NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El periodismo 'light', sobre el bien y el mal

Eventos

¿Es serio o no el periodismo de entretenimiento?, esta pregunta resulta muy difícil de responder ya que genera diversas opiniones. La respuesta está en las calles, la gente compra más revistas como JetSet, Tv y Novelas y demás.
"Nos cansamos de las noticias duras, por eso preferímos el entretenimiento", comenta Catalina Gómez presentadora de Día a Día. Foto: Cortesía Canal Caracol.
Por: 29/8/2011 00:00:00
Este tipo de publicaciones, que son las más vendidas, se ha convertido en un escape a la coyuntura que se vive actualmente; la gente prefiere consumir noticias positivas, noticias ligeras que hablen sobre cosas por hacer, personajes reconocidos y que los acerquen, de un modo u otro, a los hogares de las personas que tienen como referentes.

Un periodismo de chismes

Los rumores que corren por las salas de redacción de los diferentes medios acerca de los periodistas de farándula son muy frecuentes, se dice que no trabajan, que no confrontan las fuentes, que son ‘amarillistas’, etc. En resumen, se piensa que es un periodismo poco profesional.

Bajo el anterior concepto, el periodismo de farándula se puede dividir en dos: el bueno y el malo. Gustavo Gómez, reconocido periodista de Caracol Radio, dijo acerca del tema: “siento que mis colegas de farándula a veces se olvidan de que también deben regirse por las reglas universales del periodismo, y se escudan en la palabra chisme para no verificar la información antes de comunicarla.”

El chisme como tal, sin confirmar, se convierte en una bomba de tiempo que puede detonar trayendo consigo tremendas consecuencias. Un ejemplo claro de esta situación fue cuando, en los medios de comunicación, se rumoró acerca de que el hijo de Johana Bahamón, reconocida actriz, era del cantante, Juanes y no de su novio, Andrés Cabas.

Para Iván Lalinde, presentador de programas de entretenimiento, “el periodismo de entretenimiento no es malo ni es bueno, los malos o buenos son quienes hacen este periodismo.” Los periodistas que están detrás de las noticias tienen que, como principio fundamental, corroborar todo lo que se dice, quién lo dice, cómo y por qué lo dice.

Cuando un periodista de farándula, por el afán de ser el primero en publicar una noticia, saca una ‘chiva’ que no confirma y se mete en la vida de algún personaje famoso, comete una grave falta a la ética. Para Catalina Gómez, presentadora del programa Día a Día de Caracol Televisión, “el periodista no puede jugar con la vida de las personas, es necesario que respete los principios básicos de la profesión. Debe confirmar la noticia.”

Algo que sustenta lo anterior es la polémica que se desató cuando Graciela Torres, la ´Negra Candela´, publicó un video íntimo de Luly Bosa, en el que aparecía teniendo sexo con su pareja, que detonó una bomba que terminó en los estrados judiciales.

Las figuras más representativas de éste tipo de periodismo han llegado a la fama por publicar ´chismes-bombas´. Pero eso no quiere decir que sean buenos o malos en su profesión.

Un escape de la rutina

Pero no todo puede ser malo, la gente sale a comprar este tipo de publicaciones y las agota. Son los medios más vendidos. Catalina Gómez argumenta que “la gente está cansada de las noticias duras que ocurren a diario, se cansaron de la política, del conflicto y prefieren el entretenimiento.”

En un país con una agenda noticiosa tan saturada por la situación actual (noticias judiciales y de conflicto), el periodismo de entretenimiento se ha convertido en una un escape de la rutina noticiosa que aterra a las personas.

Para Andrea Ramírez, redactora de Tv y Novelas, este tipo de periodismo complace al público ya que “la gente quiere saber lo que pasa con los famosos, quieren saber lo que pasa en sus vidas.” Iván Lalinde considera que este periodismo “es refrescante, porque el entretenimiento es necesario en todos los ámbitos de la vida.”

Por su parte, Gustavo Gómez sostiene que el periodismo de entretenimiento “se mueve con soltura en los terrenos de la privacidad y a la gente le fascina meterse en las camas, casas y cuentas bancarias de los demás, especialmente si se trata de famosos.”

A la gente no sólo le gusta saber acerca de la vida de los famosos, también quieren saber si ellos apoyan buenas causas. Andrea Ramírez dice que “no solo los políticos apoyan las causas sociales, los famosos también lo hacen. Nosotros informamos sobre eso y a la gente le encanta.”

Pero el periodismo de entretenimiento no sólo trata acerca de la vida de los demás, las noticias sobre cultura, música, teatro, libros, y demás también son parte de la agenda. La gente necesita saber que actividades se pueden realizar y éste tipo de noticias son el vehículo para que se programen.

Lalinde argumenta que el periodismo de entretenimiento “es algo inmenso y nada fácil de trabajar, hay que ser muy creativo, además, para tener información. Las presentadoras no sólo son piernas largas en una minifalda; entre los periodistas y presentadores de entretenimiento hay mucho talento y mucha pasión.”

El oficio periodístico debe tener como esencia informar y entretener a la sociedad, debe ser serio y no acabar con las vidas de las personas. Gustavo Gómez concluye que “para la sociedad siempre es conveniente contar con un periodismo serio y juicioso, sea en farándula, en judiciales, en orden público o en salud.”
LO MÁS VISTO