NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Chepe Fortuna, un asunto de estado en Venezuela

Eventos

A Hugo Chávez no le gustó la telenovela colombiana Chepe Fortuna, hasta el punto de que el dramatizado salió del aire justo cuando dominaba las encuestas de sintonía. El descontento se lo produjo el personaje de Venezuela…
El personaje de Venezuela, que disparó la popularidad de la actriz negra Omeris Arrieta, fue creado por los libretistas Eloisa Infante y Miguel Ángel Baquero. La telenovela Chepe Fortuna, contada en clave de comedia, no le pareció divertida al gobierno de Chávez. Foto: Gerardo Gómez/11.
Por: 8/2/2011 00:00:00
A ella el presidente venezolano la calificó como “un irrespeto contra mi país”. Jet-set reunió a los libretistas y a la actriz que generaron este escándalo.

Hace tres años, el mapa político de Suramérica estuvo caliente por cuenta de los conflictos diplomáticos de Colombia y Venezuela, que finalmente desencadenaron el cierre de las negociaciones comerciales y la movilización de las tropas del Ejército bolivariano a la frontera de estas dos naciones. Pero mucho antes de tantos desacuerdos, los libretistas Eloísa Infante y Miguel Ángel Baquero habían escrito la telenovela Chepe Fortuna, una amalgama de situaciones pintorescas de la Costa Atlántica que incluía a los personajes llamados coincidencialmente Venezuela y Colombia, dos hermanas en conflicto.

En el momento del estreno, quedó la sensación de que sus creadores le habían sacado provecho a las tensiones colombo-venezolanas, como efectivamente sucedió en el vecino país, donde Chepe no tuvo la misma fortuna que se ganó en Colombia. Con una decisión tomada desde Caracas, que habría sido impartida por el mismo Hugo Chávez, la producción de RCN fue vetada por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, Conatel, que rige las parrillas de contenidos de las canales de televisión de Venezuela.
 
Televen, la cadena privada que la emitía, la sacó del aire una semana después del estreno, justo cuando la novela vivía los gozosos porque empezaba a dominar el preciado rating de sintonía. Conatel fundamentó su decisión con una serie de argumentos que no terminan de convencer a Infante ni a Baquero. En un escueto boletín expuso motivos como que “Chepe Fortuna pretende subestimar la inteligencia de los espectadores al presentar a las hermanas Colombia y Venezuela”. Para el organismo de control, estos roles “promueven la intolerancia política y racial, así como la xenofobia y la apología del delito”.

Todo indica, por informaciones divulgadas en el diario El País, de España, que a Chávez no le molestó tanto el personaje de Venezuela, que encarna la actriz cordobesa Omeris Arrieta, como el de su mascota llamada ‘Huguito’, que consideró como una referencia humorística evidente a la figura presidencial.

El rechazo que sintió hacia el dramatizado colombiano fue tan palpable, que buscó el escenario político de la Asamblea Nacional, donde rindió su informe de gestión de gobierno del 2010, para hablar mal de Chepe Fortuna. El comentario, aparentemente fuera de contexto, alcanzó la predecible resonancia internacional: “Esta telenovela colombiana es un irrespeto contra Venezuela”, dijo. Por supuesto, y conociendo su lenguaje directo para abordar los temas que le molestan, se fue lanza en ristre contra la Venezuela, a quien calificó de “altanera, gorda y maleducada”.

Los creadores lamentan que los altos comisionados de Conatel no hayan visto los conflictos internos que tiene Venezuela. “Es una mujer que denigra de su raza negra, que desea tener los ojos azules y hablar inglés. Su arribismo puede estar latente en las mujeres de muchos lados. No sólo en las venezolanas”, afirmó Baquero.

Al tiempo, el escándalo con repercusiones estatales fue capitalizado por los amigos del rebusque. En las calles caraqueñas la novela se consigue en Dvd piratas, que mantienen al día a los seguidores de Chepe con las nuevas fechorías de Venezuela.

Mientras se desataba la polémica en el vecindario, la noticia de la suspensión del dramatizado generaba mucho descontento entre sus libretistas. Eloisa Infante definió las acciones del Gobierno venezolano como “un veto y un ataque contra la libertad de expresión”. Baquero, por su lado, instó a terminar la emisión de la novela hasta el capítulo final para que el Gobierno bolivariano descubra la lección de hermandad y reconciliación que dejarán “la Colombia y la Venezuela de RCN Televisión”.

Sólo que la decisión está tomada, y que no habrá vuelta de hoja, como sucedió con los vetos a Rosario Tijeras y El capo, otras dos series colombianas que salieron del aire por decisión de Conatel. Todo parece indicar que Chávez no se reconciliará con la propia Venezuela, claro, la de Chepe Fortuna.

Rechazo al veto de ‘Chepe Fortuna’

Mario Ribero, director de Chepe Fortuna: “El personaje de Venezuela, comparado con el del personaje del político corrupto, es una simple caricia. Las dictaduras pierden el sentido del humor”.
 
John Bolívar, codirector de Chepe Fortuna: “No es aceptable que un presidente tome una decisión como ésta porque se sienta agredido. Un mandatario debe permitir la libertad de expresión”.

Ernesto Calzadilla, actor venezolano: “Me da tristeza lo que está pasando. Espero que un día los venezolanos puedan disfrutar de las producciones como Rosario Tijeras, El capo y Chepe Fortuna”.

Otras producciones vetadas en Venezuela

Rosario Tijeras fue retirada del aire, al parecer por el espinoso tema del narcotráfico. Lo que sorprende es que la serie El cartel, con la misma temática, llegó hasta el capítulo final.

Televen, el canal que compró los derechos de El capo, con Marlon Moreno, perdió un millón de dólares por la suspensión del seriado, que se emitía en el horario para adultos de las once de la noche.

Los Simpson también cayeron en la guillotina de Conatel, el organismo que rige los destinos de las cadenas de televisión venezolanas. A sus comisionados les pareció que la serie atenta contra la formación de niños y adolescentes.
LO MÁS VISTO