NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Álvaro José Villegas Usa la regresión para sanar

Eventos

El pupilo del reconocido médico alternativo Santiago Rojas habló con Jet-set sobre la regresión como terapia para combatir los miedos, las depresiones y los ataques de pánico. Álvaro José estudió chamanismo durante cinco años en Nueva York.
Por: 30/3/2010 00:00:00
Una mujer de 48 años, quien desde los 42 no puede tener relaciones sexuales con su esposo, llegó al consultorio de Álvaro José Villegas después de que un sinnúmero de médicos y sicólogos tradicionales le habían diagnosticado impotencia sexual femenina y frigidez. Luego de tres sesiones de conversaciones profundas y ejercicios de respiración y meditación, este sicólogo decidió hacerle una regresión. La mujer viajó a una vida pasada en la que ella era una prostituta muy prestante, y su actual esposo, quien también era su alma gemela en esa vida, era un duque de la sociedad europea. A los 42 años, ella le propuso que se escaparan y se fueran a vivir juntos y él la rechazó por su condición social. La mujer lo amenazó con sacar a la luz pública su relación, y él, para evitar el escándalo, la mató. Después de que la mujer revivió ese momento y liberó todas las emociones reprimidas, volvió a tener el mejor sexo de su vida.
Casos como estos llegan diariamente al consultorio de Álvaro José Villegas, un arquitecto bogotano que hace siete años cambió los planos y las maquetas por la sicología alternativa, ciencia de la que se enamoró a los 12 años cuando su familia lo llevó por primera vez a una consulta donde el reconocido médico Santiago Rojas para que le curara sus constantes gripas. Él le mandó a leer un libro y le recetó esencias florales. “Yo estudié en el Gimnasio de Los Cerros, un colegio del Opus Dei. En esa época tomar gotas era igual que hacer brujería, ahora todos los que estudiaron conmigo las toman”, dice Álvaro. Años más tarde, su médico de cabecera se convirtió en su mentor y en la persona que lo impulsó a estudiar Sicología.
En 1993 se fue a vivir a Nueva York, donde estudió durante cinco años chamanismo con Oscar Miro-Quesada, un reconocido chamán peruano, quien le enseñó el arte de la sanación y de la adivinación. “La gente en Colombia oye la palabra chamán e inmediatamente piensa en personajes como el Indio Amazónico, pero se equivocan. El chamanismo es una herramienta que le ayuda al ser humano a entender su relación con la Tierra y con el cosmos”, anota Álvaro, quien además hizo un master en Sicología Espiritual en la Universidad de Santa Mónica, en Los Ángeles, California, y se especializó en Terapia Regresiva en Aetra, Asociación Española de Terapia Regresiva.
Álvaro José define el término regresión como un viaje al pasado. “A través de la respiración y la meditación, las personas llegan a un estado amplio de conciencia que les permite revivir los orígenes de los episodios traumáticos no resueltos”. Según él, la gran diferencia entre la sicología holística y la tradicional es que la primera ve al hombre como a un ser íntegro, mientras que la segunda se enfoca sólo en el síntoma. “Si tienes una depresión te dan un antidepresivo, pero no se preocupan por llegar al origen del problema”. Está convencido de que el 90 por ciento de las enfermedades del ser humano tienen un trasfondo sicológico, mental, emocional. “A través de las terapias me he dado cuenta de que lo que más hace sufrir a la gente es juzgarse a sí misma y a los demás, y tener expectativas. Muchas veces no se goza el presente por estar pensando en el futuro”, dice Álvaro.
Su consultorio en el norte de Bogotá se ha convertido en una especie de confesionario al que llegan diariamente entre tres o cuatro personas con ataques de pánico, depresión, tusa o miedo al agua, entre otras manifestaciones. Los que más se preocupan son los porteros del edificio, quienes de vez en cuando lo llaman a preguntarle a qué se debe tanta gritería, a lo que él simplemente responde: “Tranquilos, mientras no sea yo el que grite, todo esta bien”. •
LO MÁS VISTO