Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Chandler Burr, el papá gay que recuperó a sus hijos

Chandler Burr, el papá gay que recuperó a sus hijos

Edición Impresa

El caso del periodista norteamericano Chandler Burr, a quien Bienestar Familiar estuvo a punto de quitarle la custodia de sus dos hijos adoptivos por no haber dicho que era gay, tuvo un final feliz. Los niños de 10 y 13 años regresarán con su padre y podrán pasar la Navidad con su nueva familia.
Luego de ocho meses de espera Chandler Burr finalmente podrá viajar con sus hijos a Estados Unidos para empezar juntos una nueva vida. Foto: Archivo Particular.
Por: 4/1/2012 00:00:00
Luego de ocho meses de una larga espera, el periodista Chandler Burr podrá estar de nuevo con Brian y Joseph, dos niños santandereanos a los que adoptó en Colombia y cuya custodia estuvo a punto de perder, luego de que el Icbf considerara que había ocultado su orientación sexual. Con la ayuda del grupo de abogados de Dejusticia, la presión de los medios y mucha paciencia, logró que Bienestar Familiar revisara el caso. Finalmente, el pasado 12 de diciembre, los niños pudieron regresar con su papá, quien después de los papeleos pudo llevarlos a su nuevo hogar a las afueras de Nueva York para pasar juntos su primera Navidad.

¿Cómo fueron estos meses luchando por la custodia de sus hijos? -Terribles. Los niños estaban muy tristes. Yo trataba de hablar con ellos por Internet, pero era muy difícil mantener nuestra relación padre-hijos. Todos los niños necesitan afecto, disciplina, apoyo y, por supuesto, contacto físico. ¿Cómo les podía yo transmitir eso a través de una pantalla? Hubo un punto en el que me enfermé. No podía ni levantarme de la cama. Fui al médico, me mandaron todos los exámenes y no tenía nada. Tomaba aspirinas hasta que me di cuenta de que era un dolor que ninguna pastilla podría quitarme.

El incidente con el ICBF se produjo en abril del 2011. ¿Por que esperó tanto tiempo para exponer su caso en los medios? -Cuando me quitaron a los niños acudí entre otras instancias a la Embajada americana. Para ellos era importante tener buenas relaciones con el Icbf, porque hay muchas familias norteamericanas en procesos de adopción de niños colombianos. Me dijeron que lo mejor era solucionar las cosas por vía jurídica y para eso contacté al centro de estudios Dejusticia, liderado por Rodrigo Uprimny. Pasaron los meses, tuve paciencia, pero no hubo ninguna respuesta. Fue entonces cuando, de acuerdo con los abogados, decidimos llevar el caso a los medios.

¿Qué comentarios recibió luego de salir en los medios? -Recibí muchos mensajes de apoyo por Twitter y correos de personas solidarias conmigo y mis hijos. También hubo un señor en los comentarios de Eltiempo.com que me llamó “degenerado, gringo homosexual, ¿qué pensaba, que podía venir a comprar niños colombianos y ponerlos en peligro?”, y en la misma página había gente que estaba de acuerdo con que hay 30 mil niños en Colombia que necesitan el cariño de una familia. También sé que varios funcionarios del Icbf no compartieron la decisión, porque me lo hicieron saber en privado. Para ellos fue una tortura ver lo que pasamos mis hijos y yo en estos meses.

¿Cuál era el argumento concreto del Icbf con respecto a su condición sexual? -No me preguntaron si yo creía que podía ser un buen padre. Querían saber si yo estaba en capacidad de explicarles a mis hijos mi orientación sexual y que podía manejar la situación si otro niño les decía: “¡ah, tu padre es gay!”

¿Que opinan sus hijos de su orientación sexual? -Ellos entienden cuál es mi orientación sexual. Brian, el mayor, me contó que en una entrevista que le hicieron los funcionarios del Icbf hubo muchas preguntas, casi no recordaba cuáles, pero me dijo que una de ellas fue: “¿Tú sabes que tu padre es gay”?, y el les contestó: “Sí, lo sé, y no me importa porque es mi papá”.

¿Se imaginó que el hecho de ser gay le iba a poner en juego la custodia de sus hijos? -Cuando vine a Colombia para estar con Brian y Joseph fuimos de vacaciones a Santa Marta y nos hospedamos en un hotel donde había varias familias colombianas con las que tuve la oportunidad de conversar. Les conté que había adoptado a los niños y ellos me decían: “¡ah!, entonces tu esposa está en Estados Unidos?”, yo les explicaba que era padre soltero y gay. Ninguno mostró rechazo, al contrario. Por eso cuando dije que era gay en el Icbf, no esperaba esa reacción. Ellos nunca me preguntaron por mi religión, mis orígenes étnicos, ni mi orientación sexual.

¿Cómo son sus hijos, Brian y Joseph? -En el tiempo que hemos pasado juntos pude conocerlos bien. Estuvieron casi un verano completo conmigo en Nueva York y fue increíble. Son dos muchachos muy diferentes. Brian, que tiene 13 ahora, es un chico muy inteligente y sensible. Analiza siempre las cosas y está atento a lo que las personas hacen o dicen. Tiene una sabiduría increíble, tal vez porque debió hacerse cargo de su hermano desde muy pequeño. Joseph, el menor, es todo un hombrecito, es más impulsivo. Le gusta decir “hagamos esto…”, “vayamos allá…”; siempre lleva la delantera.

¿Y cómo es la familia que les espera a los niños en Estados Unidos? -Están mis padres, que son separados. Mi papá se volvió a casar con una mujer muy simpática y viven en Hawai. Mi mamá vive en Washington y quiere mucho a los niños. Tengo una hermana que es doctora en geofísica y está casada con un astrónomo. Tienen muchas ganas de tener hijos, pero quieren adoptar igual que yo. Tengo grandes amigos y amigas de México, Argentina, que tienen hijos y serán familias que harán parte de la vida de los míos, porque me interesa que tengan contacto con la cultura latinoamericana, por eso les hablo todo el tiempo en español, mi deseo es que conserven su idioma.

¿Hace cuánto es abiertamente gay? -Luego de graduarme en Economía hice una maestría de dos años en Estudios Asiáticos, lo que me llevó a vivir en lugares como Japón, China y Filipinas. Por aquella época decidí que no quería esconder mi orientación sexual. Hay gente que cree que ser homosexual es un ‘estilo de vida’, y no es así. Es algo biológico, como ser zurdo o diestro, y no tiene que ver con los valores, la moral o las creencias, y esto es algo que no solo el Icbf, sino cualquier entidad en el mundo, debe tener en cuenta.

¿En algún momento creyó que perdería definitivamente la custodia?
-No creí en ningún momento que existiera la posibilidad de que los niños quedaran de nuevo huérfanos. Ese no puede ser el interés ni la intención del Icbf.

¿Qué significa haber recuperado la custodia de los niños? -El Icbf obedeció a las leyes colombianas y esto es un precedente para que los niños que necesitan una familia puedan tener más oportunidades de ser adoptados y no se les prive de una vida con afecto y oportunidades por prejuicios irracionales e ilegales. Hay que recordar que recientemente el presidente Santos firmó una ley que prohíbe todo tipo de discriminación. Esta medida no solo protege los derechos de las minorías, como los homosexuales, sino también los de sus familias, amigos y niños en adopción que quieren y merecen amor.
LO MÁS VISTO