NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Anna Kournikova pasó por Bogotá

Eventos

En una fugaz, pero intensa visita a la capital, los admiradores de la bella tenista rusa pudieron verla en todo su esplendor; La también modelo y novia de Enrique Iglesias habló con Jet-set.
Sencilla, bella y tranquila, así percibieron los espectadores del Seguros del Estado Agassi-Sampras Tour a la tenista rusa. Foto: Gerardo Gómez/10.
Por: 17/9/2010 00:00:00
En Bogotá estuvo, primero, en rueda de prensa; luego, con los niños de la Fundación Surcos; y después, durante su juego frente a Ashley Harkleroad, en el marco del Seguros del Estado Agassi-Sampras Tour.

Los amantes del tenis la idealizaron en los años 90, quizá más por su gran belleza que por sus dotes como tenista. Siempre se dijo de ella que lo que le sobraba ante las cámaras en sesiones fotográficas o en comerciales para sus grandes patrocinadores, le faltaba en la cancha, frente a sus contendoras. Sin embargo, la Kournikova es inolvidable, y así lo demostró la gran cantidad de periodistas y admiradores que convocó en Bogotá, durante su corta visita, como parte de la exhibición de estrellas del tenis, organizada por Seguros del Estado.

A sus 29 años, Anna es una mujer fresca, amable, dispuesta, aunque muy prevenida ante las preguntas sobre su vida privada. Su relación de ocho años con el cantante español Enrique Iglesias ha generado toda suerte de rumores en los tabloides del corazón y, quizá por eso, se cuida mucho de abordar el tema, justo porque todos quieren saber acerca de él.

La rusa le contó a Jet-set que le han inventado cinco embarazos, un par de matrimonios y hasta que tiene tres hijos adoptados. Por eso, dijo, ahora no está pendiente de las revistas de farándula ni se preocupa por leer acerca de su vida ni de la de su enamorado, con quien, por cierto, asegura también que tiene una relación estable, feliz, y sin ningún afán de boda por el momento. Desde que se conocieron, en el 2002, cuando él la invitó a que fuera la protagonista del video de su canción Escape, se enamoraron y se han convertido en una de las parejas más admiradas y perseguidas por los paparazzi.

La carrera de la Kournikova, como se le conoce en el medio, inició con pie derecho, pues llegó a las grandes ligas del profesionalismo apenas a los 14 años, en 1995. Desde entonces, se midió con figuras de la talla de Lindsay Davenport, Arantxa Sánchez y Steffi Graf, la top del momento, a quien logró vencer en Eastbourn, en 1998. Sin embargo, sus constantes lesiones y los frecuentes contratos publicitarios que debía cumplir debido a su belleza y popularidad, la fueron alejando de las canchas paulatinamente y convirtiendo en una figura más destacada en el campo del modelaje. No obstante, la rusa le dijo a Jet-set que su prioridad siempre fue el deporte y que su boom publicitario fue sólo algo secundario en su vida que, lógicam
ente, aprovechó y que hoy todavía le brinda sus frutos.

Su retiro prematuro de las canchas se concretó hace siete años, pero no así su presencia en los medios, pues, desde entonces, Anna ha estado vinculada a diversas causas sociales, entre las que predominan la ayuda a los niños enfermos y desprotegidos. Dicen que su especial interés en ese tema le viene desde la infancia, ya que su madre fue acusada de negligencia infantil en Florida, lugar donde residía la familia Kournikova, y parece que la pequeña Anna fue víctima de las consecuencias de esa anomalía. Durante su visita a Bogotá, la tenista pidió que su agenda tuviera un espacio para compartir con niños colombianos, y la actividad se realizó en la sede de Coldeportes, con los pequeños de la Fundación Surcos.
LO MÁS VISTO