NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Carlos Antonio Vélez se pensiona pero no se retira

Eventos

A sus 57 años, el polémico director de deportes del Canal RCN y comentarista de fútbol de RCN Radio, se pensiona. Sin embargo, seguidores y contradictores seguirán viéndolo y oyéndolo, aunque con menor frecuencia.
Ahora que goza de su pensión, Carlos Antonio sale más con su esposa, recuperó los fines de semana y, juntos, por fin tienen viajes de placer y no de trabajo. Foto: Imagen Reina/10.
Por: 6/12/2010 00:00:00
Para Vélez, ahora empieza el rescate de los fines de semana y el pago de una deuda de tiempo con su familia, la gran sacrificada durante 37 años de carrera profesional.
Desde que corrió el rumor de la jubilación del ‘Profe’ Vélez, mucho ha sido lo que se ha hablado en los pasillos, pero poco lo que tiene que ver con la realidad. La verdad, contada por él mismo a Jet-set, es que, a sus 57 años, hace tres meses por fin obtuvo legalmente su pensión, lo que significa que debe presentar renuncia a los contratos laborales que tenga vigentes y empezar a gozar de un beneficio económico mensual que por ley le corresponde a todos los trabajadores del país.

En su caso, Vélez, quien lleva vinculado 21 años a RCN Radio y 12 al canal, siente que tiene su vida hipotecada a este grupo empresarial y, a juzgar por las manifestaciones de afecto de compañeros y jefes, es totalmente correspondido. Por eso, apenas renunció a la cadena radial, no lo dejaron ir, y hoy es agente libre en radio, con la capacidad de negociar qué tiempo le va a dedicar de ahora en adelante. En televisión, su contrato es diferente y, al término de éste, el año entrante se conocerán sus nuevas condiciones allí, o se sabrá si considera un par de propuestas que tiene dentro y fuera del país.

Pero, más allá de las negociaciones y de los nuevos contratos, lo cierto es que el ‘Profe’ ahora quiere saldar una deuda pendiente con su familia, si se quiere, la gran sacrificada en toda esta carrera de 37 años dedicados al periodismo deportivo. De inmediato, y sin lugar a concesiones, Vélez empezó a recuperar los fines de semana, que para él, su esposa y sus hijos siempre fueron sinónimo de fútbol, estadios y viajes de trabajo.

“Lo más parecido a un fin de semana eran mis viernes, pues no trabajaba en la noche. Entonces, los convertimos en sábados y hacíamos planes juntos. Igual, al día siguiente había que viajar a alguna ciudad del país a transmitir. Ahora que estoy en la casa los sábados y domingos he ‘descubierto’ la ciclovía, salimos a caminar, viajamos a Lima, la ciudad de mi esposa, y tengo tiempo libre”.

Quizá la más feliz con la nueva vida de Carlos Antonio es Techi, su esposa, a quien conoció precisamente en Lima, en 1976, gracias a un viaje de transmisión de un partido de Copa Libertadores. Ella nunca se imaginó que al convertirse en su pareja, tendría que resignarse a despertarse sola todas las mañanas por cuenta de que él lleva más de veinte años saliendo a la madrugada y sin hacer ruido, para iniciar un programa radial a las seis en punto en la emisora Antena 2.

“Ella ha sido una buena socia y mi secretaria privada en varios de los viajes que hemos hecho juntos. Techi tomó el mando de nuestro hogar y crió a mis dos hijos porque yo estaba casi siempre afuera. Prácticamente, no vi crecer a Luis Carlos, mi hijo mayor, y cuando me di cuenta Paola ya estaba casada. Mi esposa siempre ha estado ahí, esperándome, leyendo y volviéndose una experta en sudokus”.

De los 14 mundiales de fútbol que ha comentado Carlos Antonio, Techi lo ha acompañado a tres: México, Alemania y Francia. Y también ‘clasificó’ para la final intercontinental de clubes en Yokohama, Japón, en la que participó el Once Caldas. “Mi profesión también me ha brindado grandes satisfacciones, como conocer casi cien países, que de otra forma jamás hubiera visitado. Fui a Arabia Saudí, a Emiratos Árabes, dos veces a Australia y hasta a Tierra Santa, cuando Colombia jugó el repechaje para el Mundial 1990”. Eso sin contar con que, también, por cuenta de su trabajo, conoció al amor de su vida y pudo convertirse en uno de los comentaristas deportivos más controvertidos del medio. De hecho, Vélez dice que su posición fuerte, clara e inalterable frente a varios temas, le ha valido más enemigos que amigos.
LO MÁS VISTO