Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Yoko Ono una niña de 80 años

Yoko Ono una niña de 80 años

Revista Jet-set

La viuda de John Lennon no aparenta su edad y ha superado la fama como la arpía que desintegró a The Beatles.
La artista en octubre pasado, en la presentación de The John Lennon Educational Tour Bus. Afirma que a los 80 se siente mejor que nunca. Foto: AFP.
Por: Edición 27220/11/2013 00:00:00
John Lennon le envía mensajes desde el más allá, asegura, y cree que, de cierta modo, él escogió morir para convertirse en un gran poder y ayudar a los que dejó en este mundo. “Llega un punto en que decidimos cómo debe ser nuestro destino. Eso es lógico para mí, pero no profundizo mucho porque la gente va a pensar: ‘se volvió loca’”, le dijo recientemente Yoko a The Observer.

Sería difícil afirmar que perdió sus facultades una mujer que acaba de lanzar dos discos y un video musical, fue la curadora del festival de Meltdown, derrocha energía en sus conciertos de rock, publicó un nuevo libro y cuya retrospectiva de arte conceptual, en el que fue pionera, habrá recorrido al final del año Europa y Estados Unidos. Además es activista de causas ambientales y por el control de las armas, como en los años 60, cuando era noticia casi que a diario. Y se ha vuelto frecuente verla recogiendo premios como el Digital Genius Award de MTV, que le fue otorgado en junio pasado, un episodio más de las fiestas por sus 80 años que cumplió en febrero. “La gente está siendo generosa conmigo, algo que no disfruté por mucho tiempo”, le declaró a la revista AARP.

Sean O’Hagan, quien la entrevistó para The Observer, la conoce hace años y cuenta que luce como cuando tenía 20. Ella, que se autodefine como “una niña soñadora capaz de evadirse a través de las palabras”, cree que ahora comienza una segunda vida en la que ya no interpreta el papel de la malvada mujer de John Lennon que intrigó hasta acabar con The Beatles en 1970. “Me tocó combatir toda la negatividad que cayó sobre mí. Por 40 años, sentí como si el mundo estuviera tratando de matarme espiritualmente, de modo que un día dije: ‘ok, soy una bruja (como dice una de sus canciones). Si ustedes lo dicen, entonces lo soy’”, le contó a O’Hagan.

Yoko, repudiada por su aristocrática familia japonesa por casarse con un hombre proveniente de la clase trabajadora como Lennon, confiesa que se conserva joven porque no piensa mucho en el pasado, aunque hay cosas que no se olvidan, como el día en que John Dunbar le presentó a Lennon, en 1966, en la Indica Gallery, de Londres, y ella le entregó una tarjeta que decía “Respirar”. El roquero, que iba en busca de sexo tras varios días de rumba con ácido, le contestó: “¿Cómo? ¿Así?”, y empezó a jadear como si estuviera haciendo el amor. Ella no se sintió muy impresionada, mas con el tiempo se sedujeron mutuamente y si hay algo que Yoko no olvida es lo que él le entregó en su turbulenta y publicitada relación: “una energía que decía: ‘es muy bueno ser yo’. Y eso mismo le di. No lo cambié, como dicen, sino que él tenía un lado que no era capaz de expresar. (…) Como yo sí exteriorizaba ese tipo de cosas, creo que él pensaba: ‘yo también puedo hacerlo’”.
LO MÁS VISTO