronesas.

LO MÁS VISTO