Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Yoko Ono expone su árbol en Cartagena

Yoko Ono expone su árbol en Cartagena

Revista Jet-Set

La viuda de John Lennon será parte de la nómina de artistas invitados a la primera Bienal de Arte Contemporáneo que se llevará a cabo en el Corralito de Piedra.
El Wish Tree es una de las instalaciones más representativas de Yoko Ono.
Por: Edición 27611/2/2014 00:00:00
Yoko Ono ha dejado su peculiar firma en todas las instalaciones que ha realizado alrededor del mundo. Su trazo más famoso reposa en el MOMA de Nueva York desde 2010, y ahora Cartagena cuenta con la rúbrica de la famosa esposa de John, que trajo a la ciudad amurallada una de sus obras más emblemáticas a la primera Bienal de Arte Contemporáneo de Cartagena, que se realiza del 7 de febrero al 7 de abril.

La creadora japonesa, a quien su marido apodaba “la artista famosa más desconocida del mundo”, incursionó en el mundo del arte en los años 60, cuando el papel de la mujer en las artes plásticas no era trascendental. En ese entonces ella se convirtió en un personaje influyente del movimiento vanguardista que le otorgó un reconocimiento, el cual fue, a la larga, ignorado, porque era Lennon quien ocupaba los titulares de la prensa.

Como artista experimentó hasta más no poder. Escribió libros, grabó discos, ofreció conciertos y dirigió películas, pero hoy a sus 81 años, su éxito radica en instalaciones que recorren las galerías y los museos del mundo. Frankfurt, Bilbao, Venecia, Berlín, Nueva York, Londres, entre otras ciudades, han sido testigos del arte perfomance que caracteriza a Yoko Ono, donde el espectador cumple un papel prioritario, y valores como la justicia, la paz y la libertad son sus fuentes de inspiración.

Fue impregnada del movimiento Fluxus, que aspiraba romper las fronteras del arte utilizando sonidos comunes y ampliando la participación del público. La musa de Lennon realizó en 1964 en Kioto, Japón, su primera performance a la que denominó Cut Piece; en esta se sentó frente a su audiencia e invitó a la multitud a acercarse y cortarle la ropa con unas tijeras hasta dejarla desnuda. Tras su presentación, Yoko afirmó: “no quieres ser una víctima aunque intentan convertirte en víctima” respecto a la intención de su obra que más adelante fue llevada al Carnegie Hall de Nueva York.

Un deseo por la paz

En 1996, a esta artista conceptual se le ocurrió crear una pieza de arte participativa, por eso tomó un árbol nativo y puso en él unas instrucciones para que los transeúntes siguieran al pie de la letra. La idea de esta instalación, que tituló Wish Tree, era la de llenar el árbol con mensajes que la gente colgaba en sus ramas hasta el punto que todo el árbol estuviera cubierto con deseos múltiples.

“Cuando era niña, en Japón, solía ir a un templo y escribir mis deseos en un papelito y colgarlo alrededor de las ramas de los árboles. Los árboles en los templos siempre estaban llenos con los deseos de la gente, que parecían, desde lejos, flores blancas”, explicó Yoko Ono en una entrevista en 2007 cuando se lanzó el Imagine Peace Tower en Islandia, una figura en memoria a su esposo, John Lennon.

El árbol de los deseos de Yoko Ono ya ha viajado por Nueva York, Londres, St. Louis, Washington, San Francisco, Palo Alto, Venecia, Dublin y Reikjavik, y ahora está en la Ciudad Amurallada, exhibido durante la primera Bienal de Arte Contemporáneo que allí se celebra y que cuenta con exposiciones de 110 artistas de 50 países. Como ya es tradicional en esta instalación, los mensajes que cuelguen los cartageneros al árbol de los deseos serán recogidos y enviados a Islandia, donde se quemarán en una cápsula alrededor de la torre de John Lennon.
LO MÁS VISTO