NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Adelaida Buscató actúa en película de los mineros

Eventos

Una joven paisa, de padre catalán, forma parte del elenco de la primera película que se basará en el drama de los 33 mineros de Chile que estuvieron a punto de morir bajo tierra. Adelaida posó para Jet-set antes de terminar el rodaje de la cinta.
Adelaida Buscató nació en Medellín, pero a los 15 años se fue a vivir a España, donde estudió actuación y participó en la escuela de Pepa Calvo, una de las directoras más prestigiosas de la escena barcelonesa. Foto: Imagen Reina.
Por: 23/11/2010 00:00:00
Ella tiene una formación actoral en dos de las compañías con más abolengo en el teatro europeo.

Después de recorrer 40 kilómetros entre el aeropuerto de Santiago y el desierto de Atacama en Chile, la actriz colombiana Adelaida Buscató y el equipo de producción de la cinta Los 33 de San José se encontraron con el campamento La Esperanza, que el escritor Hernán Riviera Letelier bautizó como “el infierno mediático y del espectáculo que surgió de la nada con la tragedia de estos hombres bajo tierra”.

La joven nacida en Medellín, pero criada en Barcelona, viajó hasta aquel lugar árido para incorporarse a la ‘Babel’ de carpas improvisadas, ventas ambulantes, baños públicos, payasos callejeros y periodistas de todas latitudes que siguieron durante 70 días el riesgo y la incertidumbre que agobió a los 33 humildes mineros. Más de dos mil personas hicieron parte de aquel hervidero de comunicadores que buscaban un ángulo diferente de esta noticia sin precedentes en la historia. Adelaida estaba allí, pero jugando a ser periodista, como parte de su papel estelar en la primera película que se realiza sobre este singular drama. Su personaje, de una reportera con acento muy español, será el hilo conductor de la cinta que llegará muy pronto a las salas de cine de América y Europa.

El director Antonio Recio, de España, y Dynamo Producciones, de Colombia, concibieron el proyecto cinematográfico cuando aún no se sabía qué suerte tendrían los mineros, y justo en los días en que el rescate era una posibilidad lejana, casi un milagro divino, como lo dijeron en su momento los medios de comunicación. Recio, quien se adelantó a la película de este tema que protagonizará el actor Javier Bardem, aprovechó que todavía no habían desmontado el campamento La Esperanza para rodar las escenas sin necesidad de acudir a extras y en aras de alcanzar el realismo que el mundo entero vio por los diarios y los noticieros.

Esta superproducción de Dynamo marca el arranque de la primera gran actuación de la joven colombiana en el cine. Hace unos meses tuvo una aparición fugaz en la cinta Tres de tres y luego pasó por la televisión española en los seriados Los Serrano y La Tira, en la que probó suerte como comediante. Sólo que en realidad eso no es lo suyo.
 
La actriz siempre ha aspirado a interpretaciones más dramáticas, luego de su debut en la prestigiosa compañía de teatro de Pepa Calvo, con sede en Barcelona, y de una especialización en actuación en Bielorrusia, cuyo historial para formar artistas de la ópera, el circo y el teatro europeos se remonta a más de dos siglos.
 
Curiosamente, en esos días de aprendizaje en Europa Oriental, Adelaida estuvo a un pelo de abandonar la actuación. Las exigencias de los profesores y el tono despectivo con que evaluaban los ejercicios de clases por poco la alejan del sueño teatral que le inculcaron sus padres cuando todavía vivían en Medellín. “Todos mis compañeros lloraban y amenazaban con regresar a casa por la presión de los profesores. Bueno, debo admitir que yo lloré sólo una vez”. Lo hizo cuando faltaban tres días para la graduación.
 
Una de las docentes le insinuó que se dedicara a freír espárragos en lugar de estar pensando en el teatro. Luego, cuando recibió las calificaciones, la paisa fue la primera sorprendida. Sus notas estaban entre las mejores de este prestigioso taller actoral que promueve el método Stanislavski, que enseña a construir personajes a partir de las vivencias personales de cada artista. “Después de tanta garrotera, me di cuenta de que en esto de la actuación hay que comer mucha mierda. Pero, me puse feliz. Los mejores del mundo me dijeron que servía para ser actriz”.
 
Unos meses antes, Pepa Calvo, otra de sus maestras, le refrendó su vocación artística al elogiar sus interpretaciones en dos obras del repertorio popular de García Lorca: Bodas de sangre y La casa de Bernarda Alba. Con todas esas bases adquiridas en lo más rancio del teatro europeo, Adelaida no oculta su malestar cuando los medios de comunicación la presentan como “la modelo que trata de abrirse camino en la actuación”. “No tengo nada en contra del modelaje, pero lo mío es el arte”.

En pocos días, la actriz colombiana regresará a Chile, donde terminará de rodar las escenas de la película inspirada en las hazañas de los mineros que hacen carrera para millonarios, gracias a las firmas de jugosos contratos publicitarios y a las donaciones de varios ricos que se conmovieron con todo lo que pasó a 700 metros bajo tierra. “Después de vivir el infierno, es bueno que conozcan el cielo mediático”, dice la joven de inmensos ojos azules, que camina hacia la promesa de convertirse en una de las grandes revelaciones del cine español.
LO MÁS VISTO