NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

PATRICIA VÁSQUEZ TIENE EL TOQUE DEL ÉXITO

Eventos

A la actriz bogotana la vida le sonríe: es una de las malas más malas de la tele, está a un paso de convertirse en actriz exclusiva de TV Azteca, en México, y encontró el amor al lado del empresario Sammy Bessudo.
Por: 15/4/2010 00:00:00
Éste ha sido el año de la joven actriz, a la que le llegaron un par de propuestas que le cambiaron la vida, justo cuando empezaba a ser la mala más mala en su papel de antagonista en Nadie es eterno en el mundo.
Por una parte, Patricia empezó a cosechar los frutos de sus viajes a España, a donde llegó hace cuatro años para especializarse en arte dramático y tocar puertas en busca de una gran oportunidad. Hizo las cosas como correspondía: estudió con disciplina y se puso en manos de una agencia de promoción de actores, hasta que en julio pasado Antena 3 la citó para un casting y se ganó uno de los protagónicos de la serie Enfermeras, una de las más exitosas del momento. Esto ocurrió cuando apenas llevaba tres meses de grabación con Caracol y, como suele suceder en estos casos, los españoles la necesitaban con disponibilidad inmediata. “Me ofrecieron, incluso, pagarle a Caracol la multa que se me impondría si yo incumplía mi contrato. Pero, la verdad, después de hablar con ellos y de entender que mi papel era imprescindible en la novela, decidí rechazar la propuesta porque, ante todo, Caracol es mi casa y a ellos les debo la primera oportunidad en mi carrera como actriz”.
Pero como en ocasiones el destino es terco y caprichoso, al mes siguiente de haber declinado en España la llamaron de México, esta vez de TV Azteca, para plantearle algo mejor: ser artista exclusiva de este monstruo televisivo. “Querían que viajara de inmediato para protagonizar una telenovela que empezaban a grabar en septiembre y me dijeron que tenían el papel escrito para mí”. Y como ella siempre busca dejar las puertas abiertas, les explicó que su contrato con Caracol iba hasta noviembre y les propuso negociar para el próximo año en otros proyectos.
Los mexicanos, en cabeza de Sergio Segura, mánager de nuevos proyectos de TV Azteca, le enviaron tiquetes para que viajara al D.F. a entrevistarse con el director general de estudios del canal. En esa reunión ella conoció el funcionamiento de la empresa y los proyectos que tienen a corto plazo. A su regreso quedó oficializado que volverá en enero a tomar cursos de dicción y dominio del acento local y que luego empezará a grabar una telenovela que se emitirá en horario estelar.
Las condiciones económicas, de permanencia en México y de funciones específicas de Patricia, están siendo definidas por estos días entre su mánager y TV Azteca, y se espera que la firma del contrato se efectúe a principios de octubre. “Quisiera quedarme un año allá y tener también la libertad suficiente para tocar puertas en otras áreas, no sólo en el campo de las telenovelas”. De hecho, Patricia anhela cumplir el sueño de incursionar en el cine y dice que México puede ser una buena plaza para sus aspiraciones.
Quienes han seguido su carrera aseguran que de la niña ingenua que protagonizó Amor a mil hace más de seis años ya queda muy poco. Y aunque Patricia no contemplaba la idea de ser actriz sino periodista, y aspiraba a tener un programa de entrevistas en televisión, confirma que a su faceta de actriz también le ha inyectado esa disciplina que es parte de su personalidad. Apenas vio que tenía un futuro en esa carrera se dedicó a estudiar. La prueba, para muchos, estuvo en la interpretación que hizo de Herlinda en La Saga, negocio de familia, porque dicen que allí fue donde realmente empezó en serio su vida artística. Claro que desde sus inicios, la joven bogotana tiene una entrenadora personal que le ayuda a perfeccionar sus personajes y a moldearlos como exigen los libretos, eso muy pocos actores lo hacen.
Esa misma fuerza y dedicación por lo laboral la llevaron también a ponerle fecha y hora a sus sesiones de fotografía, que había dejado aplazadas debido a su trabajo. “Tomar fotos es para mí un hobby, una pasión. Cada vez que agarro mi cámara es como una terapia que me ayuda a relajarme y a divertirme porque juego con la imagen y hago experimentos técnicos para ver qué resulta”.
A sus escasos 26 años, a Patricia la vida le ha dado tantas vueltas que ha tenido que arreglárselas para enamorarse y mantener relaciones duraderas y estables, como le gustan. Es de las que busca estar en donde está la felicidad y como no tiene prisa, espera que la vida le muestre a las personas que deben permanecer a su lado. Como ahora, que ha redescubierto el amor con Sammy Bessudo, después de terminar una relación de cuatro años con un español al que se entregó en cuerpo y alma. “Sammy y yo nos conocemos hace un año, pero antes de estar con él quería limpiarme de lo anterior para empezar de nuevo. Él me mostró que el amor está lleno de colores, de sabores, y que también es tranquilidad y cosas tan sencillas como subir a una montaña o mirar unas orquídeas”.
Y mientras empaca maletas para viajar a su nuevo destino, Vásquez se esfuerza por cumplir las metas que se trazó al asumir su personaje en Nadie es eterno en el mundo. “Me voy, pero quiero volver a Colombia porque me gusta trabajar aquí, creo en lo que se hace en este país y me siento bien con sus producciones y su calidad técnica”. •

Además de la disciplina y el estudio, Patricia le adjudica el éxito de sus personajes al equilibrio espiritual y a la práctica del yoga y del pilates.

•Este año, Patricia por fin ha podido dedicarse a tomar fotografías, una de sus pasiones. Para ella la cámara es una posibilidad para inventar y crear, como puede verse en este autorretrato que aparece detrás de la actriz.

•Silvia, su personaje en Nadie es eterno en el mundo, es una mala de verdad. Ella le ha provocado más de una rabieta a Wendy Jiménez, la protagonista de la novela.

•Patricia Vásquez, la modelo, aún sigue presente en su personalidad. De hecho, fue así como empezó a perder el miedo ante las cámaras y a ganarse la vida desde que era una jovencita.


LO MÁS VISTO