NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El director de ‘Avatar’ se disputa el Oscar con su ex

Eventos

En un hecho insólito en la historia de los Premios Oscar, el director James Cameron, autor de la exitosa cinta Avatar, compite en la categoría a Mejor Director, entre otras, con su ex esposa Kathryn Bigelow. Las malas lenguas de Hollywood rumoran que si ella gana, se vengaría por fin de él por haberla dejado por su amante Linda Hamilton.
Por: 30/3/2010 00:00:00
La puja por los codiciados Oscar rompe esquemas este año, pero nada tan particular como el hecho de que la guerra de los sexos y de los ex, instalada en la competencia por las categorías más prestigiosas, le agregan un toque picante al galardón de mayor prestigio del séptimo arte.
El curioso caso es protagonizado por los directores James Cameron y Kathryn Bigelow, quienes estuvieron casados entre 1989 y 1991. El divorcio no los separó del todo, sino que hoy son buenos amigos, además de que suelen trabajar juntos en el cine, el cual fue señalado en su momento como la causa de la ruptura. “Siempre hay que pagar un precio por lo que uno quiere”, le dijo ella hace unos años al Sunday Times, “y creo que en mi caso ese precio fue mi matrimonio”.
Ahora, la californiana se ve recompensada con éste que es, sin duda, el mejor momento de su carrera: Su película The Hurt Locker, inmersa en la guerra de Irak, está postulada a nueve premios Oscar, entre ellos Mejor Película y Mejor Actor. Ella misma es candidata a ganar la estatuilla a Mejor Director, todo un hito, ya que sólo otras tres mujeres han aspirado en 81 años de historia de los Oscar a esta importante categoría.
Como el David que reta a Goliat, la cinta de Bigelow rivaliza con la cinta animada Avatar, postulada también a nueve Oscar, con la que su ex esposo ha vuelto a recordarle a Hollywood su talento para hacer películas taquilleras e innovadoras. Mientras que el filme de Kathryn costó unos 11 millones de dólares, el de Cameron tuvo un presupuesto de 300 millones, lo que lo hace el más caro de la historia. Dotada con la última tecnología y convertida en un fenómeno global, Avatar ha batido varios récords, como el de la película más rentable de la historia, con ganancias de 2 billones de dólares. Como era de esperarse, Cameron también resultó postulado a Mejor Director, reconocimiento que ya ganó con Titanic, película a la que Avatar despojó de todos sus récords.
Tales circunstancias difícilmente se repetirán en los célebres premios de Hollywood, Meca del cine, pero también de intrigantes y chismosos, que están hurgando en las miserias de esta historia. Pero los protagonistas sostienen que no hay pugna entre ellos, sino que son muy buenos amigos y se han explayado en elogios mutuos. Cameron, por ejemplo, contó que Bigelow le mostró el guión de The Hurt Locker antes de decidir dirigir la cinta. “Le dije que dejara inmediatamente lo que estuviera haciendo y que empezara a trabajar en ello”, reveló. Sus detractores dijeron que en otra muestra de su egolatría, lo que el director pretendía era darse crédito, en caso de que The Hurt Locker triunfe en la premiación. Ella, por su parte, también ha sido políticamente correcta. “¡La amo, la amo, la amo!”, dijo sobre Avatar.
Según el Daily News de Nueva York, cierto sector de la farándula sospecha que si gana, Bigelow se vengaría por fin de Cameron, quien según un rumor muy difundido la dejó por su amante Linda Hamilton. Si de celos profesionales se tratara, la cineasta hoy se sienta en el mismo podio de su ex, después de verlo triunfar y triunfar mientras que ella construía su carrera, no exenta de altibajos. “Cualquiera que haya visto a su petulante ex tener un enorme éxito, tiene hoy que estar del lado de Bigelow”, dijo el crítico Roger Ebert.
Y la verdad es que, al menos el ciento por ciento de la blogosfera del espectáculo está con ella y le achaca a Cameron sus infidelidades y cuatro divorcios. Kathryn, en cambio, no se volvió a casar, lleva una vida apacible y luce muy bien a los 55 años, como una estrella, mientras que Cameron se ve muy viejo para sus 58. Otro punto a favor de ella, es lo calmada y profesional que es en los rodajes, al tiempo que el director tiene fama de furioso y caprichoso.
Pero por mucho que sus admiradores la quieran ver coronada como la primera directora en ganar el Oscar por sus virtudes, los entresijos de estos premios no le harán el camino fácil. Apenas un tercio de los miembros de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas con derecho a votar por los premios, está formado por mujeres. De otra parte, en un año en que la organización del Oscar busca subirle el rating a la transmisión de la gala por televisión, un triunfo absoluto de Avatar sería más conveniente, conjeturó The Wall Street Journal.
Empero, Bigelow tiene un factor significativo de su lado: acaba de ganar el trofeo a Mejor Director en los Premios del Sindicato de Directores, dejando atrás al propio Cameron. Por tradición, salvo seis excepciones en seis décadas, quien gana en estos premios vuelve a ganar en los Oscar, pues lo definen prácticamente los mismos electores. El 7 de marzo se develará el misterio.•
LO MÁS VISTO