NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Dennis Hopper se divorcia agonizante

Eventos

El eterno rebelde de Hollywood, célebre por sus orgías de sexo, alcohol y drogas, no se resistió a la tentación de escandalizar ni en su lecho de muerte. Aunque le quedan pocos días de vida a causa del cáncer, le pidió el divorcio a su quinta esposa, Victoria, quien dice que todo es una treta de su hijastra Marin para quedarse con la fortuna del actor.
Por: 30/3/2010 00:00:00
Si es verdad que la gente muere como ha vivido, Dennis Hopper es un gran ejemplo. Desde los años 60, cuando a raíz de su cinta Easy Rider se convirtió en un símbolo de la rebeldía, él acostumbró a Hollywood a sus aventuras del más escabroso tono. La policía lo detenía a cada rato por caminar desnudo por las calles de Los Ángeles, hacía orgías con hasta 50 mujeres, organizaba maratones sexuales y consumía cada día cantidades salvajes de drogas y alcohol: medio galón de ron, 28 cervezas y tres gramos de cocaína, la cual, como bocado especial, se inyectaba mezclada con heroína en sus bacanales cada diez minutos. Su temperamento intenso lo llevó a pelearse con todo el mundo en Hollywood, donde era llamado “La Amenaza”, porque además le encantaba desafiar a la muerte. Intentó montarse en el ala de un avión en movimiento y volarse con dinamita y siempre llevaba consigo un cuchillo y una pistola. Ahora, desahuciado de un cáncer de próstata, ya tiene por fin de frente a esa muerte a la que tanto provocó y ni ella ha sido capaz de conjurar ese patrón de trifulcas y conductas erráticas que han caracterizado sus 73 años de vida.
El pasado 14 de enero, cuando ya sabía que morirá en cuestión de días, Hopper le interpuso una demanda de divorcio a su quinta esposa, Victoria Duffy Hopper, madre de su hija Galen de 6 años. Fuentes cercanas al actor le dijeron a People que la pareja había estado distanciada en los últimos años y que ella malgastó la fortuna de su marido. Otro informante cercano al artista la tildó, en The New York Post, de cazafortunas y contó que Hopper dejó de hablarle luego de que ella, sin el menor tacto, le pidiera que reescribiera su testamento para asegurarse una buena herencia. “Victoria quería más, más y más. Ella iba a impugnar el testamento en la corte. Para evitarlo, él puso la demanda de divorcio. Fue un acto de defensa preventiva”.
El caso pasó de extraño a siniestro con las revelaciones que hizo Victoria en su respuesta a la demanda de su esposo ante una corte de Los Ángeles. Allí, alega que Hopper está siendo manipulado “por sus hijos mayores de otras relaciones para pedir la disolución de nuestro matrimonio”, a pesar de “ser incapaz de manejar sus asuntos legales y financieros”, debido a la fuerte medicación para sobrellevar el cáncer que ha sufrido durante una década. Victoria, casada con el actor desde hace 14 años, afirma que el motivo de todo es el dinero y pide que se respete el acuerdo prenupcial, en virtud del cual ella es la dueña del 25 por ciento de la fortuna de Hopper mientras siga casada con él. De igual modo, alega que su esposo le dijo que no quiere el divorcio, pero que otras personas insisten en que vele por ellas tras su muerte. De todo ello, Victoria acusa a Marin, la hija de Hopper con su primera esposa Brooke Hayward.
La señora Hopper, de todos modos, no pierde ocasión para sacarle los trapos al sol a su moribundo esposo. Se creía que el actor había dejado las drogas, pero según ella, aún consume y por eso la maltrató muchas veces. “Caneca de basura humana”, le dijo un día. “Algo malo te va a pasar y no vas a verlo venir”, la amenazó en otra ocasión, lo cual la atemorizó, porque él mantenía armas cargadas por toda la casa. De esta debacle no se salvó ni la pequeña Galen, pues Victoria afirma que Dennis fumaba marihuana y veía películas de contenido sexual explícito delante de ella. Por eso, ella no sólo quiere la custodia de la niña, sino que las visitas a su padre sean supervisadas y seis horas después de que haya fumado la droga.
Marin no se ha pronunciado sobre las acusaciones de su madrastra, pero, su medio hermano William Thomas, hijo de su madre, sí la defendió implícitamente en People. Él asegura que visitó a Dennis recientemente y que no lo vio ni alienado ni delirante, sino como siempre lo ha conocido: “Lúcido, cálido e interesado en todo, pese a estar tan débil por la quimioterapia”.
¿Quién miente? Eso sólo lo dirán los jueces, pero lo cierto es que el provocador más temido de Hollywood, sobreviviente junto a Jack Nicholson y Liz Taylor de una glamurosa generación, pasará a la historia de la Meca del cine por sus desquiciados roles en Easy Rider, Rebelde sin causa y Apocalipsis Now, pero también por este multimillonario divorcio a un paso de su tumba. •
LO MÁS VISTO