NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Boda real: Nueva York, fascinada con Kate Middleton

Eventos

Kelsey Osterman, estilista en Manhattan, ya perdió la cuenta de cuántas veces a la semana le piden el nuevo corte de pelo que ha conquistado la ciudad: el de Kate Middleton.
La imagen completa: pelo ondulante, elegante atuendo y anillo de zafiro. Foto: Quee Internacional.
Por: 13/4/2011 00:00:00
El glamour de los bucles de Kate -prometida del príncipe William- ha generado cientos de imitaciones y cada vez son más las mujeres jóvenes de cabello largo que descubren su encanto.

Dentro del salón de belleza Cutler, en la zona de tiendas exclusivas de Manhattan, Brooke Mazureck es la más reciente y sofisticada veinteañera en pedir el nuevo corte.
Kelsey levanta el largo y abundante cabello castaño de Brooke y explica: "La parte más importante, lo que hace a Kate tan hermosa, es la caída sobre el área del pómulo, que abre la cara completamente".

Mientras Kelsey trabaja arduamente transformando a Brooke en una "novia real", dice que el atractivo del estilo de Kate yace en que es asequible.

"Kate está en la mira del público, está en las portadas de las revistas y tiene un peinado que otras mujeres también pueden poseer", afirma.

Para Brooke la razón es muy sencilla: "¡Está viviendo una fantasía, se va a casar con un príncipe!, exclama, añadiendo que "no le molestaría" que le sucediera lo mismo.
Después del secado y el peinado, Brooke queda fascinada con su transformación. Ella también luce las elegantes y onduladas capas de pelo que caracterizan a Kate.

Para Kelsey, por su parte, significa una cliente más que sale satisfecha de su salón con un corte que, en realidad, ha sido estándar por mucho tiempo, pero al que Kate Middleton le ha dado un nombre.

El brillo del zafiro

A unas cuadras del salón de belleza hay otra manifestación de la fiebre nupcial que se ha apoderado de la "Gran Manzana".

La compañía Natural Sapphire comercia con la joya de mayor venta en los últimos meses: una imitación del anillo de zafiro de compromiso de Kate, que también fue el de Diana, la princesa de Gales.

Según Livia Brode, la joyería ha vendido más de mil ejemplares de este anillo desde el anuncio del compromiso real hace unos meses.

El día que eso sucedió, el sitio internet de Natural Sapphire colapsó. A partir de entonces han tenido que contratar a otro joyero para cumplir con los numerosos pedidos.

Livia asegura que Kate es responsable del renovado interés de los zafiros como piedra preciosa para el compromiso, un mercado anteriormente dominado por los diamantes.

Elegancia clásica

El atuendo completa el estilo de Kate Middleton, quien se ha convertido en el nuevo icono de la moda y tiene a los medios de comunicación en Estados Unidos obsesionados con su vestuario.

Casi a diario, las revistas y periódicos publican fotos de ella para completar un portafolio de los trajes que viste.

En Nueva York, donde la moda es una necesidad más que una opción, los sombreros con plumas, los vestidos por la rodilla y las chaquetas de espina de pescado ajustadas al cuerpo que usa Kate han despertado mucho interés.

Los neoyorquinos describen la imagen que evoca Middleton con palabras como "belleza", "elegancia" y "sofisticación".

El editor para Estados Unidos de la revista de alta costura Vogue, Hamis Bowles, sostiene que la señorita Middleton podría tener un gran impacto en la sociedad de Manhattan y más allá.

"Creo que es extremadamente elegante y esa idea de estar bien peinada, acicalada, vestida y con un gran porte tiene mucha resonancia entre las mujeres de Nueva York", señala.

"Hay un clasicismo en lo que selecciona que proyecta moda, pero no de una manera exagerada. Lo que es admirable es que, tan temprano en este proceso, ella ha encontrado una identidad propia y eso es algo que realzará su autenticidad", añade Bowles.

"Ella es alguien que absorber nuestra atención durante mucho tiempo".

Corte de cabello, joyas y atuendos son sólo parte de la imagen completa de Kate Middleton. En Nueva York, donde el ascenso social es parte del ADN de esa ciudad, la historia de una chica de clase media que crece para casarse con un príncipe definitivamente tiene mucha resonancia.
LO MÁS VISTO